Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Por qué un niño necesita ánimos para crecer?

PLAYING

Shutterstock | fizkes

Edifa - publicado el 20/12/20

Para madurar y progresar, todos los niños necesitan ánimos. Pero ¿cómo valorar sus cualidades sin inflar demasiado su ego?

Desde los primeros meses de vida, el niño pequeño necesita sentir la confianza de sus padres. La alegría y el orgullo con los que reciben el menor de sus progresos –ya sea sostener la cuchara o atreverse con los primeros pasos– son poderosos estimulantes que le dan gran seguridad y le invitan a ir aún más lejos. Así es como podrá crecer. Constantemente buscará en la mirada de sus padres la confianza que le motiva a perseverar en el esfuerzo, que le da ganas de convertirse en adulto y que le permite, llegado el momento, levantar el vuelo. Pero no hay que olvidar que animar con propiedad es animar en la verdad.

Aunque es malo insistir en los límites del niño,no es mejor mantenerlo en la ilusión de que lo sabe todo y lo puede todo. En un primer momento, quizás eso le dé confianza en sí mismo pero, tarde o temprano, se percatará del engaño y llegará a dudar inevitablemente de sí mismo y de los demás.

Dios le ha confiado unos talentos que lo convierten en una persona irreemplazable, ¡ahí está su valía! Son esos talentos los que hay que ayudarle a conocer y a hacer fructificar. Un niño es un secreto que Dios desvela poco a poco a sus padres.

Para estimular de verdad, hay que plantear exigencias. El objetivo de los ánimos no es agradar al niño o a los padres. El objetivo es ayudarle a madurar. Y, para ello, el niño necesita que la confianza de los padres se exprese sin demagogia.

Saber graduar las exigencias

Motivar no consiste en complacerse en la enumeración de las cualidades de un niño. Motivar es ofrecer los referentes que le permitirán dar lo mejor de sí mismo. Por tanto, es recurrir a la autoridad de padres sin olvidar nunca que la cualidad primera de quien ejerce la autoridad es amar a quienes se les han confiado, no para imponerles una visión de las cosas, sino para estar al servicio de su crecimiento y su madurez.

Hay que saber graduar las exigencias e intentar discernir en qué puntos deben centrarse. Si colocamos el listón demasiado alto, si intentamos combatir en todos los frentes a la vez, nos arriesgamos a generar desaliento. No hay que exigir demasiado al niño, sino pedirle lo suficiente como para que vaya hasta el límite de sus posibilidades en todos los ámbitos.

Eso implica respetar quién es profundamente sin intentar adecuarlo a los sueños parentales de un hijo ideal. Al mismo tiempo, no hay que contentarse con las cosas a medio hacer ni inventar excusas demasiado fáciles para el niño. Hay que asumir el riesgo de verle equivocarse, caer, soportar el fracaso. Hay que resistir la tentación de actuar en su lugar y asumir las responsabilidades que le corresponden al niño o niña.

Dios nos anima siempre, nunca nos adula. Nos ama demasiado como para permitir que vegetemos en una tranquila mediocridad. En su misericordia, Él nos revela nuestra belleza, pero nos muestra también nuestro pecado. Su amor es exigente. No pierde nunca la paciencia ante nuestras caídas, nuestras reticencias, nuestras negativas, pero no se contenta con medias tintas. Incansablemente, Él nos llama a amar más.

Christine Ponsard


LITTLE BOY,TANTRUM

Te puede interesar:
¿Qué se esconde detrás de un niño «difícil»?


SUPERHERO

Te puede interesar:
Los valores que las películas de superhéroes aportan a los niños

Tags:
educaciónniños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más