Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 07 marzo |
Santas Perpetua y Felicidad
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Estás obsesionado con el éxito académico de tus hijos?

KID TEST RESULTS

VGstockstudio I Shutterstock

Edifa - publicado el 01/02/21

Es difícil tener confianza en uno mismo cuando sólo existes, a los ojos de tus padres, por tus resultados escolares. Las comparaciones entre hermanos, los castigos y los veredictos hirientes son todos "remedios" que pueden resultar destructivos

«¡Un buen desastre!» Cuando Felipe habla de sus años de estudio, lo hace con amargura por haber perdido su camino: «Soy muy manitas y siempre soñé con tener mi propio taller de ebanistería. ¡Imposible en la familia! Tuve que ir a la facultad de medicina, sin pasión… Y aquí estoy, a los 40 años, frustrado por ejercer una profesión, ciertamente gratificante a los ojos de quienes me rodean, pero que no me hace feliz».

¿Cuántas infancias desperdiciadas y vocaciones se han perdido por la obsesión por la excelencia? El rendimiento a toda costa es un veneno que siembra en los hogares rivalidades malsanas y relaciones tormentosas.

¿Y si nos tomamos el tiempo de recibir las notas de nuestros hijos de una manera diferente y nos quitamos de encima la presión? Más allá del alumno, crece un ser cuyo desarrollo en la escuela no es sólo una cuestión de notas.

De padres preocupados, niños… ¿perfectos?

Con el desempleo, el malestar social y el miedo al futuro, los adultos carecen de confianza y hacen recaer sus preocupaciones sobre sus hijos. Siempre más, siempre mejor: en el inconsciente paterno se impone la convicción de que hay que sobresalir para sobrevivir y triunfar en un mundo agresivo.

Juan Marcos lo reconoce de buen grado; este padre exige calificaciones sobresalientes a sus tres hijos, convencido de que debe enseñarles desde la escuela primaria a ser los mejores: «Es cierto, a veces soy duro con ellos, pero van a tener que luchar en el mundo profesional y quiero que tengan un lugar en él».

Padres preocupados, niños… ¿perfectos? El miedo al futuro hace que muchos padres se obsesionen con el perfeccionismo académico. Los adultos viven tan preocupados que quieren organizar todo para su hijo.

Este culto al rendimiento que atrapa a los niños en su vida escolar también pasa factura a su tiempo de ocio. Torneos de tenis o trofeos de futbol, la competición se extiende a las actividades extraescolares, en detrimento del descanso y el tiempo libre.

«Los niños tienen agendas de ministros», se lamenta un profesor. ¿Exigir siempre lo mejor del hijo no es una continuación del mito del hijo ideal, una prolongación narcisista de la misión de los padres de conseguir lo que ellos mismos no han conseguido?

Niños sobrecargados e infelices

La escolarización de un niño remite inevitablemente al adulto a sus propios recuerdos, que no son siempre agradables: cuadernos desastrosos, aversión a un profesor o acoso, tantos sufrimientos enterrados resurgen.

A lo largo de veinte años de docencia, Francisca ha tranquilizado a varias generaciones de padres inquietos: «Desde los primeros días, recibo a padres nerviosos. Que su hijo no está en la clase adecuada o no le doy suficientes deberes…» Tanto estrés puede superar a nuestro hijo o hija.

Cristina es médico de escuela, y muy a menudo ve a niños sobrecargados de trabajo: «Un brote de eczema antes de un examen, la pérdida de sueño o de apetito… recientemente diagnostiqué una úlcera de estómago en un chico de 15 años».

Al igual que una planta sin luz se marchita, un niño atrapado en la sombra de los padres no puede conectar con sus deseos más profundos. O bien se retrae, sin alegría de vivir ni voluntad propia, incapaz de decidir nada por sí mismo, ya que sus padres deciden por él; o bien se precipita a la obsesión con el éxito.

Como Antonio, que a los 10 años rehace su mochila obsesivamente y relee el libro de texto diez veces antes de acostarse para no olvidar nada; y que sufre ataques de ansiedad y está obsesionado con sacar sobresalientes en los exámenes.

