Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿El mito del príncipe azul perjudica o ayuda a nuestra vida amorosa?

Prince, princes, romantic

© Maciej Es I Shutterstock

Edifa - publicado el 05/04/21

No lo rechaces directamente, busca un equilibrio, una alternancia entre el sueño y la realidad

La mujer sueña con el príncipe azul mientras el hombre cree que es un héroe. Un gran malentendido que, según Geneviève Djénati, terapeuta de parejas, encuentra su origen muy temprano, en las primeras representaciones de la infancia.

Y que saca a la luz los mecanismos inconscientes que entran en juego en el transcurso de la vida amorosa.

¿Por qué en tu libro Le prince charmant et le héros [El príncipe azul y el héroe] evocas el mito del «príncipe azul», que ya es objeto de muchas reflexiones por parte de los sociólogos de hoy en día?

Este libro se basa en una simple observación. Las mujeres que conozco en el curso de mi trabajo se quejan mucho de la falta de ternura de los hombres.

«No me importa que mi marido tenga un buen trabajo, siempre que esté más atento y disponible», dicen.

Por su parte, los hombres buscan el reconocimiento de las mujeres a través de la acción: quieren demostrar su fuerza. Pero sienten que se les niega este papel.

Aquí es donde comienza el malentendido.

Para entenderlo, para evitar la decepción y la desilusión, hay que remontarse a las primeras representaciones.

Mientras que, desde la infancia, las chicas ven al elegido como un tierno salvador (el príncipe azul), los chicos se identifican con personajes valientes que desafían los obstáculos  para conquistar a su amada (el héroe).

Estos patrones se sitúan en el famoso periodo edípico. Forman parte de las diferencias fundamentales inherentes al desarrollo de niños y niñas.

Son una parte importante de los mecanismos psicológicos que entran en juego en la vida amorosa desde la infancia hasta la edad adulta.

De ahí la necesidad de centrarse en ellos para comprender mejor las fuerzas inconscientes que subyacen en la relación entre hombres y mujeres.

Reconocer las diferencias puede fomentar la curiosidad que, en última instancia, conduce a la comprensión.

Borrar las diferencias, por el contrario, conduce a un peligroso igualitarismo, fuente de graves problemas.

¿Por qué las mujeres sueñan con el príncipe azul?

Soñar despierto les resulta más familiar. Tanto en los juegos infantiles como en la vida real, la anticipación es para lo femenino lo que el presente es para lo masculino: una forma de estructurar el pensamiento.

El príncipe azul no es sólo una criatura de cuento, sino el resultado del famoso período edípico de la niña.

Es el hombre inesperado. El que llega como por arte de magia: tiene la misma capacidad que el padre para ser fuerte y la madre para estar en la comprensión inmediata. Une a ambos padres en una sola persona.

¡Eres el único a sus ojos!

Es fuerte cuando es necesario, tierno y presente en el momento oportuno, puede ser un cuidador, un inventor, etc. ¡Es Shiva, con los brazos multiplicados!

Te puede interesar:¿Buscas un príncipe azul?

¿Es el príncipe azul un buen cliché o un mal cliché?

¡Es el hombre perfecto! Pero la fantasía que ningún hombre está dispuesto a asumir…

¿La mujer debe «matar» al príncipe azul? En realidad, es lo que permite a una chica soportar la adolescencia, soñar, hacer planes.

Creo que hay que esperarlo (lleva una parte de sueño que ayuda a soportar la realidad) y al mismo tiempo renunciar a él (impide, precisamente, vivir en la realidad), esa es la paradoja.

Mientras se le espera, nunca conoces a nadie. Desde un punto de vista místico, ¡es Dios!

El príncipe azul también existe en el imaginario de las mujeres casadas: en los momentos difíciles, él será quien tenga siempre la respuesta correcta. ¡Esto es insoportable para los hombres!

¿Acaso los hombres no sueñan con una «princesa encantadora”?

DISNEY PRINCESSES

En cierta manera, sí. Para los hombres, la «princesa encantadora» es siempre un misterio.

Habrá que superar obstáculos (reales o imaginarios) para conquistarla, salvarla de algo y cambiar el rumbo de su vida.

«La princesa encantadora» permite al niño realizar por fin su sueño de la infancia: rescatar a su madre de las garras de su padre.

En su imaginación, la mujer ideal debe combinar lo inalcanzable, lo misterioso, lo ya conocido, lo maternal y lo sensual.

Después, una vez formada la pareja, debe permitirle vivir como héroe, es decir, haber superado la dificultad.

Según Freud, la fantasía masculina más común es la de arrebatar una mujer a otro hombre. Esta es la teoría del tercero perjudicado.

