Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Ignacio de Loyola
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo no morirse de vergüenza?

lauren rushing-CC

Edifa - publicado el 07/01/21

No hablamos de nuestras vergüenzas y a veces nos avergüenza sentir vergüenza. Esta emoción a veces puede aislar y empujarnos a cerrarnos sobre nosotros mismos. Sin embargo, es posible deshacerse de ella.

Sin duda ya hemos vivido múltiples situaciones en las que hemos experimentado vergüenza. Es una emoción incómoda pues nos hace enrojecer, bajar los ojos y desear desaparecer bajo tierra. Adán y Eva, después de desobedecer y comer fruta del árbol del Bien y del Mal, experimentaron vergüenza al verse desnudos. Entonces, ¿cuándo aparece este sentimiento? ¿Por qué surge? Y, ¿cómo deshacernos de él? Estas son algunas preguntas que intentaremos responder en este artículo.

La vergüenza afecta a nuestra identidad

El neuropsiquiatra y especialista en comportamiento humano Boris Cyrulnik, en su obra Morirse de vergüenza: El miedo a la mirada del otro, califica la vergüenza como “veneno del alma”. Y dice más: “¿Cómo evitar encerrarnos en ella como en una madriguera? ¿Cómo evitar estar sometidos a las múltiples reacciones emocionales que genera en todos nosotros? Y ¿cómo recuperar la libertad y el orgullo sin caer en la trampa de la ausencia de vergüenza, que es también indiferencia hacia el otro y puede conducir a algo peor?”.

Los psicólogos nos dicen que la vergüenza sucede cuando mostramos a otros que no conseguimos acomodarnos a las normas del grupo al que pertenecemos en alguno de los cuatro temas siguientes:

  • conformidad,
  • comportamientos de ayuda,
  • sexualidad
  • estatus-competición (es decir, ser bueno o incluso el mejor, en especial en el ámbito profesional).

La vergüenza afecta a nuestra identidad, a la consciencia que tenemos de nosotros mismos frente a nosotros mismos y frente al otro. Y la empaña. “Me avergüenza haber sido tan egoísta en esa situación. Pensaba que era más generoso. Me avergüenza la idea de lo que pensarán los demás de mi comportamiento”. “Este sentimiento nace siempre en el secreto de mi teatro íntimo, donde pongo en escena aquello que no puedo decir por el miedo a lo que diga el otro al respecto”, explica Boris Cyrulnik.

La confesión, camino de reparación

La vergüenza puede estar también provocada por una humillación, es decir, una pérdida de estatus provocada voluntariamente por algún otro. Si queda sin regular, esta vergüenza puede conducir a desbordamientos violentos que aspiren a “reparar” la ofensa al amor propio. Sin embargo, reconocerse “defectuoso” y expresar nuestra vergüenza en relación a un acto que podría excluirnos del grupo puede tener también un impacto positivo. “Falta confesada, medio perdonada”, dice el proverbio. Porque para confesar nuestra falta tenemos que afrontar nuestra vergüenza y, por tanto, reconocerla.

La vergüenza que experimentamos es ya la condena del acto en sí misma y su confesión nos pone ya en el camino de la reparación. Podemos imaginar que Jesús, en el episodio de la mujer adúltera, percibe su vergüenza y siente compasión hacia ella. ¿Acaso no la restaura devolviéndole su dignidad perdida: “Vete y no peques más”?

Tags:
emocionesverguenza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más