Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Un reto para el matrimonio en 2021

MIŁOŚĆ

Look Studio | Shutterstock

Edifa - publicado el 09/01/21

El día a día del matrimonio requiere de mucha comprensión y buena voluntad. Marcarse un reto para este 2021 puede ayudar mucho a la relación de pareja.

La relación de pareja con la persona que hemos desposado y elegido para toda la vida es, en su esencia y naturaleza profunda, una relación donde se ha de tener buena voluntad y buscar la empatía con el cónyuge. ¿Quién sería tan inconsciente como para elegir una vida que se anuncia como un valle de lágrimas?

La falta de buena voluntad y empatía corroe y mata toda relación. Así la benevolencia es fundamental en el matrimonio. Es esa disposición afectiva de una voluntad que aspira al bien y a la felicidad del otro, no siempre se vive y se comparte generosamente, como podemos experimentar a nuestro alrededor.

La benevolencia en el matrimonio

Sin duda ya habrás conocido a parejas que manifiestan a través de sus actitudes, privadas o públicas, indiferencia, falta de atención, irritación, incomprensión, en resumen, muy poca benevolencia recíproca. ¡Qué desolación ver a parejas peleando fríamente, ofendiéndose e insultándose! Duele aún más cuando se trata de nuestros propios seres queridos.

Que la vida de pareja implica momentos de armonía más difíciles, habida cuenta de los altibajos de la vida, no es un secreto para nadie. ¿Disponemos de verdad de los medios para vivir y para cultivar esta disposición que no siempre es “natural”, pero que puede llegar a serlo? La clave está en la definición misma de benevolencia: “que tiene buena voluntad o simpatía hacia las personas o sus obras”.

Una cuestión de entrenamiento

En efecto, será necesario orientar nuestra voluntad hacia el bien para el bienestar de nuestra pareja. Y para ello, habrá que entrenarse y poner en práctica una ascesis particular. En la antigua Grecia, la palabra ‘ascesis’ designaba el entrenamiento y los ejercicios necesarios para la realización de un objetivo, deportivo o de otro tipo. De modo que hemos de entrenarnos en el bien para que se convierta en una segunda naturaleza.

Para empezar, preguntémonos:

  • En nuestra pareja, ¿qué benevolencia tenemos el uno hacia el otro?
  • ¿Cómo nos hablamos, nos miramos y nos escuchamos?
  • ¿Cómo cuidamos de nuestra esposa o esposo?
  • Y no solamente cuando esté enfermo o enferma, sino en nuestras interacciones “ordinarias”.
  • ¿Qué atención tengo a sus deseos, sus necesidades y sus sueños?

Una evaluación de la situación un tanto incisiva, sin duda, pero una apuesta vencedora si se vive con humildad. Con ella ganaremos alegría y paz. La alegría de amar y la paz de los corazones, un regalo sagrado para nuestra pareja. “¡Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!”.

Marie-Noël Florant


COUPLE

Te puede interesar:
Aprender a escuchar para afrontar los problemas del matrimonio

Tags:
matrimonioparejarelaciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más