¿Cómo pueden afectar las relaciones primarias con los padres al futuro comportamiento amoroso?

Lo primero, muy importante: en el período edípico (3-5 años), uno debe haber sido capaz de imaginar que hay una relación especial entre el padre y la madre y que un día seré como ellos.

Básicamente, durante este periodo, la niña intentará ocupar el lugar de la madre con el padre.

Tendrá que trasladar al padre el amor privilegiado que ha tenido por su madre. Así que estará en rivalidad con la madre, mientras trata de integrar el modelo femenino.

Las cosas son más sencillas para el niño: debe ocupar simbólicamente el lugar del padre para conquistar a la madre. Querrá ser el mejor, el primero.

El drama se produce cuando el padre o la madre dejan creer que el niño es ya su objeto de amor pleno.

Entonces ya no hay ningún punto de referencia generacional. Si tengo 8 años y no tengo nada que imaginar para después, me aburro, ¡y me aburro mucho! Ese es el problema de las lolitas de hoy, por ejemplo.

El niño tiene que tener un rival con el que se identifique para construirse a sí mismo. Si no hay nadie con quien enfrentarse, tampoco hay nadie a quien superar.

Tiene que haber una imagen de identificación suficientemente fuerte, pero no exagerada. 

Hay que buscar el equilibrio. Un padre demasiado autoritario y que menosprecia constantemente a sus hijos les impediría desarrollar e integrar el modelo de pareja y familia satisfactoria.

La prohibición impuesta a lo imaginario hace entonces que las ensoñaciones del niño cobren vida como algo vergonzoso.

¿Por qué algunos jóvenes adultos en terapia expresan el deseo de no parecerse al padre del mismo sexo?

Esta negación de la identificación parece ser una parte temprana de la historia del niño.

A menudo se encuentra en entornos en los que la seducción y la ternura eran tabú, con una madre muy presente y un padre relativamente distante, que no reclama ningún espacio ni tiempo para ella.

Cualquier deseo de complacer, y cualquier expresión de ello, da lugar a un sentimiento de culpa.

Tanto las chicas como los chicos tienen algo que ver con este deseo de seducción, tanto si intentan escapar de él como si no.

Tendrán que negociar psíquicamente con este modelo. Al no percibir el beneficio de una relación hombre-mujer, no querrán hacerlo.

Para la chica, esto puede traducirse en una huida del mundo, un refugio en el convento al que se cree llamada, o la multiplicación de experiencias amorosas con la imposibilidad de estabilizarse.

En cuanto al chico, tratará de encontrar una mujer que sea más madre que esposa.

El gran peligro es reproducir el «molde» que se ha formado, sin ejercer la libertad y creatividad personales.

¿La falta de amor en la primera infancia también puede ser un obstáculo para una relación amorosa?

Las relaciones que se establecen con la madre y el padre en la primera infancia fomentan la autoestima. Refuerzan nuestra identidad femenina o masculina. Nos animan a invertir en el mundo exterior.

La primera condición para amar es haber sido amado, por supuesto.

La falta de afecto por parte de la madre (o del padre) deja huellas: incertidumbre, incluso creerse indigno de ser amado, y una búsqueda de amor difícil de satisfacer.

Esta búsqueda ocupa entonces todo el espacio, lo que a veces conduce a una espiral destructiva.

La pareja es sólo un espejo o una conquista incidental que oculta el déficit de identidad.

El seductor es el prototipo del niño no amado: su tragedia es que nunca creyó que sería capaz de seducir a la madre.

De ahí su permanente huida hacia adelante, con la esperanza de obtener una reparación del amor de su madre.

Los problemas de relación, posiblemente la depresión de la pareja, son las características de estos amores imposibles.

También se podría hablar del solitario, incapaz en realidad de recibir lo que el otro tiene que darle, por falta de un lugar en él para recibirlo.

En cuanto se abren, las puertas del afecto vuelven a cerrarse. Cualquier encuentro que provoque emociones le enfrenta a su propia incertidumbre sobre su capacidad de dar.

A menos que renuncie a toda forma de diferencia, la persona solitaria se dirá a sí mismo: «Nunca estás mejor servido que por ti mismo”.

¿Qué dificultades encuentran los hijos de parejas divorciadas?

Algunos tienden a reproducir indefinidamente el fracaso de sus padres: inconscientemente, equiparan el éxito en el amor con la traición al padre agredido.

Algunas mujeres evitan una vida amorosa para no descalificar a su madre, por ejemplo, o no tienen vida amorosa y mantienen al famoso príncipe azul en su cabeza.

Sólo tienen un hombre virtual, ¡y se aseguran de que sus relaciones nunca funcionen!

