Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Confía todas tus preocupaciones a la Virgen María para caminar mejor hacia el Señor

© P.M WYSOCKI / LUMIÈRE DU MONDE

Edifa - publicado el 08/05/21

En este mes de mayo, no olvidemos que la ternura maternal de la Virgen nos acompaña en todos los momentos de nuestra vida, incluso los más prosaicos

Jesús nos dio a su madre y no en cualquier momento: justo antes de morir (Jn 19, 26-27). María, por la Cruz, y por nosotros también, se convirtió en madre de la Iglesia. Nos es dada para ser cerca de nosotros el signo discreto de la solicitud del Padre, para conducirnos hacia Jesús, para abrirnos a la acción del Espíritu Santo: ella misma, la Inmaculada, estuvo disponible para ello a lo largo de toda su vida.

En la tierra, María cuidó de Jesús como la mejor y más amante de las madres. No dudemos de que ella cuida de nosotros de la misma manera. Pidámosle, confiémosle todas nuestras preocupaciones, pequeñas o grandes, todas nuestras inquietudes, desde las más espirituales a las más prosaicas: nuestras dificultades para rezar, por ejemplo, o nuestros problemas familiares e incluso las cuestiones “meramente materiales” que asedian nuestras mentes de hombres y mujeres sumergidos en el torbellino de la vida cotidiana, del estilo a: “¿Qué hago de cenar esta noche?”. La Santísima Virgen no hará la cena por nosotros, está claro, y tampoco nos dará una fórmula mágica para cocinar un plato suculento, pero si le confiamos esta inquietud, ella nos descargará del peso: en vez de estar preocupados, estaremos disponibles a lo que el Señor nos pida aquí y ahora.

Apoyémonos en la Virgen para caminar hacia Jesús

María es atenta a nuestras necesidades, como lo fue hacia los invitados de Caná. Y, como en Caná, ella intercede por nosotros (Jn 2, 3). Todas nuestras peticiones, todas nuestras oraciones, las lleva a Jesús. Cuando recitamos el rosario y repetimos: “Dios te salve, María”, somos como niños pequeños que necesitan sostener la mano de su madre para avanzar. Nos confiamos a la intercesión de María, nos apoyamos en ella para caminar hacia Jesús. Nos dejamos llevar por su oración: para un niño, ser llevado por su madre es el mejor medio para avanzar rápidamente, sin riesgo de caer, incluso cuando está cansado o cuando no conoce el camino.

El mes de mayo nos invita a entrar en la escuela de María. Y si hace falta recitar el rosario durante ese mes, muy particularmente por los niños y con ellos, es debido a “la riqueza de esta oración tradicional, que tiene la sencillez de una oración popular, pero también la profundidad teológica de una oración adecuada para quien siente la exigencia de una contemplación más intensa”, decía san Juan Pablo II en su carta apostólica Rosarium Virginis Mariae. Hay mil ocasiones para decir el rosario: a solas o con otros, en el silencio de una iglesia o en el bullicio de la calle, por la mañana o por la noche, con la familia reunida en el rincón de oración o dentro de la cama en las horas de insomnio… Los días de cansancio, podemos decirlo casi sin pensar, como una llamada de amor y de confianza, repetida una y otra vez.

María nos pide cumplir con la voluntad del Señor

“Hagan todo lo que él les diga”: estas son las últimas palabras de María que recogieron los evangelistas y las únicas que se dirigen a nosotros (Jn 2, 5). Estas pocas palabras dicen todo lo que María quiere enseñarnos: apoyarnos en su ternura no es estar de brazos cruzados o hacer cualquier cosa, pensando que ella corregirá nuestros errores. El abandono entre las manos de María no es un aliento a la pereza espiritual. ¡Al contrario!

En Caná, María intercede ante su hijo, pero dice luego a los sirvientes: “Hagan todo lo que él les diga”. Igualmente, ella intercede por nosotros, pero nos pide al mismo tiempo cumplir concretamente la voluntad del Señor. Y cuanto más cerca estemos de María, más nos hace comprender que lo único que cuenta de verdad, lo único que tenemos que intentar constantemente es “hacer todo lo que Él nos diga”.

Christine Ponsard

Tags:
virgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más