¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 02 De Abril
San Francisco de Paula

Ermitaño fundador de la Orden de los Mínimos, con una consigna: "Cuaresma perpetua"

FRANCIS OF PAOLA
Comparte

San Francisco de Paula fue un ermitaño de la Calabria (Italia) que fundó la Orden de los Mínimos. Su vida estuvo envuelta en un aura sobrenatural desde el nacimiento hasta la muerte.

Nació en Paola. Sus padres de edad avanzada atribuyeron su nacimiento a una gracia especial concedida por san Francisco de Asís, de ahí el nombre y la decisión de dirigirlo a la vida religiosa en la orden franciscana.

Sin embargo el joven Francisco después de intentar su vida dentro de un convento por un año decidió retirarse como ermitaño viviendo de la limosna, sin poseer nada y comiendo siempre solo sencilla comida cuaresmal.

Se dedicó a la contemplación y las mortificaciones corporales, despertando asombro y admiración entre sus conciudadanos.

Pronto, muchas personas quisieron seguirlo y estar bajo su dirección espiritual y es así como nació la congregación ermitaña  llamada la Orden de los Mínimos.

Esta orden se caracterizaba por la espiritualidad penitencial vivida a través de la observancia de un cuarto voto de Vida de Cuaresma; y sus miembros se dedicaban particularmente a la predicación y al ministerio de reconciliación.

La orden se propagó rápidamente gracias a la fama de su fundador. Fueron muchísimos los milagros adjudicados al santo. Algunos tan asombrosos que llegaron a oídos de Luis XI, rey de Francia.

Rey déspota y tirano que viéndose muy enfermo pidió al papa Sixto IV que le enviara al ermitaño para que le hiciera un milagro y lo salvara de su enfermedad.

Luis XI no consiguió la salud de su cuerpo, pero sí su conversión y la salud de su alma, al lado de notable santo.

Francisco permaneció en Francia otros 25 años hasta su muerte, el Viernes Santo, 2 de abril de 1507. Después de hacer que le leyeran la Pasión de Jesucristo según el Evangelio de San Juan, se quedó plácidamente dormido con el sueño de la muerte, y pasó a la eternidad a recibir el premio de sus virtudes.

Patronazgo

Es patrono de la ciudad italiana de Calabria, de los navegantes y pescadores.

Lugares de culto

En la ciudad de Calabria del 1 al 4 se celebran grandes fiestas en su honor y muchos peregrinos de todo el mundo llegan a venerar sus reliquias en su santuario en la localidad de Paola.

Curiosidades

Para festejar su día, los calabreses suelen hacer un dulce con la forma del santo llamado ‘Nzuddha. Es un bizcocho sin levadura de origen romano, mencionado por Teócrito entre los siglos IV y III a. C. Está hecho con harina, miel caramelizada, licor de anís y otros aromas.

Oración

Sol luminoso de caridad y verdadero Padre de los pobres,

san Francisco de Paula,

como pobre y necesitado de salvación recurro a ti

para que me alcances del Señor una fe viva, una esperanza firme,

una caridad ardiente

y una paciencia inalterable en las pruebas y contrariedades de la vida.

Tú, que de un modo vivo y completo

reflejaste la imagen de nuestro divino Redentor,

ayúdame a modelar mi vida según el ejemplo y enseñanzas

de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Dame tu ayuda poderosa en toda dificultad material o espiritual

e intercede por mí para que,

caminando santamente durante esta peregrinación terrena,

merezca gozar contigo de los inefables gozos de la divinidad

en la plenitud de la eterna bienaventuranza.

Estas gracias espero confiadamente alcanzar por tu eficaz protección

y la maternal intercesión de la Santísima Virgen María,

en virtud de los méritos infinitos de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús dijo a los judíos:
"Les aseguro que el que es fiel a mi palabra, no morirá jamás".
Los judíos le dijeron: "Ahora sí estamos seguros de que estás endemoniado. Abraham murió, los profetas también, y tú dices: 'El que es fiel a mi palabra, no morirá jamás'.
¿Acaso eres más grande que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?".
Jesús respondió: "Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. Es mi Padre el que me glorifica, el mismo al que ustedes llaman 'nuestro Dios',
y al que, sin embargo, no conocen. Yo lo conozco y si dijera: 'No lo conozco', sería, como ustedes, un mentiroso. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra.
Abraham, el padre de ustedes, se estremeció de gozo, esperando ver mi Día: lo vio y se llenó de alegría".
Los judíos le dijeron: "Todavía no tienes cincuenta años ¿y has visto a Abraham?".
Jesús respondió: "Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy".
Entonces tomaron piedras para apedrearlo, pero Jesús se escondió y salió del Templo. Jn. 8,51-59

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.