Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home icon
line break icon

Consejos para mantener la calma cuando los niños no se portan bien

FRUSTRACJA

fizkes | Shutterstock

Edifa - publicado el 25/04/21

Las preocupaciones, la fatiga... nos encolerizan. Pero hay un modo (realista) de no perder los nervios

Todos querríamos ser buenos padres, llenos de amor y de paciencia, soñamos con no herir jamás a nuestros niños, no ser nunca injustos, pero no podemos sino constatar que somos padres imperfectos y pecadores.

Frente a esos niños que amamos más que a nosotros mismos, a veces somos impelidos por la cólera y aparecen las palabras duras, los gritos o los reproches injustos que salen disparados. ¿Por qué perdemos de esta manera el control de nosotros mismos?

Cuando la preocupación y la fatiga se acumulan

La fatiga es a menudo causa de cólera. ¿Cuántos padres se enojan con sus hijos –generando inevitablemente otros gritos- porque están agotados? No es ninguna falta de fe o de coraje reconocer sus propios límites y decir: “¡No puedo más!”.

Más que apretar los dientes hasta que se rompan, más que adoptar bellas soluciones de paciencia que nunca pondremos en práctica porque son imposibles de mantener, es mejor mirar el problema a la cara y adoptar los medios concretos para poner remedio: dormir más, dejarse ayudar en la medida de lo posible, pedir a los amigos que cuiden de vez en cuando a nuestros hijos, etc.

Pero la inquietud también la puede engendrar la injusticia. Marion está en 6º y sus resultados son mediocres. Desde el inicio del curso, su padre la ha hostigado de todas las maneras posibles, multiplicando los reproches y los castigos. Siente que exagera, que es injusto y que su comportamiento solo sirve para paralizar a Marion, que tiembla por si suspende los exámenes (que acaba suspendiendo, por cierto). Hasta que un día se da cuenta de que esta agresividad viene del hecho que, treinta años antes, él repitió el sexto curso, lo que le afectó mucho. Ahora tiene miedo a que Marion sufra el mismo fracaso y la quiere proteger. Cuando él se permite no preocuparse más, cesa toda la tensión. En vez de agobiar a Marion, la alienta tranquilamente y ¡los resultados escolares escalan disparados!

La inquietud y el cansancio se pueden acumular. Es el caso de un niño cuando se muestra particularmente difícil y no sabemos cómo comportarnos. Es saludable poder “pasar el relevo” de vez en cuando, confiarlo a los abuelos, a una madrina, a amigos, para poder retomar aliento.

Cuidado con el círculo vicioso de la cólera y la violencia

La negativa a perdonarse a sí mismo es muchas veces la causa de “autocastigos” camuflados. Generalmente, les defectos que más nos irritan en nuestros niños son los que no aceptamos en nosotros. Para ser dulce con los otros, hay que comenzar por ser dulce y misericordioso con uno mismo. Ahora bien, a menudo, hacemos exactamente lo contrario: cuanto más violentos somos, más nos abrumamos con reproches y desprecios, alimentando así en nosotros la fuente de la violencia.

Perdonarse a sí mismo no es excusarse ni caer en la autosatisfacción: es más bien recibirse de Dios como una maravilla infinitamente más grande que su pecado y sus límites aparentes.

La negativa a perdonar a los otros encierra en un círculo vicioso: Jérôme sufre, de parte de su patrón, una injusticia que no puede replicar; de vuelta a casa, lleno de amargura y rencor, se encoleriza contra su mujer por una tontería, quien herida, se traga sus lágrimas y se irrita contra su hijo que se comporta mal en la mesa; resentido, el niño da un puntapié al perro, último chivo expiatorio de esta violencia encadenada. El contagio de la violencia es bien conocido en las relaciones familiares. El único medio de romper este círculo infernal, es el perdón.

Fatiga, miedo, amargura, rencores… las causas de nuestras violencias son múltiples y a menudo complejas. Estas pocas referencias no pretenden en absoluto abarcar toda la cuestión. Que sean simplemente una invitación a reconocer la violencia que no es innata: si osamos nombrarla y presentarla al amor misericordioso del Señor, Él la transformará en dulzura.

Christine Ponsard

Tags:
padres e hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más