Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 enero |
San Fulgencio
home iconEstilo de vida
line break icon

6 bonitas maneras de decir "¡feliz año nuevo!"

RĘCZNIE PISANE KARTKI ŚWIĄTECZNE

Shutterstock

Edifa - publicado el 31/12/20

Al empezar el 2021, consejos para ir más allá de las típicas fórmulas de “que tengas un buen año” o “que se cumplan tus deseos”

¿El fin de año es sinónimo del fastidio de enviar felicitaciones a mansalva? ¿O de oportunidad de prestar atención a los que están más lejos y profundizar en la relación con nuestros seres queridos?

El Papa mismo, con motivo del año nuevo, suele presentar sus buenos deseos en un máximo número de idiomas para que todos los reciban.

Una llamada telefónica o una simple carta con algunas palabras escritas con delicadeza pueden aliviar la soledad. Sobre todo cuando esta atención quizás sea una de las pocas recibidas durante el año.

Según confía Cyril, “para mí, es una forma de estar presente en nuestras vidas desbordadas. Podemos hacer eso una vez al año, ¿no?”.

Consciente de que no puede limitar sus deseos a un club cerrado de amistades, Esteban ha decidido este año dirigir sus mejores deseos a su “mejor enemigo”.

Julia, por su parte, ha decidido escribir a su marido, a sus padres y a sus hijos: “Dedicamos tan poco tiempo a decirles que les queremos… Y a veces es más difícil por el hecho de la proximidad”.

Entonces, este año, ¿por qué no dedicar tiempo para preguntarse a quién desear prioritariamente un feliz año y, sobre todo, hacerlo de otra forma que enviar o pronunciar un sencillo “Que tengas salud, dinero y amor”?

1. Decir cosas buenas del otro (¡eso sienta bien!)

Nuestras relaciones con los demás “a menudo están regidas por el conflicto, la crítica, el juicio y la condena, más que por la bendición y la abertura del corazón”, explica el psicólogo Yves Boulvin.

Encontrar el sentido profundo de esos deseos sería desear el bien, hablar bien del otro (benecidere en latín significa, literalmente, “decir el bien”). Es entrar en una lógica de amor que ve el bien, las cosas hermosas, el lado bueno de cada uno y que da gracias por ello.

Evocar una cualidad o manifestar nuestra gratitud tiene repercusiones insospechadas: “Las palabras de bendición son buenas para el alma”, asegura el monje benedictino Anselm Grün.

2. Bendecirse mutuamente

La Virgen María, durante la Visitación, es bendecida entre todas por Isabel, que ve en ella el misterio de la mujer y del niño que lleva.

Esta expresión no está reservada a una élite espiritual, ya que todos estamos bendecidos por Dios. Si Dios nos ama a cada uno de nosotros absolutamente gratuitamente, todos podemos bendecirnos mutuamente. Y nos convertimos así en fuente de bendición, igual que los otros lo son para nosotros.

En la tradición cristiana, la bendición se acompaña siempre de una palabra. Por nuestras palabras, expresamos a esa persona aquello que Dios puede ofrecerle, la manera como Él la ve y aquello que ella representa para Él. Bendecir supera la oración de intercesión, es afirmar: “Eres amado por Dios, eres precioso para Él”.




Te puede interesar:
¡Qué bonito es bendecir a los seres queridos!

3. Emplear palabras personales

“Cuando escribo o llamo por teléfono para felicitar el año nuevo”, cuenta Perrine, “intento recordar aquello que mi interlocutor más desea”.

Emplear palabras personales conmueve más que usar fórmulas ya hechas, siempre que esas palabras se escojan con atención, porque la palabra crea una relación con el otro.

La manera de formular las palabras es tan importante como su contenido. No hay necesidad de escribir algo largo, sino acertado, lo más cerca posible de lo que el otro espera, sin saber nunca si el objetivo ha sido alcanzado. Una manera de aprender el desapego, el acto gratuito.

¿Qué le sentará bien al otro? ¿A dónde va su deseo? Entonces, los deseos, más allá de la fórmula de cortesía, expresarán un afecto que puede tocarle.

A veces, una respuesta viene a confirmar lo acertado de las palabras, “como ese amigo que me envió un mensaje que no me esperaba: ‘Lo que me dices me hace feliz y arroja luz sobre las cosas que sentía pero no sabía cómo formularlas’”, explica Sofía.

Por desgracia, puede suceder también que una felicitación llena de buenas intenciones caiga en saco roto o le falte delicadeza.

Para encontrar las palabras apropiadas, “rezo delante del Santísimo”, confiesa Esteban, “y pido al Espíritu Santo que me inspire mientras pienso en cada persona”.

4. Aceptar decir nuestros sentimientos

Una felicitación sincera exige asumir el riesgo de decir nuestros sentimientos profundos, una manera de dejarse ver de verdad y, por tanto, de dejarse amar.

Esos sentimientos pueden expresarse en registros diferentes: la amistad, el reconocimiento por los momentos de gracia, la empatía hacia quienes pasan por un trance, la recuperación de un vínculo desatendido, una petición de perdón… oportunidades, en cualquier caso, de expresar y de vivir la caridad. Favorecen un encuentro auténtico.

Para Anne-Charlotte, una madre de familia que vive lejos de sus amigos, “es una forma de compartir aquello que vivimos respetando el lugar del otro, respetando aquello que vive”.

5. Desear el bien de verdad

Formular unos buenos deseos no equivale a hacer creer que el año estará libre de cualquier sufrimiento o dificultad. Solamente podemos desear recibir con confianza todo lo que surja y creer que el Señor nos espera para vivirlo con Él.

“Para nosotros, los cristianos, es quizás una ocasión para contemplar este año nuevo como un nuevo nacimiento, como un niño que lo espera todo”, expresa Anne-Charlotte.

Que expresemos nuestros deseos sin triunfalismo, pero en la paz, como aconsejaba Benedicto XVI en su homilía del 19 de octubre de 2006, con motivo de su visita pastoral a Verona:

“Animados por la conciencia de que sólo Cristo puede satisfacer las expectativas más profundas de cada corazón humano y responder a las preguntas más inquietantes sobre el dolor, la injusticia y el mal, sobre la muerte y el más allá”.

6. Dar testimonio de la presencia de Dios

Para volver a los inicios de la tradición, debemos remontarnos más allá de la antigüedad, cuando los romanos lanzaban aves al cielo desde el Capitolio para que llevaran sus buenos deseos a los confines del Imperio.

El 1 de enero de cada año, la liturgia de la misa retoma la bendición de Dios sobre Aarón de hace más de tres mil años, que termina el oficio litúrgico:

El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz (Nm 6, 24-26)

En el texto original, la triple invocación del nombre de Dios, asegura a Israel la presencia del Dios de la Alianza, fuente de toda bendición.

Cuando bendecimos personalmente a alguien, nuestras palabras deberían expresar esta ternura maternal de Dios sobre nosotros. Esa bendición sigue de actualidad hasta el final de los tiempos.


COUPLE

Te puede interesar:
9 maneras de decir «te quiero»

Por Raphaëlle Simon

Tags:
amoraño nuevodeseodinerosalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más