Pero la falta de modelos de conducta en la infancia no es irresoluble. Tampoco las «heridas» de la infancia.

Las heridas identificadas, nombradas, superadas, dan un gusto aún mayor por la vida.

Conciencian sobre la importancia de escuchar a los demás para evitar pequeños malentendidos que desemboquen en serios desencuentros.

¿Cómo se desarrolla una sesión de encuentro?

Durante una reunión, cada persona trae el equipaje con el que se ha construido consciente e inconscientemente a sí mismo.

Así, a pesar de la impresión de simbiosis, de perfecta connivencia entre los dos seres, siguen siendo el uno para el otro «extraños inquietantes “.

Al principio de la relación amorosa, desde el amor a primera vista hasta la desidealización, la fantasía funciona.

La realidad se deja de lado. Cada uno va a ver en el otro lo que quiere ver en él, inconscientemente.

Pero cada uno trae los componentes de toda su historia personal, feliz o dolorosa.

Ejemplo: he visto familias en las que todas las chicas se casaban con extranjeros para evitar el recuerdo de un clima incestuoso.

Sin embargo, encontraron en sus compañeros las mismas características del que intentaban evitar.

Cuidado, no hay que suprimir este momento fusional: es una fase indispensable, teniendo en cuenta la emoción, la sorpresa en ella.

Esta ilusión de plenitud, necesaria para que el estado de amor florezca, debe sin embargo dar paso a la realidad, al descubrimiento de las diferencias, para desembocar en una verdadera relación.

Un momento peligroso y al mismo tiempo emocionante.

El amor no puede prescindir de lo imaginario, pero lo imaginario atrapado en la idealización condena la verdadera relación. El amor tiene sus raíces en la diferencia.

¿Cómo superar la fase de la des-idealización?

Aceptando al otro con sus diferencias y no simplemente adornado con todos los atributos que se le habían dado.

En el momento en que la conciencia se impone—es decir, cuando los calcetines tirados en el suelo ya no son los bonitos calcetines pinchados del rival (la suegra)—las cosas se vuelven entonces más delicadas.

Los amantes deben entonces ser capaces de intercambiar, incluso confrontar, pero ya no «compartir» sus visiones de la vida (un matiz muy importante).

La pareja apasionada estaba construida sobre la tergiversación de la fusión; la pareja que se va a vivir será la de la complicidad diferenciada, la de la mayor madurez.

Cada uno se enriquece gracias a las características del otro, evita la trampa de la rivalidad o la posesividad.

Tendremos que admitir que no vivimos con un espejo. Tendremos que amar esta diferencia en lugar de desconfiar de ella.

Escucha a la otra persona, deja que se exprese (en lugar de pensar por ella), e imagina cómo hacerle un bien para que a su vez te devuelva algo.

Me llama la atención que algunas parejas no se conozcan, no tengan verdadera curiosidad por el otro («no sé qué ofrecerle», confiesan en las sesiones de terapia familiar), se quedan a nivel de los hechos cuando se comunican o ni siquiera se consultan a la hora de tomar decisiones importantes.

También habrá que tener en cuenta que el otro no es sólo una fuente de placer. Esto requiere inversión, presencia y escucha.

Sin embargo, cada vez son más las parejas que prefieren vivir por separado y reunirse para compartir actividades agradables en común. Es una forma de denegar que la otra persona esté triste, cansada, infeliz, frustrada.

De hecho, ¡te gustaría reconciliar al príncipe azul con el héroe!

El príncipe azul y el héroe son dos hombres ideales. El malentendido proviene de la creencia de que son lo mismo.

De hecho, lo ideal sería que cada uno siguiera su camino: que la mujer dejara espacio al héroe y que el hombre dejara espacio al sueño.

Si reconocemos al hombre como un héroe, puede ser un poco el príncipe azul.

Del mismo modo, la mujer debe tener cuidado de no «matar a la seductora» al convertirse en madre. Lo más difícil para ella es compaginar su papel de madre y esposa.

El hombre y la mujer deben reconocer que no están hechos iguales. Que tienen diferentes representaciones de lo masculino y lo femenino.

Comprender todos estos mecanismos y aprender del otro es un enriquecimiento permanente. También es un excelente antidepresivo. El amor es tan sencillo -y complicado- como eso.

En una pareja, tampoco hay que tomarse demasiado en serio, pero sí, por el contrario, saber cultivar tu cuota de fantasía, tu capacidad de imaginación, tu lado lúdico heredado de la infancia.

Deberíamos permitir la alternancia entre el sueño y la realidad.

Por Diane Gautret

Tags:
amor de parejainfanciamitologiarealidadrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más