¿Qué podemos decir del alumno modelo que está sometido a la presión durante años sin inmutarse y que finalmente explota en la adolescencia? «El año pasado, en el último curso, se me fue la pinza. ¡Estaba cansado de existir sólo por el trabajo! Durante toda mi infancia, mis padres me empujaron, pero hoy estoy agotado», dice Gregory con amargura.

Da un paso atrás, no te presiones y hazte las preguntas adecuadas

Ya es hora de que los padres se conviertan en… adultos. «En cuanto los hijos entran en la escuela, los padres se convierten en padres», dice la psicóloga Béatrice Copper-Royer.

Dar un paso atrás y poner a cada uno en el lugar que le corresponde aleja al niño de la escuela y purifica las ambiciones problemáticas. ¿Por qué quiero tanto que mi hijo estudie ingeniería? ¿Es porque veo aptitudes reales en él/ella o es para halagar mi ego de padre? Es un proceso duro para los padres, pero si dejamos entrar en juego la verdad dará sus frutos.

Experiencia vivida por Chantal y Juan, cuyo hijo quería dedicarse a la hostelería en contra de los deseos de la familia. «Delante de nuestros amigos, nos daba vergüenza hablar de él. Su elección trastornó nuestros planes, pero reconocemos que ha encontrado su camino».

También puede costar reconocer que no todos los niños tienen las mismas capacidades intelectuales, y muchos padres lo consideran un  fracaso por su parte. «Sé que a Rebeca le cuesta seguir el ritmo de las clases. Pero tiene que hacerlo como todos los demás», insiste.

Ante un joven agotado en el sistema escolar, ¿debemos ser obstinados o rendirnos? Desde la delicadeza y el conocimiento íntimo de lo que es bueno para el niño, es necesario tener una convicción: los planes de éxito de un joven son legítimos si responden a su deseo más profundo… ¡que no coincide necesariamente con el de los padres!

¿Hago bien en empujar a mi hijo a estudiar cuando siempre ha soñado con ser horticultor? Criar a un niño significa acompañarlo en su progreso, y lo importante es creer en ello uno mismo y recuperar la confianza que nos tranquiliza. ¿Creo en la Providencia y me tomo el tiempo de confiar mis hijos a Dios que quiere lo mejor para cada uno?

«Durante mucho tiempo quería gestionarlo todo sola», confiesa Mariela. «Hasta que un día, al verme agotada, un sacerdote amigo mío me preguntó simplemente: ‘¿Rezas cada día por tus hijos?’ Decidí rendir mis preocupaciones pidiendo al Señor la paz del corazón.»

Dime cuántos deberes has hecho, y te diré cuánto te quiero…

El camino a seguir no consiste en centrarse solamente en lo que hace el joven, sino en comprender quién es. Si los adultos han estado fuera de la escuela durante mucho tiempo, les corresponde encontrar su lugar en la escuela de sus hijos: conocer al director y establecer un diálogo con el profesor, implicarse en la asociación de padres o acompañar las salidas escolares son vínculos que se forjan entre la escuela y la familia, por el bien del niño que siente que a sus padres les importa.

«Como mi madre se hizo representante de los padres y asiste a los consejos de clase, ahora conoce a mis profesores y se interesa por lo que ocurre en clase… Antes, sólo veía mis boletines de notas».

¿El afecto de los padres se mide en notas? ¡Dime cuánto tienes deberes has hecho y te diré cuánto te quiero! Es difícil tener confianza en uno mismo cuando sólo existes, a los ojos de tus padres, por tus resultados. Comparaciones entre hermanos, castigos y veredictos hirientes, son todos destructivos.

Cambiar la forma de ver a tu hijo en la escuela significa dejar de mirarlo a través del estrecho lente de la escuela para ampliar tu campo de visión y verle en su totalidad.

Sabina sólo presta una atención secundaria a las notas de sus hijas: «Me parece más importante saber que son felices en la escuela y que se sienten bien con ellas mismas”.

Por Pascale Albier

Tags:
educaciónpadres e hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
Redacción de Aleteia
¡Cuidado, estos santos cobrarán vida ante tus ojos!
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
Ver más