Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué es hacer penitencia?

MAN,PRAYS,CHURCH

Pascal Deloche | Godong

Edifa - publicado el 13/03/21

La Iglesia sigue invitando a la penitencia en Cuaresma... ¿Sabes realmente lo que es, lo que abarca, lo que comporta?

La palabra “penitencia” viene del latín poena, “pena” entendida en el doble sentido de juicio y de tristeza: la penitencia es la pena “infligida” para la reparación de nuestras ofensas; pero es también, y sobre todo, la que experimentamos por haber ofendido a Dios por nuestras faltas.

Aun bautizado, el cristiano no ha sido liberado de las debilidades de su naturaleza humana: no siempre es fiel a las promesas de su bautizo y a menudo comete faltas. Esta inclinación al pecado se mantiene en él.

Jesús nos llama a la conversión. Este esfuerzo de conversión que tenemos que practicar “no es únicamente una obra humana”, recuerda el Catecismo de la Iglesia católica (nº 1428).

“Es el movimiento del corazón contrito atraído y movido por la gracia a responder al amor misericordioso de Dios que nos amó primero”.

“Convendría (pues) insistir más bien sobre el segundo sentido de la palabra poena”, explica el padre Matthieu Rouillé d’Orfeuil, jefe de estudios del seminario francés de Roma.

“La penitencia expresa la tristeza de haber pecado, con el fin de reencontrar la alegría de la salvación”.

Ruda para algunos, la penitencia no está muy de moda. La Cuaresma es la ocasión de desempolvar esta noción clave de la vida cristiana.

Un esfuerzo esencial, invisible, pero concreto

“La llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no tiene por primer objetivo las obras exteriores, “el cilicio y la ceniza”, los ayunos y las mortificaciones, sino la conversión del corazón y la penitencia interior” recuerda el Catecismo (nº 1430).

“No son las penitencias visibles las más importantes, sino las penitencias que vienen del fondo del corazón”, subraya la hermana Philippine, religiosa de la familia misionera de Nuestra Señora y responsable del hogar del Grand Fougeray (cerca de Rennes).

Por otro lado, insiste, “la penitencia, para un cristiano, no tiene, normalmente, nada de extraordinario, menos todavía de extravagante. Tampoco es insuperable. Consiste en vivir humildemente las vicisitudes de esta vida aceptando lo que puede comportar de penas, pequeñas o grandes”.

Soportar

Muy a menudo, la penitencia se nos presenta sin que la tengamos que buscar: “Un cónyuge que nos irrita, unos niños que nos cansan, un plato demasiado hecho, una avería doméstica, una migraña, un embotellamiento que ralentiza nuestro viaje, etc. son otras tantas ocasiones de conversión”, recuerda el abad Marc Vaillot, autor de Amar es…Pequeño libro del amor verdadero.

Y precisa: “La teología clásica enseña que el acto principal, el más difícil, de la virtud de fuerza de voluntad es la de resistir a lo que nos cae encima más que de emprender arduos esfuerzos”. La paciencia es pues un esfuerzo esencial, invisible, pero concreto.

Las tres formas de penitencia

Si la Escritura y los Padres de la Iglesia insisten sobre todo en las tres formas de penitencia que son el ayuno, la oración y la limosna, es para “experimentar la conversión en relación con Dios y en relación con los otros”, recuerda el Catecismo de la Iglesia católica (nº 1434).

Y esto puede traducirse en esfuerzos en los que no habríamos pensado espontáneamente. Para el abad Marc Vaillot, “el ayuno concierne también la inteligencia y la voluntad, no solamente el estómago: claro que podemos tomar un terrón de azúcar en vez de dos, una o dos onzas de chocolate en vez de cuatro; pero el ayuno también puede ser abstenerse de ser insolente con los padres, de encolerizarse sin razón, etc.”.

Igual que con la oración: “En Cuaresma, podemos decir tres Avemarías más que de ordinario, pero podemos ir más lejos y vivir esta penitencia recogiéndonos mejor en la misa, enviando flechas de amor a Dios mientras caminamos por la calle (oraciones jaculatorias), no olvidándonos de decir una oración antes de acostarnos,…”. La oración no se limita a algunos momentos exclusivos, sino a cada instante de la jornada.

¿Y la limosna? ¿No es inmediata su realidad? “Hacer limosna, responde nuestro interlocutor, es también hacer una sonrisa a una persona que no es forzosamente nuestro mejor amigo, es intercambiar dos minutos con un sin techo cuando no tenemos dos euros en el bolsillo, es desear un cumpleaños feliz a tu suegra… Ya que la limosna es la donación constante de sí mismo y no solamente el óbolo de algún dinero”.

La penitencia, un acto de amor y no una carga

A pesar de la dulzura maternal de la Iglesia y la sabiduría de sus pastores, la penitencia sirve, a pesar de todo, a menudo de espantajo. Tiene en cualquier caso mala prensa. “¡Es un acto de amor, no una película de terror!”, advierte el abad Armel d’Harcourt.

“No hay que considerarla como una carga, sino como la respuesta libre al amor de Jesús que se ofreció en la cruz por nosotros”, afirma.

Y añade: “La penitencia no es un castigo de Dios: tiene un aspecto alegre, de amor filial por el cual sabemos que, a pesar de todo su poder, Dios nos permite participar en la salvación”.

La penitencia procede, pues, del esfuerzo amoroso e invita a volver al Padre de todo corazón. “El objetivo –advierte el padre Matthieu Rouillé d’Orfeuil- es la caridad: amar mejor a Dios y al prójimo”.

Es pues en función de este único objetivo, más que en una ascesis individualista efectiva, que hay que elegir las penitencias a practicar. “Cuanto más amor tenemos por Dios, más nos implicamos de corazón a convertirnos y a hacer obras de penitencia”, subraya la Hermana Philippine.

“El esfuerzo penitencial debe, por tanto, antes que nada, ser preparado y ser llevado en la oración, aconseja el padre Rouillé d’Orfeuil.

Aceptaré así recibir, en la muerte y la resurrección de Jesús, el progreso espiritual que necesito y que pido. Con un poco de buena voluntad, aceptaré dejarme transformar por Cristo, de la manera que Él querrá hacer realidad la oración que Él me inspira”. ¿Un poco de buena voluntad? Todo parece dicho…


EFFORT

Te puede interesar:
Mortificación: ¿una práctica medieval hoy superada?

Por Joseph Vallançon

Tags:
conversioncuaresmapacienciapenitenciasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más