Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Pancracio
home iconEspiritualidad
line break icon

Una oración para escuchar y responder a la llamada de Dios

Ermolaev Alexander I Shutterstock

Edifa - publicado el 23/01/21 - actualizado el 23/01/21

Todos estamos llamados personalmente por Dios para algo único. Sin embargo, para escuchar esta llamada, hay que rezar y ponerse en lo que san Francisco de Sales y san Ignacio de Loyola llaman “la indiferencia”

¿Todo el mundo tiene una vocación? La respuesta es “sí”, pero conviene distinguir dos niveles de distinta importancia.»El primer nivel concierne a nuestra vocación de bautizados. A este respecto, todos estamos llamados a la santidad. Somos creados para la felicidad, para la belleza, es decir, para la visión de Dios.

Sea cual sea nuestro estado de vida o nuestra situación, estamos llamados a amar como Cristo nos amó. Responder a esta llamada original no es algo facultativo: ¡es nuestra vocación propia de bautizados, nuestra alegría y nuestra salvación!

El segundo nivel concierne a la vocación como proyecto de Dios para nuestra vida. Es ahí donde interviene la colaboración tan misteriosa y hermosa entre la iniciativa divina y la libertad humana.


REFLECTING,THINKING,ALONE

Te puede interesar:
¿Cómo saber cuál es mi vocación?

Recordemos al joven rico a quien Jesús miraba con tanto amor: “Si quieres ser perfecto…”.

Cada llamada de Dios –porque las hay– viene precedida de ese “sí” que respeta enteramente la libertad de cada hombre y mujer.

Dicho esto, para escuchar esta llamada de Dios, conviene ponerse en lo que san Francisco de Sales y san Ignacio de Loyola llaman “la indiferencia”.

Esta “indiferencia” es una firme determinación para cumplir la voluntad del Señor para y contra todo. Consiste en rezar así:

Oración para cumplir la voluntad de Dios

Ya sea el matrimonio o la vida consagrada,
ya sea aquí o allí, poco importa, Señor, ¡lo que importa eres Tú!

Sé que mi felicidad no depende de mi estado de vida
ni de aquello que haga, sino de la intimidad que tenga contigo.

Solamente busco una cosa: estar disponible para servirte,
porque solamente Tú puedes colmar los deseos más profundos de mi alma.

El consejo de san Ignacio

Ignacio de Loyola explica que si hemos elegido un modo de vida sin haber vivido primero este proceso de “indiferencia”, conviene perseverar en la fidelidad a la elección que hayamos hecho. Sin embargo, precisa:

“Muchos en esto yerran haciendo de oblicua o de mala elección vocación divina; porque toda vocación divina es siempre pura y limpia, sin mixtión de carne ni de otra afección alguna desordenada”.

Dicho de otra forma, san Ignacio pone en evidencia el hecho de que las elecciones vitales, aun siendo buenas, pueden no ser calificadas como “vocación divina”.

En efecto, si una persona sigue su movimiento propio sin ese trabajo interior previo de la “santa indiferencia”, su vida será una elección personal, pero no cabe hablar con propiedad de “vocación”. Dicho esto, ¡evidentemente es posible santificarse en una vida así!


ST IGNATIUS,LOYOLA

Te puede interesar:
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento

Permanecer abiertos al presente y a la realidad

Falta ver cómo procederá Dios para indicarnos su voluntad, una vez esta “santa indiferencia” se haya adquirido tras la purificación de los sentidos.




Te puede interesar:
¿Cómo saber qué quiere Dios para mí?

En este punto, ¡no hay que dar rienda suelta a la imaginación! Conviene permanecer tranquila y sencillamente abiertos al presente y a la realidad: un encuentro, un acontecimiento, una lectura… acompañados de una moción interior; así es el comienzo de un camino “vocacional”, en el sentido amplio del término, que merecerá siempre ser discernido con la ayuda de un guía espiritual.




Te puede interesar:
¿Necesito un director espiritual?

Por el padre Nicolas Buttet

Tags:
oracionvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más