Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 26 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué hacer si un hijo adolescente se desvía de Dios?

MOTHER AND DAUGHTER ADVICE

Shutterstock

Edifa - publicado el 20/11/20

¿Su hijo o hija adolescente ya no quiere rezar más con ustedes y protesta cada vez que hay que ir a misa? Que no cunda el pánico, eso no quiere decir que haya perdido la fe. Hay varios trucos para mantener su interés por el Señor

Es bastante frecuente que los adolescentes refunfuñen a la hora de rezar en familia y de ir a misa. ¿Cómo reaccionar entonces?

En primer lugar permanezcamos tranquilos y vigilantes. Estas rebeliones adolescentes no tienen nada de sistemático, aunque sí son muy normales.

Y son a la vez una buena señal (está bien que maduren, aunque hagan aguas por algunos sitios) y una luz de alerta: no es tan fácil pasar de una piedad de niño, muy ligada a la de los padres, a una fe de adulto.

En cierta manera, la adolescencia es la edad del “todo o nada”. Por supuesto, la realidad tiene más matices. Sin embargo, hay que decir que la adolescencia marca una etapa decisiva en la vida espiritual.




Te puede interesar:
¿Jesús? ¡También él fue adolescente!

Escuchar y observar con atención

Desde hace algún tiempo, ¿su hijo manifiesta una hostilidad abierta hacia el momento de la oración familiar? ¿Pone mala cara, se burla, se niega a participar…?

Pero ¿se niega a rezar… o a rezar en familia? ¡Porque para nada es lo mismo!

¡Cuántos adolescentes se sienten de repente avergonzados de rezar junto a sus allegados! Tras haber perdido la sencillez de la infancia, se ven bloqueados por una especie de pudor que no tiene nada que ver con la impiedad.

Mark Nazh | Shutterstock

Por la misma razón, pueden sacar las uñas si toca ir a misa con toda su tribu y prefieren sentarse en el otro extremo de la iglesia.

Aceptemos que su vida espiritual se nos escapa cada vez más. Cuando eran pequeños, rezaban sobre nuestro regazo, les guiábamos por los caminos de la fe y recibíamos con fascinación sus confidencias.

Pero, al crecer, se callan, como si cerraran la puerta de un jardín al que ya no tendríamos acceso; y si entreabren esa puerta es, con mayor frecuencia, para otras personas: amigos, sacerdotes, jefes scout, profesores u otros educadores.

De ahí la importancia de la elección de los centros educativos, de los movimientos juveniles y de las actividades de ocio.


SOCIAL

Te puede interesar:
Instagram, Snapchat, TikTok… ¿Hay que vigilar a nuestros adolescentes en redes sociales?

Libertad y responsabilidad

La educación de los adolescentes no está terminada. Ofrezcamos algunos referentes firmes, como estos santos:

Respetar su fe personal no impide en absoluto plantear exigencias externas que, en el ámbito de la vida espiritual igual que en los demás, son como barandillas para guiar y proteger su libertad aún frágil.

Por ejemplo, obligar a un joven a ir a misa es enseñarle que la lealtad –en este caso, la lealtad a su bautismo (y a su profesión de fe)– supone que no sigamos nuestros deseos del momento, sino que nos obliguemos circunstancialmente a hacer alguna cosa que quizás no nos motive mucho.

Y esto es ayudarles a perseverar. ¿Que le asqueará hacerlo? Puede ser. Pero eso también puede hacerle pasar una etapa difícil de la que saldrá más fuerte en su fe.

Hay muchos testimonios que van en este sentido: adolescentes que protestaban todos los domingos y que, una vez adultos, están llenos de reconocimiento hacia sus padres porque no les dejaron caer. Facilitémosles la tarea.




Te puede interesar:
¿Deberíamos obligar a nuestro hijo a ir a misa?

Así que, en lo que concierne a la misa, demos preferencia a las iglesias que ellos prefieran. Ya tendrán tiempo de descubrir, más adelante, que el valor de una misa no se mide por la calidad de los cantos, ni siquiera de la homilía.

Algunas responsabilidades pueden ayudar al adolescente a acudir a misa sin demasiada mala gana: ocuparse de un niño pequeño, supervisar a los monaguillos, tocar un instrumento musical, participar en la coral, hacer una lectura…

READING
Marko Vombergar-ALETEIA

En este sentido haría falta también que nuestras comunidades parroquiales dejaran que los jóvenes ocuparan de verdad su lugar (en los equipos litúrgicos, por ejemplo), ¡porque este no es siempre el caso!

Quizás lo más importante

Seamos coherentes: ¿Cómo exigir a nuestros hijos que vayan a misa si nosotros mismos no vamos o solamente lo hacemos de vez en cuando?

¿Cómo animarles a participar en las actividades de la capellanía si, en el fondo, damos más importancia a sus resultados escolares que a su progresión espiritual?

¿Y cómo hacer creíble nuestra alegría de verles madurar si expresamos solamente las inquietudes y los reproches?

Pues Jesús nos lo indicó: hay que sembrar el grano pero sin volver continuamente para ver si ha comenzado a germinar, porque nos arriesgamos a destruir la planta. Así que dejemos tranquilo al grano: Dios es más fuerte.


Father and sun relationship

Te puede interesar:
Las palabras que los adolescentes necesitan recibir

Por Christine Ponsard

Tags:
educaciónpadres e hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más