Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Y si tu ambición se convirtiera en un punto fuerte?

Shutterstock

Edifa - publicado el 20/12/20

Sí, la ambición puede ser una fortaleza, pero a condición de que se use para el bien.

La ambición es un punto fuerte. ¿No me crees? Lo diré de otra manera: “Es necesario que nuestra ambición nos sirva para aumentar no nuestro tener, sino nuestro ser”. No es fácil de entender, es cierto. Espera un poco y verás que lo comprendes.

La ambición no es mala en sí

El tener es todo lo que poseemos: ropa, juguetes, libros, música, material deportivo, dinero… Pero también es lo que hace que tengamos un cierto lugar en la sociedad: nuestro nombre, nuestros éxitos pasados, nuestros diplomas académicos o deportivos, nuestra imagen, en definitiva.

El ser es aquello que hay más allá: nuestra inteligencia, nuestra cultura, los afectos (los que hay hacia nosotros y los que tenemos por los demás), nuestro impulso hacia lo verdadero, lo hermoso, lo bueno, nuestros esfuerzos sobre nosotros mismos para ser mejores, nuestro amor por el Señor que espera algo de nosotros…

Aparentemente, ¿estamos lejos de la caracterología? Pero estamos cerca de ella, porque nuestra ambición natural, esa forma innata de ser que pertenece a nuestro carácter, puede dirigirse hacia el tener (podemos ganar mucho dinero, podemos convertirnos en campeones del mundo) o dirigirse hacia el ser (queremos vencer la envidia que sentimos hacia un amigo).

Y los dos aspectos a menudo están mezclados: queremos aumentar nuestro tener para desarrollar nuestro ser. Por ejemplo: queremos aprender un idioma extranjero exótico (eso aumentará nuestro tener con un diploma muy raro) para poder trabajar casi gratuitamente con personas que hablen esa lengua (nuestro ser se extenderá en el don generoso de nosotros mismos).

Así que la ambición no es mala en sí. Se vuelve mala cuando se reduce a la codicia (en su carácter primario) que quiere acumular cada vez más bienes, o a la avaricia (en su carácter secundario) que no quiere dar ni compartir nada.

Marie-Madeleine Martinie

Tags:
ambición
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más