Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Miguel de los Santos
home iconEstilo de vida
line break icon

Los novios, testigos privilegiados del amor verdadero

COUPLE, LOVE. SMILE

Oleggg | Shutterstock

Edifa - publicado el 20/03/21

¿Por qué hay jóvenes que deciden mantenerse castos y prepararse para el matrimonio sin ponerse a vivir juntos? Y ¿por qué esta elección constituye un testimonio esencial para muchas parejas del siglo XXI?

En un mundo sin Dios, los novios anuncian que su amor es un don de Dios. La elección de esperar la boda para darse el uno al otro como esposos, es un reconocimiento de que el amor conyugal no se vive a dos, sino a tres: los dos esposos y Dios. Y es recibir a su cónyuge como un don de Dios. Los novios esperan a estar casados para tomarse el uno al otro, para darse el uno al otro porque quieren, en primer lugar, recibirse de parte de Dios. Saben ellos que su amor no tiene solamente una dimensión horizontal, sino también una vertical que viene de Dios y les conduce hacia Él.

Los novios quieren que la fiesta sea feliz

En un mundo que lo quiere “todo, enseguida”, los novios testifican el valor de la espera. Lo que se hace sin tiempo no durará mucho tiempo, afirma la sabiduría popular. Un gran amor –el que sintoniza con para siempre- no se recibe “ya hecho”, como una casa ya bien construida, en la cual solamente quedaría explorar las habitaciones, mirando como se degradan poco a poco. Un gran amor es como una casa en construcción y todos sabemos que la solidez de una casa depende básicamente de sus cimientos. El noviazgo es el tiempo de los cimientos: todavía no se ve la casa, todavía no es habitable, pero el trabajo que se está realizando en ella es esencial. Cohabitar antes de la boda es, por el contrario, construir una o dos habitaciones a toda prisa, para vivir en ellas lo antes posible, sin tomar el tiempo de cimentar la casa.

En un mundo que busca el placer, los novios desean el gozo. El placer es la fiesta del cuerpo. El gozo es la fiesta del corazón, del alma. Es luminoso y contagioso. Y dura en el tiempo. Fuera del matrimonio, las relaciones sexuales pueden ser muy satisfactorias en el plano físico, pero deshumanizadas porque se reducen al cuerpo, o más bien a la carne, porque el cuerpo es más que la carne. Mucho placer, tal vez, pero ¿qué hay del gozo? Esta manera de deshumanizar la sexualidad es una regresión, y en el plano espiritual, un pecado. Todos sabemos que una fiesta no es forzosamente gozosa: hay fiestas tristes, fallidas. Así es cuando el placer no es vivido en la unidad de la persona. Los novios quieren que la fiesta sea gozosa.

En un mundo de comunicación, los novios aspiran a la comunión

Los medios de comunicación nunca han sido tan numerosos y tan potentes como en la actualidad. Pero ¿de qué sirve comunicar, si la comunicación no conduce a la comunión? Se puede vivir juntos e incluso hablarse, sin comunicar realmente, sin unirse al otro. Restablecer una verdadera comunicación requiere tiempo, una cierta distancia y mucho respeto. ¿Querer incluir demasiado rápidamente lo carnal, el amor naciente no revela paradójicamente la pobreza de este amor? Las prisas, en el campo sexual, pueden ser signo de pobreza de amor, de conversación, de imaginación. Hay que controlarse mucho.

Por bien expresada que esté, la palabra de la Iglesia sobre la grandeza del amor y de la familia no será acogida por los hombres de nuestro tiempo si se queda solamente en una palabra. La dinámica evangélica supone siempre la palabra acompañada de gestos. Las gentes de hoy día necesitan más que nunca profetas: hombres y mujeres que muestren de manera sencilla en su vida cotidiana que el sentido cristiano del amor y de la familia, lejos de ser una amenaza para el desarrollo humano, es al contrario cumplimiento y transfiguración. Los novios se cuentan, sin lugar a dudas, entre los profetas que el mundo tanto necesita tanto.

Christine Ponsard

Tags:
amornovios
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más