Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home icon
line break icon

El don de la Fuerza, una fuerza motriz para avanzar en el amor de Dios

WOMAN KICKBOXING

Cathefriedrich | Flickr CC by NC ND 2.0

Edifa - publicado el 17/04/21

No es fácil vivir cada momento como un verdadero hijo de Dios. Por eso tenemos gran necesidad del Espíritu Santo

Tenemos gran necesidad de que el Espíritu Santo ponga en nuestras almas el don de la Fuerza, que nos atrae hacia Dios como un imán atrae las limaduras de hierro.

Si pudiéramos ser simplemente este pequeño polvo de hierro, como los santos, todo sería mucho más sencillo para nosotros. Esta comparación no significa que la santidad sea un movimiento irresistible en el que los santos se dejarían llevar a pesar suyo.

Si el imán ejerce siempre su poder de atracción—es decir, si el poder de Dios nunca falta—podemos elegir ser o no ser las pequeñas limaduras de hierro. Nunca somos santos—ni pecadores—a pesar de nosotros mismos.

Pero lo que muestra el ejemplo del imán y las limaduras de hierro es que la fuerza de Dios es un dinamismo, un movimiento que nos lleva hacia Aquel para quien estamos hechos y que, por eso, nos hace superar los obstáculos. No es «vencer por vencer» (para superarme a mí mismo o para demostrar que soy el mejor) sino: «vencer por Dios».

El don de la Fuerza está siempre dentro de nosotros

Es importante recordar a los niños, con regularidad y de forma directa o indirecta, que el don de la Fuerza está dentro de cada uno de nosotros.

Al perezoso que no sabe cómo va a encontrar el valor para ser fiel a su resolución de levantarse rápidamente de la cama cada mañana.

A la persona deprimida que se rinde ante el menor obstáculo.

Al acomplejado que no para de decir «soy un inútil».

Al pusilánime que pasa del entusiasmo al desaliento en el mismo día.

Al impetuoso que se dispersa en mil ocupaciones que le seducen.

Al voluntario que aprieta los dientes para no mostrar sus miedos.

A la persona orgullosa que quiere resolverlo todo por su cuenta.

Podríamos seguir con la lista: todos necesitamos el don de la Fuerza. Y se nos da a todos. Por eso podemos confiar en nosotros mismos: porque ese «en nosotros» está habitado por la fuerza de Dios.

Otra comparación, para ayudar a los niños a entender lo que es el don de la fuerza: Voy a hacer un viaje por carretera; conozco la meta, tengo mapas que me indican el camino, estoy decidido a ir; pero nunca llegaré al final del trayecto si el coche no tiene un buen motor. El don de la fuerza es ese motor que me permite avanzar en el amor de Dios. Depende de mí mantener este motor o dejarlo en un rincón oxidándose. Al igual que el don del consejo, el don de la fuerza «si no se utiliza, se pierde”.

Dios nos da fuerza cuando la necesitamos

«Dios, que hace las cruces, también hace los hombros, y ya nadie es más experto en proporciones”: Dios nos da la fuerza que necesitamos, cuando y como la necesitamos. Por eso, no debemos preocuparnos de antemano por las posibles pruebas que nos puedan afectar a nosotros o a nuestros seres queridos, empezando por nuestros hijos.

Lo que expresa Pascual en el Misterio de Jesús: «Es tentarme a mí más que probarte a ti el pensar si tú obrarías bien en ausencia de esto o aquello: yo la haré en ti cuando eso llegue». En otras palabras: «No te preocupes de antemano por lo que pueda ocurrirte: cuando ocurra, yo estaré contigo.»

Cuando Jesús nos dice: «No os angustiéis por el mañana… Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy» y cuando pedimos al Padre «el pan nuestro de cada día», esto se aplica también a la fuerza: no necesitamos tener reservas de ella. Dios sabe lo que necesitamos en cada momento. Él conoce mejor que nosotros la altura de los obstáculos en nuestro camino y el peso de la cruz sobre nuestros hombros.

La Fuerza explicada a los niños

Cuando se le explica esto a un niño (y especialmente a un adolescente) que tiene una predisposición de preocuparse mucho, a veces responde: «Si Dios siempre da su fuerza, ¿por qué algunos parecen destrozados? ¿Por qué se ha derrumbado tal o cual persona?»

Dos elementos de respuesta: en primer lugar, la fuerza de Dios no actúa automáticamente. Es un regalo, que el receptor puede rechazar (por orgullo, por falta de esperanza). En segundo lugar, Dios permite a veces que alguien se «quiebre» para abrir su corazón, para que  se descubra pobre y pequeño.

Cuidémonos de las apariencias: quien nos parece débil, tal vez esté guiado por la fuerza de Dios, y viceversa. No lo olvidemos: Jesús, en quien se cumple plenamente el don de la Fuerza, cayó sin embargo bajo el peso de la Cruz. Tenía sed. Y murió. ¿Cómo podríamos, entonces, sorprendernos de nuestras caídas y aparentes fracasos?

Christine Ponsard

Tags:
amordiosfuerza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más