Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEstilo de vida
line break icon

Pareja: el tono empleado es tan importante como las palabras

COUPLE

Shutterstock

<b>1. Cuando comienza la armadura a torcerse.</b><p> - Pequeñas diferencias comienzan a molestarte <p> - Comienza el diálogo interno de cómo tu cónyuge no es lo que esperabas <p> Antes, hasta el ruido que hacía al masticar te parecía una hermosa melodía. Y hoy no toleras ni su respirar. Si te pide que le sirvas la comida o que le cambies el foco piensas: “¡Inútil! ¿Acaso tú no puedes hacerlo?”. <p> Si estás en esta etapa necesitas hacer un parón y reflexionar: ¿Qué me está pasando? ¿Por qué me está irritando tanto? ¿Qué me está molestado? <p> Puede ser que tu cónyuge no sea lo que esperabas. Pero ¿acaso tú si eres lo que él/ella esperaba? <p> Necesitamos vivir en la caridad y con los pies en la tierra: si se casaron fue por algo, porque son pareja, es decir, iguales… o por lo menos muy parecidos.

Edifa - publicado el 23/12/20

Todo lo que decimos tiene una tonalidad afectiva: dulzura o intolerancia, respeto o deseo de convencer… Por eso es muy importante prestar atención al tono que empleamos con los demás, sobre todo con un cónyuge.

“Ya no puedo soportar la forma en que me habla mi marido”, me dijo un día una madre de familia. En efecto, es impresionante constatar hasta qué punto el tono empleado para dar nuestra opinión tiene importancia en la vida familiar.

Muchísimas disputas se ven alimentadas, precisamente, por el tono. He podido observar a dos cónyuges que, teniendo la misma opinión, peleaban: uno hablaba con agresividad y el otro escuchaba lo contrario de lo que quería decir.

Todo esto demuestra que las palabras más oportunas serán rechazadas si se expresan con un tono agresivo o sarcástico. Como caricatura, digamos que si un cónyuge dice con tono agresivo que 2 y 2 son 4, el otro podrá responder: “¡Eso no es así!”. En cambio, si sostiene con amabilidad y dulzura que 2 y 2 son 5, ¡el otro sería incluso capaz de admitirlo!

Las palabras tienen color afectivo

Cuando hay que decir algo incómodo o penoso, es todo un arte encontrar el tono adecuado para que el destinatario no lo perciba como un reproche sino como una corrección bondadosa.

Al hablar con alguien, lo primero que percibe el interlocutor no es el contenido del mensaje, sino el tono que lo acompaña. Porque toda palabra tiene un color afectivo: dulzura o intolerancia, respeto o deseo de convencer… Y es el tono empleado lo que podrá lograr la admisión o el rechazo de lo que se afirma.

Esto se pone de manifiesto con los niños pequeños. Si su madre le dice con tono enervado: “¡No soy tu criada para ir recogiendo tu cuchara cada vez que la tiras!”, es posible que el niño no conozca todavía la palabra “criada”, pero sin duda ha comprendido perfectamente que su madre se enfada cuando hace eso. Descodifica el tono y no el sentido exacto de las palabras.

“¡Bienaventurados los mansos!”

Desde muy pequeño, el niño está marcado por el clima familiar: sin duda necesita firmeza, pero también y sobre todo un entorno de palabras tranquilizadoras que transmitan dulzura y amor. Y lo mismo pasa incluso cuando es más grande. Una niña de 8 años decía: “Hay que ver, mamá, que la gente te ve así de joven y guapa y no tiene ni idea de cómo te pones cuando gritas”.

Lo que es cierto en la relación con los niños también lo es para la relación con nuestra pareja. La agresividad envenena la vida conyugal.Si en la pareja uno de los cónyuges grita por nada, quizás es porque hay un dolor más profundo que convendría detectar.

Entonces cabría decir simplemente: “A menudo nos equivocamos en la forma de tener razón”.

En definitiva, nunca hay que olvidar: “¡Bienaventurados los mansos!”, porque hay dulzuras que desarman a las agresividades más tenaces.

Denis Sonet




Te puede interesar:
Guía para lograr cada día esos imprescindibles 15 minutos de hablar en pareja

Tags:
amor de pareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más