¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 19 De Julio

Beata Vicentita Chávez Orozco

Fundadora de la Congregación de las Siervas de la Santísima Trinidad y de los Pobres

OROZCO
Public domain
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

La beata María Vicenta de santa Dorotea Chavez Orozco nació en el año 1867 en Cotija, México, fue fundadora de la Congregación de las Siervas de la Santísima Trinidad y de los Pobres. En el año 1997 san Juan Pablo II la proclamó beata.
Meditación

QUERIDA VICENTA: al recordar tu vida, te encontramos en el seno de una humilde y cristiana familia. Creciste así con una notable devoción al Niño Jesús y solías invitar a tus amigos a rezar contigo.

Cuando tenías 25 años te enfermaste gravemente y tuvieron que internarte en el pequeño hospital de la Parroquia de Mexicaltzingo, bajo el cuidado de las Damas de la Conferencia de San Vicente de Paoli. Esta experiencia de dolor y la dedicación con la cual se ocuparon de ti, te hicieron comprender cuál era tu camino: querías dedicarte a Dios y al cuidado de tus hermanos.

Por eso, una vez restablecida tu salud, decides volver al hospital, esta vez, para ocuparte tú misma de los enfermos. Poco después, te consagraste al Señor y te llamaron "Vicentita".

Con el lema de San Pablo "la caridad de Cristo nos anima" fundas la Congregación de las Siervas de la Santísima Trinidad y de los pobres.

El servicio a tus hermanos era para ti un modo para glorificar a Dios. Tu vida se convirtió en un ejemplo de celo apostólico, paciencia y tierna compasión por los más necesitados.

Nombrada superiora general de la congregación, desempeñaste esta tarea por treinta años con amabilidad y dulzura. Dificultades y contratiempos fueron modelando tu carácter enérgico.

Sufriste la persecución religiosa que estalló en México en 1926 pero tú, a escondidas, continuaste tu labor de ayuda a los necesitados, hasta el día en que, victima de un ataque cardiaco, concluiste tu vida terrena para unirte definitivamente al Señor.

Artículo originalmente publicado por Radio Vaticano 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús tomó la palabra y dijo:
"Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.
Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana" (Mateo 11,28-30)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones