¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Domingo, 20 De Enero
San Sebastián

Sobrevivió a la condena de las flechas, pero más tarde fue azotado hasta la muerte

SEBASTIAN
Comparte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Vida

Sebastián nació en Narbona (Francia) pero vivió y fue educado en los principios de la fe cristiana en Milán. Luego fue a Roma, cuando esta era dominaba por el emperador Diocleciano donde entró en contacto con el círculo militar directamente dependiente del emperador, convirtiéndose en un alto oficial del ejército imperial. Desde esta posición pudo ayudar a los cristianos encarcelados, procuró un digno entierro a los mártires y difundió el cristianismo entre los oficiales y los militares de la corte.

Cuando Diocleciano, uno de los más grandes perseguidores de cristianos, descubrió la “traición”, lo condenó a muerte. Lo hizo atar a un tronco en la colina Palatina, lo desnudaron y le lanzaron miles de flechas. Los soldados creyéndolo muerto, lo abandonaron en el lugar para que su carne alimentara a las bestias. Santa Irene de Roma fue a buscar el cuerpo para enterrarlo y se dio cuenta que el santo, milagrosamente aun estaba con vida. Lo llevó a su casa y curó de sus heridas.

Completamente sano, sus amigos y familia le aconsejaron de dejar la ciudad, pero él no escuchó y fue directamente a la corte de Diocleciano a reprenderlo por la sangrienta persecución contra los cristianos. Sorprendido al ver a su soldado aún vivo, Diocleciano enfurecido ordenó que Sebastián fuera azotado hasta la muerte, y que su cuerpo fuera arrojado a la cloaca máxima.

Sus restos fueron encontrados y colocados en las catacumbas de la Vía Appia que lleva su nombre.

Patronazgo

San Sebastián es patrono de los atletas, arqueros, tapiceros,  policías municipales y soldados. Es invocado contra la peste, las enfermedades contagiosas y contra los enemigos de la religión.

Lugares de culto

Sus restos se encuentran en las catacumbas que lleva su nombre. Sus reliquias son veneradas en la Basílica de San Sebastián fuera de los Muros, en la zona de las catacumbas; excepto la cabeza, que se encuentra en la Basílica Santi Quattro Coronati en Roma.

Curiosidades

En la Basílica de san Sebastián, se encuentra una lastra de mármol con las huellas marcadas de Jesús.

Arte y Cultura

San Sebastián es denominado “el Apolo cristiano” ya que es uno de los santos más reproducidos en arte. Entre las representaciones más importantes, podemos encontrar grandes pintores como: Rafael, El Greco, Boticelli.

 

 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí.
Jesús también fue invitado con sus discípulos.
Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: "No tienen vino".
Jesús le respondió: "Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía".
Pero su madre dijo a los sirvientes: "Hagan todo lo que él les diga".
Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una.
Jesús dijo a los sirvientes: "Llenen de agua estas tinajas". Y las llenaron hasta el borde.
"Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete". Así lo hicieron.
El encargado probó el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo
y le dijo: "Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento".
Este fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él. Jn. 2,1-11

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.