Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo puedo sentir la presencia de Dios durante la oración?

MODLITWA

palidachan | Shutterstock

Edifa - publicado el 05/02/21

La experiencia sensible de la presencia divina es un regalo, ¿por qué unos la disfrutan y otros no?

Un calor que les invade, lágrimas que brotan, una voz que les habla muy claramente… Mientras rezan, comulgan, se confiesan o, como Paul Claudel, asisten sin convicción a un servicio litúrgico, algunos sienten en su carne, a veces de forma muy violenta, la presencia de Dios.

«En un instante mi corazón fue tocado y creí. He creído… en un trastorno tan grande de mi ser… que desde entonces… todos los razonamientos… no han podido sacudir mi fe«, escribe Paul Claudel.




Te puede interesar:
Paul Claudel, convertido “por Notre-Dame” en un instante

¿Y si no siento nada?

Fascinantes, estas experiencias sensibles siembran la confusión en los corazones de quienes nunca las han experimentado. «¿No le importo a Dios?… ¿No sé cómo rezar, cómo amarle?… ¿Estoy en el camino equivocado?…”.

No, tranquiliza el padre Matthew Aine, autor de Prière de ne pas déranger. Petit manuel pour converser avec Dieu [Ruego no molestar: una breve guía para conversar con Dios].

«La experiencia afectiva no es un paso obligado para acercarnos a Dios. Podemos muy bien unirnos a Él en una experiencia de fe más intelectual o más difusa, como una certeza que toca lo más profundo de nuestra alma.»

CANDLELIGHT PROCESSION AND ROSARY
JEFFREY BRUNO

¿Qué es el sentimiento? Un regalo, una misericordia enviada por Dios para ayudar a acercarnos a Él.

San Francisco de Sales habla de un «anticipo de las delicias celestiales» que Dios da a los que «entran en su servicio, para animarles en la búsqueda del amor divino».

San Agustín lo experimentó: «Encontré una infinita dulzura en aquellos primeros días al considerar la profundidad de tus designios para la salvación de los hombres, y no me cansé de disfrutarlos. Oh, qué emoción sentí, cuántas lágrimas derramé«, cuenta en Confesiones (IX, 6).

¿Pero, por qué algunos lo disfrutan y otros no?

Un sentimiento no está exento de peligro

«¡Dios mío, concédeme este sentimiento continuo de tu presencia, de tu presencia en mí y a mi alrededor!«, imploró Charles de Foucauld.

«No hay ninguna explicación racional», dice el padre Matthew Aine. Es una gracia que no tiene nada que ver con nuestra dignidad o nuestras acciones. No debemos tener celos de los que lo reciben porque nos impide ver lo que hemos recibido, y el Señor quiere que aceptemos siempre sus dones«.

Hay que acogerla cuando llega, porque estimula nuestra oración y la facilita, pero no es bueno buscarla.

ELDER
kuzmaphoto | Shutterstock

Sobre todo porque este sentimiento no está exento de peligro. El riesgo es detenerse ahí, no ir más allá, o abandonar todo cuando ya no se siente nada.

«La sensación se convierte en la unidad de medida de la acción de Dios, de su presencia y cercanía. Todo esto es muy sincero, pero nos miramos el ombligo… El día en que la emoción ya no existe… deducimos demasiado rápido que Dios nos ha abandonado«, advierte el padre Pierre-Hervé Grosjean en el libroDonner sa vie [Dar la vida].

La aridez, una invitación enviada por Dios

Ahora bien, «el amor no es una sensación. La dimensión sensible, aunque ciertamente se cuela en el amor, no es el signo inequívoco del amor. El amor es un acto de la voluntad. La medida de nuestro amor no es la resonancia sensible, sino la voluntad. Por tanto, debemos reconocer la gratuidad del amor«, dice el padre Michel-Marie Zanotti-Sorkine desde el púlpito.

Así, la experiencia sensible de la presencia de Dios es para ser superada. «Lo que cuenta es amarlo no porque sintamos o porque nos dé algo, sino porque es gratis. Si sentimos algo, mucho mejor, si no sentimos nada, mucho mejor, porque amamos a Dios no por lo que obtenemos, sino porque es Él y dio su vida por mí«, añade el padre Matthew Aine.

FAMILY
Shutterstock | Andrey Zhar

Es como en el amor conyugal, en que las parejas deben aprender a pasar de la pasión ardiente a la voluntad amorosa. Para mantenerse firme en la tormenta, para decir «te quiero» sea cual sea la temperatura interior.

A Dios, démosle sin contabilizar, nos manda el Padre Grosjean. «A veces sentiremos su presencia, a menudo será más árida. ¡Pero no importa! Eso no es lo esencial y, sobre todo, no depende realmente de nosotros. Lo que depende de nosotros es estar ahí… El valor de nuestra oración ya no depende de lo que sentimos, sino de nuestra fidelidad«.

Esta aridez, si no es consecuencia de nuestra tibieza, es una invitación enviada por Dios para fortalecer nuestra fe. «En una experiencia amarga, se nos da algo más grande«, asegura el padre Matthew Aine.

San Buenaventura lo explicó muy bien. Privados de las gracias sensibles, tenemos que actuar con una voluntad más firme, «para que el amor sea más fuerte». Y así aprendemos a entregarnos a las manos de Dios, a confiar totalmente en Él.

Su presencia, más que una sensación

Los sentimientos, así como la ausencia de sentimientos, no nos permiten medir con precisión nuestra cercanía a Dios. El sentimiento es siempre inferior a la verdadera acción de Dios en nosotros.

Sólo percibimos una pequeña parte. Es como una ola en un océano, como ilustra el padre Matthieu Aine: «puede haber una ola de 20 metros, pero comparada con el tamaño del océano, no es nada«.

Pascal Deloche / Godong

Y aunque no sintamos nada, no quiere decir que Dios ya no esté cerca de nosotros. «Es el diablo quien hace esta insinuación, tan traicionera como sugerente: Dios te deja solo«, advierte el padre Matthew Aine, que invita a «descubrir la presencia del Señor en nosotros de una manera más interior que la que sentimos«.

Para los jesuitas, este es el objeto de la relectura y de la oración de alianza al final del día: ¿en qué momento de mi vida pasó Dios hoy? Un difícil ejercicio de descodificación que un sacerdote puede ayudarnos a realizar.




Te puede interesar:
Examen de conciencia ignaciano

Sin olvidar que Dios está ahí, en nosotros, todo el tiempo, en cada momento, lo sintamos físicamente o no. «¡Estabas dentro de mí y no lo sabía! », escribió San Agustín.

Por Élisabeth Caillemer

Tags:
diosescuchaoracionsentimientos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más