Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 12 De Diciembre
Nuestra Señora de Guadalupe

Tierna, cercana, poderosa,... La Virgen morenita es la madre de todos, y los pequeños son sus predilectos

GUADALUPE
Public domain
Comparte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?

Con esta frase, la Virgen de Guadalupe calmó las preocupaciones de Juan Diego, un pobre indio al que se le apareció en diciembre de 1531 en el cerro del Tepeyac, al noroeste de la actual ciudad de México.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=_rxhymS2K-Q&w=720&h=405]

El documento Nican Mopohua, escrito en el siglo XVI en la lengua nativa Nahuatl, relata estas apariciones determinantes para México:

La madrugada del sábado 9 de diciembre de 1531 san Juan Diego oyó que le llamaban por su nombre y vio a una Niña que se presentó como “la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del verdaderísimo Dios“.

Ella le pidió que fuera ante el obispo para pedirle que le construyeran un templo: “Allí estaré siempre dispuesta a escuchar su llanto, su tristeza, para purificar, para curar todas sus diferentes miserias, sus penas, sus dolores“.

Ese mismo día, sobre las 5 de la tarde, el indio volvió al monte, le habló a María de la incredulidad del obispo y le pidió que escogiera otro mensajero. Pero ella le respondió que insistiera.

Hijito mío el más pequeño: es indispensable que sea totalmente por tu intervención que se lleve a cabo mi deseo. Muchísimo te ruego y con rigor te mando, que mañana vayas otra vez a ver al Obispo. Y hazle oír muy claro mi voluntad, para que haga mi templo que le pido“, dijo.

© Pawel Maria WYSOCKI

El domingo 10 de diciembre en torno a las 3 de la tarde se produjo la tercera aparición. Juan Diego explicó a la Virgen que el obispo seguía sin creerle y le pedía alguna señal. Ella le pidió que volviera al día siguiente. Pero él no pudo hacerlo porque su tío, Juan Bernarndino, se puso muy enfermo.

El martes 12 de diciembre, muy de madrugada Juan Diego salió a México para buscar un sacerdote ante la gravedad del estado de salud de su tío.

JUAN DIEGO
Miguel Cabrera - Public domain

Rodeó el cerro para que la Virgen no lo encontrara. Pero ella salió a su encuentro, lo tranquilizó (“te doy la plena seguridad de que ya sanó“) y le envió a la cumbre a recoger, en medio del invierno, unas rosas que servirían de señal.

Al mismo tiempo que se apareció a Juan Diego, se apareció a su tío Juan Bernardino en su casa, le curó de sus enfermedades y le manifestó su nombre, pidiendo que “a su preciosa imagen precisamente se le llame, se le conozca como la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe“.

Ese mismo día 12 al mediodía, en la casa del obispo Fray Juan de Zumárraga, Juan Diego desplegó su tilma donde llevaba las flores y mientras estas se esparcían apareció una sorpresa en el humilde ayate: la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Inexplicablemente, ese tejido con la imagen de la Virgen permanece en buen estado casi 500 años después. A Nuestra Señora de Guadalupe se le atribuyen muchísimos milagros, y cada año la visitan en su basílica entre 18 y 20 millones de personas.

Muchas de ellas se llenan de paz al recibir en su corazón las palabras que “la Morenita” le dijo a Juan Diego el 12 de diciembre de 1531:

Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige. No se turbe tu corazón, no temas esa ni ninguna otra enfermedad o angustia. ¿Acaso no estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo?…”.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús dijo a la multitud:
"Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.
Desde la época de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo.
Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan.
Y si ustedes quieren creerme, él es aquel Elías que debe volver.
¡El que tenga oídos, que oiga!" Mt. 11,11-15

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.