Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 16 De Abril
Santa Bernardita Soubirous

La vidente de Lourdes, tuvo una vida sufrida y llena de dificultades

BERNADETTE SOUBIROUS
Aleteia
Comparte

Santa Bernadette Soubirous, conocida como santa Bernardita, fue una humilde campesina que, en 1858, a la edad de 14 años, experimentó una visión milagrosa de la Virgen María en Lourdes, una pequeña localidad de Francia que pronto se convertiría en un destino de peregrinación inmensamente popular.

Durante las visiones, la Santa Madre reveló un milagroso manantial de agua que hoy continúa sanando a las personas en cuerpo y alma.

La experiencia cambió a Bernadette para siempre.

https://www.youtube.com/watch?v=i8oCoR4Ew0k

Más tarde, buscó la reclusión de un convento para desviar cualquier atención especial que recibiera a causa de las visiones. Llevó una vida santa en la tierra y, después de la muerte, su cuerpo fue hallado milagrosamente incorrupto.

Aquí hay varias fotografías excepcionales que revelan a una hermosa mujer joven, tanto en vida como después de la muerte.

Haz clic en “Galería de imágenes” a continuación:

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes".
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu,
pero Jesús les preguntó: "¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo".
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: "¿Tienen aquí algo para comer?".
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado;
él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: "Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos".
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras,
y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día,
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de todo esto." Lc. 24,35-48

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.