Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEstilo de vida
line break icon

Ira: ¿Sientes cómo te sube el enfado?

ZŁOŚĆ

My Ocean Production | Shutterstock

Edifa - publicado el 06/12/20

¿Eres como una “olla a presión” cuando te enfadas? ¿Te cuesta controlar al ira?

Si expresas tu ira, explotará. Si no la canalizas, se transformará en odio. Pero si la colocas bajo la protección de Dios, la cólera se convertirá en una fuerza al servicio de la vida y de la justicia.

Séneca, Aristóteles, Plutarco, Cicerón, san Agustín, santo Tomás de Aquino, Montaigne… todos disertaron, debatieron y detestaron tanto como defendieron esta pasión.

Los Antiguos creían que la ira residía en el fondo de nuestras entrañas, entre el hígado y los intestinos. Cólera viene del latín ira, emparentada con la palabra hira, que significa vísceras, intestinos, entrañas.

¿Quién no ha experimentado nunca ese vivo y repentino ardor interior que le enciende las tripas, le revuelve el estómago y le brota impetuosamente por la boca? “Es visceral”, decimos.

Sí, ciertamente, la cólera es el grito de nuestras entrañas. No es de extrañar, entonces, que la palabra coincida con la de la enfermedad cólera, que literalmente significa “vomitar la bilis”.

El airado y el bilioso son una y la misma persona. “¡No me alteres la bilis, que te conozco!”, renegábamos antes. La analogía con este líquido amargo amarillo verdoso, producido por el hígado y almacenado en la vesícula biliar, es muy instructiva si nos tomamos la molestia de abrir un buen manual viejo de biología.

En nuestro organismo, la bilis desempeña una doble función: evacúa nuestros desechos y actúa como un detergente en nuestro estómago. Resumiendo, nos limpia de arriba abajo. Como nuestros enfados.

El efecto “olla a presión”

No son difíciles de identificar. Dos minutos. Ese es el tiempo máximo que necesitarás para recordar la última vez que “perdiste los estribos” o que alguna otra persona tuvo un acceso de cólera. No más.

Nuestros enfados rara vez pasan desapercibidos. Tienen necesidad de mostrarse, en todas las acepciones de la palabra (cinco), para existir. De lo contrario, serían inútiles.

La alegría, el miedo, la tristeza pueden ser interiores. Imperceptibles. La cólera, no. Incluso cuando se reprime, vuelve a salir tarde o temprano. Es el efecto “olla a presión”.

Su marca de la casa es impactar. ¿Quién no conserva el recuerdo de algún abuelo furibundo que puso en su sitio a los refunfuñones de turno? ¿O de ese colega al que se le calentó la sangre en un lugar público? Las paredes tiemblan todavía… En este género, nuestros pequeñines son unos especialistas.

De todos es sabido que a los niños les encanta la ira. Siempre tienen alguna rabieta bajo la manga: por la mañana antes de ir al colegio, por la noche antes de acostarse, el domingo en la iglesia cuando todo el mundo está en silencio…

Esta expresión de la cólera es necesaria. Es una válvula de escape de nuestros estados del alma, de nuestras frustraciones, de nuestros deseos, de nuestras decepciones…

En resumen, todos necesitamos desahogarnos y sacar toda nuestra… ¡bilis!

“Esto permite que cada uno defina sus límites y su identidad. Dice ‘no’ a lo que no nos conviene”, explica la psicoterapeuta Isabelle Filliozat.

Inseparable de la razón

Sin embargo, no todos nuestros enfados son buenos. No habría que confundir la ira movida por la reparación de una injusticia y los arrebatos de cólera, que son una reacción emocional violenta sin razón válida.

Aristóteles fue uno de los primeros en crear los criterios de una cólera justa. 

La ira en sí no es moral o inmoral, sino el uso que se hace de ella”

La cólera es inseparable de la razón. Sin razón, esta pasión se volvería loca, y nosotros con ella.

San Gregorioinsiste en este punto sobre la ira:

Que, como una esclava dispuesta a obedecer, nunca deje de ir detrás de la razón”.

