Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué «función» tiene cada una de las Personas de la Trinidad?

web2-trinite-roublev.jpg

Public Domain via WikiPedia

Edifa - publicado el 30/05/21

El Padre es Aquel que ama, el Hijo es Aquel que es amado y el Espíritu Santo es el amor por el cual se aman

La cuestión de la función de las Personas divinas –Padre, Hijo y Espíritu Santo– es compleja.

Para intentar tener una comprensión justa, presentemos primero dos errores manifestados en la Historia de la Iglesia.

El primer error consiste en decir que no hay ningún papel propio o modo propio de acción de las Personas divinas: la acción trinitaria es únicamente una obra común de las tres Personas divinas.

Dicho de otra forma, la distinción de las Personas divinas interviene en sus relaciones recíprocas, pero no en su acción.

Esta tesis defiende un aspecto importante de la obra trinitaria: las tres Personas de la Trinidad son juntas la fuente de su acción, por motivo de su común naturaleza divina.

Esta presentación pretende, por tanto, defender la unicidad divina, a riesgo de perder la riqueza propia de cada una de las Personas de la Trinidad.

Por otro lado, algunos han defendido la tesis de que cada Persona divina ejerce una acción propia en nuestro favor, una acción cuasi exclusiva: el Espíritu Santo sería así el autor de la gracia, como si el Padre y el Hijo no fueran sus autores también.

Pretendería así defender la distinción específica de las Personas divinas, con el riesgo, en este caso, de perder la unidad de la Trinidad.

¿Qué decir entonces para aportar una respuesta coherente a esta cuestión del papel de las Personas divinas?

La doctrina de las apropiaciones

Conviene recordar claramente que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo actúan inseparablemente. Cada acción divina es, pues, la obra de toda la Trinidad.

Así, no se puede atribuir a una Persona divina, con exclusión de las demás, una cualidad o una operación divina.

Pero conviene añadir inmediatamente que el modo de actuar de las Personas divinas se distingue en razón de la relación de cada una de las Personas con las demás: el Padre en su relación con el Hijo y con el Espíritu Santo, y recíprocamente.

Así, el Padre es, en la Trinidad, Aquel que ama, la fuente y el comienzo de todo; el Hijo es Aquel que es amado; el Espíritu Santo es el amor por el cual se aman.

El Catecismo de la Iglesia Católica precisa: “Cada Persona divina realiza la obra común según su propiedad personal” (258).

Para acercarse –¡un poco!– a este misterio, la Iglesia ha desarrollado la doctrina llamada “de la apropiación”.

Se llama “apropiación al procedimiento teológico por el cual un aspecto esencial de la Trinidad –común a las tres Personas– se atribuye de manera especial a una de las Personas divinas”, explica el dominico Gilles Emery.

Por ejemplo, la Creación es atribuida al Padre, la Redención al Hijo, la glorificación o la santificación al Espíritu Santo.

La potencia al Padre, la sabiduría al Hijo, y el amor o la bondad al Espíritu Santo.

Por tanto, la apropiación es una manera de extraer hacia una de las Personas de la Trinidad aquello que las tres Personas son o hacen juntas.

Así, el Padre es Creador, cierto, pero Él crea a través del Verbo, que es su Hijo, y en el Amor, que es el Espíritu.

La doctrina de las apropiaciones es una forma de revelar aquello que cada una de las Personas tiene realmente de propio: ser Padre, ser Hijo, proceder como Espíritu.

Nos ayuda a profundizar en ese gran misterio: un único Dios en tres Personas.

Por el padre Nicolas Buttet

Tags:
diosespiritu santohijopadretrinidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más