Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEstilo de vida
line break icon

Cuatro cosas que conviene saber para dar confianza a los hijos

Lopolo - Shutterstock

Edifa - publicado el 12/12/20

La confianza es clave para desarrollar la autoestima de niños y mayores. Como padres ayudar a nuestros hijos.

La confianza se construye a través de los vínculos que se tejen con los demás y a través de las experiencias que se viven. Estas cuatro ideas te ayudarán a infundir y dar confianza a los hijos. Y es que la confianza es una de las competencias más importantes de la educación.

La confianza anima

Cuántos padres y educadores piensan que, para animar a un niño, para estimularlo, hay que mostrarle sus fracasos, castigarle, reñirle… cuando lo único que se consigue con más frecuencia son problemas.

Toca hacer lo contrario. Cuando el pequeño se cae con sus primeros pasos conviene decirle un alegre “¡bravo!”, “¡tú puedes!”. Cuando el torpe rompe un plato puede ayudarle que reciba una sonrisa de agradecimiento por el servicio que pretendía prestar. Cuando tienes dificultades escolares hay que destacar el progreso hecho…

La confianza es contagiosa

Para que nuestros hijos tengan confianza en sí mismos, comencemos por tener confianza en nosotros y, sobre todo, en nuestra propia capacidad para ser buenos padres.

Cuando comparamos quienes querríamos ser con quienes somos en realidad, nos sentimos por debajo de todo. ¡Todos soñamos con ser padres perfectos! Pero los padres perfectos no existen y nuestros hijos no podrían tener mejores padres que nosotros, porque el Señor nos eligió a nosotros para serlo.

Y aunque Él conoce nuestros límites y nuestro pecado, conoce también mejor que cualquiera todos los talentos que tenemos y las gracias que nos son dadas para cumplir nuestra misión de educadores cristianos.

La confianza es una actitud exigente

La confianza es exigente tanto para quien la da como para quien disfruta de ella. Mostrar confianza en un niño no consiste en dejarle actuar de cualquier modo: “Haz lo que te parezca, yo me lavo las manos”.

Más bien, es establecer un pacto con él: “Espero algo de ti: sé que eres capaz de hacerlo y puedes contar conmigo para ayudarte”.

Esta doble certeza –puedo hacerlo bien y mis padres están a mi lado– es un poderoso motor que permite al niño progresar continuamente.

La confianza debe ser medida y progresiva.

Desde su nacimiento, el niño pequeño necesita sentir que tenemos confianza en él. ¡Pero no podemos otorgar la misma confianza a un bebé de pocos meses que a un adolescente de 15 años!

Si nuestra confianza no está adaptada a las posibilidades reales del niño, lo aplastará en vez de ayudarle a crecer. Juliette, de 12 años, es muy capaz de vigilar a sus hermanos y hermanas más pequeños; sin embargo, sus padres todavía no le confían esta responsabilidad de noche, porque saben que tiene un carácter ansioso.


TALK

Te puede interesar:
Adolescentes con responsabilidades: ¿existen?

Aunque la confianza puede obrar maravillas, el miedo a decepcionar puede generar catástrofes: tener demasiada confianza equivale a exigir demasiado. Si ponemos el listón demasiado alto, nuestros niños se negarán a saltar.

La confianza se da y se devuelve

La confianza no es un “todo o nada”. A un hijo que nos ha mentido gravemente, estamos tentados de decirle: “Ya no confiamos más en ti”. Habría que añadir: “Depende de ti recuperar nuestra confianza”. El capital confianza no es como una cuenta bancaria, es inagotable… ¡o debería serlo!

Cuando no podamos fiarnos de un niño con respecto a algún asunto (porque miente, porque es olvidadizo o torpe, porque no domina sus rabietas, etc.), pongamos en valor los ámbitos en los que sí podemos contar con él. Siempre hay alguno, incluso en el más difícil de los niños o el más rebelde de los adolescentes.

Establezcamos un clima de confianza alrededor de nuestros hijos. Necesitan que confiemos en ellos, pero también en quienes les rodean, quienes se ocupan de ellos en algún ámbito: docentes, catequistas, educadores, abuelos, tíos, amigos, etc.

Cierto, conviene estar atentos y no confiar a nuestros hijos a cualquiera; cierto, dar nuestra confianza –a los docentes, por ejemplo– no consiste en descargar sobre ellos toda la responsabilidad educativa. ¡Pero no pasemos todo por el tamiz de la sospecha! La vigilancia debe ir de la mano de la benevolencia. ¡Si no, los niños son los primeros en sufrir por ello!

Dios tiene confianza en nosotros: ¿lo sabemos lo suficiente? Si Él no nos hiciera capaces de hacer lo mejor, no nos lo pediría. Y este “mejor” consiste, primero, en dejarnos amar por Él, incondicionalmente, tal y como somos. Este “mejor” consiste en poner toda nuestra confianza en Él para todo y para siempre.

Christine Ponsard

Tags:
autoestimaeducaciónhijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más