Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 29 julio |
Santa Marta
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo fomentar la autonomía de tu hijo sin atosigarlo?

Child; laces; shoes; autonomy

© Juice Flair I Shutterstock

Edifa - publicado el 29/11/20

Educar es enseñar a nuestros hijos a ser cada día más autónomos. Pero cuidado, la autonomía de un hijo se logra si se respeta su ritmo de desarrollo.

¿El niño modelo versión siglo XXI? ¡Avispado, autónomo, cada vez más rápido y cada vez más pronto! Pero no hay que olvidar que la autonomía, valor educativo cardinal, debe respetar el ritmo de cada uno.

“Mi hijo es muy autónomo, ¡escoge sus películas o sus lecturas y se acuesta solo de noche!”, anuncia orgullosa Adèle, madre de Gaspard, de 4 años.

“El objetivo de este año será hacerlos autónomos”, escuchamos también durante las reuniones de la vuelta al cole, esas en las que se nos da la hoja de ruta escolar de nuestro hijo para los próximos diez meses.

Y entonces piensas en tu hombrecito o mujercita de 7 años que lucha por atarse los zapatos después de la clase de gimnasia, culpable de facto de un crimen contra la autonomía.

Autonomía, ¿primer objetivo?

Hace más de cuarenta años que el discurso sobre la educación coloca la autonomía en el primer lugar de todos los objetivos educativos y que los padres se esfuerzan por hacer autónomos a sus hijos. Así que, este año o el siguiente, no hay motivo para que la cosa cambie, la autonomía encabezará los objetivos para nuestros pocos millones de niños.

Basta para convencerse de ello con echar un vistazo a las revistas de educación: ¡no hay piedad con los no autónomos! Una idea que parece, además, del todo natural a los padres: “Nuestros hijos se enfrentan a un mundo complejo, deben saber arreglárselas solos cuanto antes”, confiesa una madre.

Pero ¿y si la famosa autonomía se estuviera convirtiendo en la tapadera de nuestro individualismo? “Avispado, autónomo”: el niño modelo versión siglo XXI se define así. Todo lo contrario de las realidades naturales.

El niño autónomo es un niño en quien se tiene confianza

Al igual que los más ancianos de los que nuestra sociedad hiperactiva teme depender, los más jóvenes, por su parte, reciben la orden de no instalarse durante mucho tiempo en ese estado propio de su joven edad. Y sin embargo, es en este vínculo de interdependencia donde se construye la relación madre-hijo.

Es esta proximidad íntima la que marca el materialismo y define sus primeros años por la palabra seguridad. Porque la seguridad de mañana crece en la dependencia de hoy. Una dependencia de la que el niño solo puede salir por etapas. Si se quiere quemar esas etapas, se corre el riesgo de hacer a los jóvenes pesimistas y tristes. Entonces, autónomos, ¿para qué?

¿Por qué no poner las cosas en su lugar en la realidad familiar, ajustándose al ritmo de los niños, a sus necesidades y sus posibilidades propias? Incluso si esto significa revisar algunas exigencias a la baja y distanciarse de las normas anunciadas: 7 años para los cordones, 8 para ir a comprar el pan a la esquina de la calle…

Fíjate qué hace tu hijo

Si tu hijo no se ajusta a los moldes, fíjate en todo lo que es capaz de hacer y que no figura en ningún manual de educación. ¿Lee un cuento a su hermana antes de dormir? ¿Maneja el humor como nadie? ¿Hace juegos de palabras? ¿Consuela a sus amigos? La inteligencia afectiva, el sentido de la relación, esta capacidad de participar de la vida familiar: hay muchas señales de que nuestros hijos crecen a su ritmo en la familia.

Señales también de ese aliento que Dios pone en cada uno y que marca su singularidad. En última instancia, es importante construir con nuestros hijos una relación de confianza y de conciencia recíproca, la única fuente de auténtica autonomía. ¡Y tanto peor por los cordones!

Anne Gavini


MOTHER

Te puede interesar:
Padres controladores, hijos sin autoestima y poco resolutivos

Tags:
autonomíadesarrolloeducaciónhijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más