Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Cuaresma: Ideas originales para enseñar a los niños la limosna

LENT

Mrmohock - Shutterstock

Edifa - publicado el 05/03/21

La limosna es, con el ayuno y la oración, uno de los tres pilares de la vida espiritual y, más particularmente, durante la Cuaresma. Aquí tienes algunas formas divertidas de iniciar a los niños en esta dimensión de su vida espiritual

“Dar limosna” es una expresión que ha caído algo en desuso y se ha llenado de un matiz peyorativo. Se prefiere hablar de compartir y de tener solidaridad. Es una pena, porque los términos compartir y solidaridad, por bellos que sean, cubren una realidad mucho menos grande que la que implica la expresión “dar limosna”.

La limosna, en efecto, no es un simple gesto de filantropía. No aspira solamente a suprimir la pobreza material. “Limosna” viene de una palabra griega que designaba, primero, la misericordia de Dios hacia el hombre y luego la del hombre hacia sus hermanos. Misericordia, es decir, ternura y compasión hacia quien es desdichado y pecador.

La limosna es la traducción concreta de esta ternura. Es la manifestación del amor de Dios hacia los pobres y, al mismo tiempo, el camino hacia Dios: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo” (Mt 25, 40).

Por eso la limosna es, con el ayuno y la oración, uno de los tres pilares de la vida espiritual y, más particularmente, de la Cuaresma, como nos recordaba el Evangelio que la Iglesia nos propuso ayer en nuestra meditación durante la misa del Miércoles de Ceniza (Mt 6, 1-18).

Incluso si la donación del niño es mínima, lo más importante es lo que representa para él

La limosna no es facultativa, no es solamente un “extra” que podríamos aportar a nuestra vida espiritual: no podemos pasar sin ella, porque extiende y autentifica, en cierto modo, la oración y el ayuno. Es un deber absoluto para todo cristiano, sean cuales sean el estado de su cuenta bancaria y sus propias pobrezas.

Por eso es importante ayudar a nuestros hijos a vivir también este aspecto de la Cuaresma, aunque no posean grandes medios materiales ni dinero que dar. Ciertamente, la caridad nos impone ser eficaces en el servicio a nuestros hermanos, no contentarnos con cosas a medio hacer o “chapuzas” bajo el pretexto de las buenas intenciones. Pero la eficacia no es el único objetivo de la limosna, ni su único significado.

Aunque el donativo hecho por el niño sea aparentemente mínimo, lo más importante es lo que el donativo representa para él o ella. Recordemos el evangelio de la pobre viuda: al dar solamente algunas monedas ya había dado más que los ricos: “Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que a nadie. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir” (Lc 21, 3-4).

¿Cómo ayudar a los niños vivir esta dimensión de su vida espiritual de forma concreta, cómo enseñarles la limosna?

Convertir en monedas algunos esfuerzos… 

Durante la Cuaresma, podemos convertir en monedas algunos esfuerzos ofrecidos libremente por el niño, decididos por él. No se trata de monetizarlo todo ni de confundir ayuno y limosna (el ayuno es, fundamentalmente, gratuito: no se ayuna primero para compartir). Se trata simplemente de permitir al niño que no posee aún dinero que vea concretamente el resultado de sus privaciones ofrecidas para los más pobres que él o ella.

Ejemplos: Pablo no hecha nunca azúcar a su leche durante la Cuaresma para ofrecer luego el precio del azúcar. Catalina toma solamente pan para merendar y ofrece el chocolate a quien no puede disfrutarlo. Depende de cada uno encontrar aquello que se pueda sugerir a los niños y establecer una “tarifa” (10 céntimos por ración de azúcar, por ejemplo).

Si los niños reciben un poco de dinero de paga y, sobre todo, si son ya bastante mayores, podemos dejar a la vista sobre un mueble una hucha donde cada uno, cuando quiera y de manera anónima, deposite su óbolo.

… o inventar una hucha de limosna

Si en una misma familia hay mayores que tienen dinero y pequeños que no, se puede permitir a los niños participar de esta colecta familiar poniendo al lado de la hucha un bote con monedas: que cada uno vaya y coja una moneda para meterla en la hucha cuando, en conciencia, considere que ha renunciado a algo.

Por supuesto, hay riesgo de que algunos se concedan con demasiada facilidad el derecho de depositar una moneda, mientras que otros serán demasiado exigentes consigo mismos. En todo caso, es excelente que puedan dar de manera discreta, anónima, sin darse a notar, sin entrar en competición con los demás y sin temer ser juzgados ni desear ser valorados.

Esta hucha, o cualquier otro medio similar, es una manera de enseñar a vivir lo que Jesús nos pide:

“Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará” (Mt 6, 2-4).

¿Hay que frenar la generosidad de los niños?

A veces los niños son más generosos que los adultos. Puede suceder que nos veamos tentados de frenar su generosidad, bien porque no sea prudente (en el verdadero sentido de la palabra), bien porque nos parece demasiado importante o poco “razonable”.

Conviene enseñar al niño o niña que no siempre tenemos el derecho o la posibilidad de darlo todo, en particular cuando nuestro donativo implique a terceras personas o vaya en contra de nuestras responsabilidades. Un niño, por ejemplo, no tiene que dar su abrigo sin el acuerdo de sus padres, que se verán obligados a comprar otro.

Sin embargo, aparte de esta reserva, la medida de la limosna es no tener medida: “Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes” (Lc 6, 38).

Christine Ponsard


FRIENDS DRINKING TEA

Te puede interesar:
¿Cómo dar limosnas cuando no se tiene mucho dinero?

Tags:
cuaresmaeducaciónlimosnaniños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más