Santo Tomás de Aquino coincide:

Es loable airarse conforme a la razón recta”.

Ejercicio muy difícil para esta razón cuyo papel, prosigue Aristóteles, consiste en valorar las condiciones en las que la ira puede ejercerse:

“Le corresponde juzgar su oportunidad, su intensidad, su frecuencia; decidir si, por ejemplo, nos airamos en el momento que conviene, por motivos válidos, contra personas que lo merecen, por fines y en circunstancias satisfactorias”.

Cuando se sabe que se tarda doce milésimas de segundo en reaccionar emocionalmente y el doble de tiempo en evaluar una situación desde un punto de vista racional, el margen de mejora a la hora de racionalizar nuestra ira es considerable.

Incluso cuando apuntare a una causa justa, nuestra cólera no estaría más carente de falta si cae en uno u otro de estos dos escollos: el exceso y el laxismo.

Por exceso, nuestra ira se vuelve viciada si causa disputa, indignación, si se busca para obtener clamor para uno mismo, si conduce a la blasfemia o a la contumelia (palabra o acción que atenta contra el amor propio de una persona). En este sentido, está considerada como uno de los siete pecados capitales.

Por el contrario, “el que no se irrita teniendo motivo comete pecado”, según afirmasan Juan Crisóstomo, “porque la paciencia irracional siembra vicios, alimenta la negligencia e invita al mal, no sólo a los malos, sino también a los buenos”.

Cuando la ira se convierte en servicio para uno y para los demás

Nuestra razón no será siempre suficiente para dominar nuestra irascibilidad. Nuestra cólera deberá también ser pasada por el fuego del Espíritu y de la fe para ser librada de sus impurezas.

Es lo que la pensadora protestante Lytta Basset denomina como cólera santa, es decir, la lucha justa por la vida de los demás y la nuestra.

Puede ser, por ejemplo, decir “Me niego” en determinada circunstancia, o incluso mantener una elección o un proyecto que consideramos justo y necesario para el bien común.

Orientada hacia la justicia, esta cólera san(t)a “hace acceder al ser humano a su núcleo duro, a esa semilla indestructible de la Vida en él: algo que resiste en el fondo y algo emparentado con Dios”. La cólera se convierte en servicio para uno y para los demás, y no en una sevicia.

Sin embargo, esta conversión de la cólera, potencialmente destructiva, en esta fuerza de vida, solo es posible si aceptamos abandonarnos, con nuestra ira, entre las manos de nuestro Creador. Y renunciar a todo deseo de venganza.

La confrontación antes que la indiferencia

“A Dios no le altera ninguna pasión”, nos dice san Agustín.“La ira de Dios no es para Él una alteración del alma, sino el juicio que inflige una pena al pecado”.

“Una cólera santa es una cólera que se ha depositado en Aquel que no renuncia nunca a que se haga justicia (…). Si ha renunciado a apropiarse de la cólera de Dios, es que consintió el ‘camino para que llegue la espada’: es el Señor quien juzgará a su pueblo”. No nosotros.

San Pablo nos anima a ello:

“Queridos míos, no hagan justicia por sus propias manos, antes bien, den lugar a la ira de Dios. Porque está escrito: Yo castigaré. Yo daré la retribución, dice el Señor” (Rm 12,19).

Pasar nuestra ira por el fuego de la santidad es también negarnos a romper la relación con el prójimo. Es preferir la confrontación a la indiferencia. “Si me enfado con mi hermano, es que creo un mínimo en su humanidad, es decir, en su capacidad para progresar”, escribe Lytta Basset.

Este vínculo mantenido incluso en la tempestad es el único que conduce al perdón.

“Si se enojan, no se dejen arrastrar al pecado ni permitan que la noche los sorprenda enojados”, escribe san Pablo (Ef 4,26).

Más que una técnica de regreso a la calma, nuestra época haría mejor en enseñar una ética, la de la mansedumbre, auténtica “moderadora” de nuestra ira.

Antoine Pasquier

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más