Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo ayudar a un ser querido a desengancharse de la pornografía?

LAPTOP

Shutterstock | TheVisualsYouNeed

Benito Rodríguez - publicado el 13/11/20

Dejar el porno no es fácil pero se puede lograr. Ayudar a quien está atrapado por la pornografía a salir de sus garras es posible. Te explicamos cómo.

Cuando la industria del porno te atrapa, te convierte en su esclavo y es muy difícil dejar su consumo. “Se adueñan de estas personas, no controlan”, dicen los psicólogos expertos en Sexología Clínica y Salud Sexual.

El problema es que el consumo de pornografía tiene un “efecto escalada” y cada vez van necesitando más. ¿Qué hacer si conocemos a alguien que ha caído en sus garras?

Sacarle no es fácil, pero se le puede ayudar. Aunque cada caso es particular siempre se debe comenzar por el mismo paso: hacer ver al afectado que tiene un problema y por qué le va a compensar dejar de consumir pornografía.

El doctor Alejandro Villenaestablece como condición fundamental, “que la persona adicta quiera dejarlo”.

Existen tres tipos de pacientes:

  1. Los que se sienten presos de la adicción y quieren dejarlo, pero no saben cómo.
  2. Otros no saben que son adictos.
  3. Lo sabe pero no quiere dejarlo. “Acuden al porno para buscar un equilibro que deberían tener mediante indicadores sanos”.

La pregunta clave

Formular en confianza la siguiente pregunta es una buena manera de que el afectado piense su situación:

¿Puedo estar una semana sin pornografía?

Sólo con esa cuestión, el doctor Villena ha comprobado en numerosos casos que la persona descubra su adicción.

Se puede repasar entonces con qué frecuencia consume porno y hasta los impulsos que le llevan a buscarlo. A partir de ahí se le puede instar a interrogarse:

  • ¿Cuánto porno veo?
  • ¿Cómo afecta a mi vida?
  • Y una pregunta clave: “¿Soy capaz de dejarlo?”.

Hacer ver los problemas del porno y los beneficios de dejarlo

Tanto como para el que descubre su adicción como para quien no tiene interés en dejarla, lo importante es que tome conciencia del peligro que entraña este tipo de contenidos y –sobretodo- las ventajas que va a encontrar si lo deja.

Quien busca porno lo hace porque encuentra un beneficio real (como un placer inmediato o una evasión ante otro tipo de problemas). Pero no ve los perjuicios, que son muchos y graves: desde una concepción de la sexualidad completamente irreal hasta la búsqueda de porno más duro (incluso a veces pornografía infantil), pasando por lo que llaman “dismorfobia erórita” o deformación de la belleza, la disociación de la parte afectiva del sexo y la banalización de la violencia sexual.

Las consecuencias son muy diferentes en función de la edad y la fase de la vida:

  • fracasos matrimoniales,
  • obsesiones,
  • síndrome de abstinencia,
  • imposibilidad de alcanzar el orgasmo, etc.

Y en positivo, ayudarle a descubrir que una concepción de la sexualidad como algo relacionado con lo afectivo es más real, placentero y edificante. Liberarse de la pornografía es retomar la libertad de tu vida.

Hablar claro, darle información correcta y acudir a un especialista

Para muchos, la pornografía sigue siendo un tema tabú o con muchos prejuicios.

Para otros, es una manifestación de la libertad: “Que cada uno haga lo que quiera”. Pero la libertad no puede ir separada de la responsabilidad. Se ha pasado quizás de unas décadas de mayor represión en cuestiones sexuales a todo lo opuesto.

Los profesionales insisten en que cualquier opinión sobre sexualidad es respetable, pero no cualquier opinión es igual que un criterio de salud clínico. Los estudios en este campo de la Psiquiatría reflejan que estamos ante un problema grave que afecta profundamente a la persona.

El doctor Villegas sostiene que “uno de los grandes problemas es que no hay conciencia social de que el consumo de pornografía es dañino” y no se educa a los jóvenes en un modelo sano de sexualidad.

Por eso recomiendan hablar claro y apoyarse en los estudios clínicos.

A cada uno en su fase. Por ejemplo, hay talleres médicamente testados con niños de 10 años que empiezan a conocer su sexualidad. Un juego con preguntas como: ¿la sexualidad es íntima o pública? A través de los libros puedes ayudarle a distinguir imágenes buenas y malas.

Cuando van creciendo recomiendan hablarles abiertamente del tema, para que diferencien con nitidez lo que “nos venden” y qué es realmente la sexualidad, con todas sus dimensiones.

En el matrimonio, preguntar directamente cómo afecta a la relación, hablar si se ha despersonalizado el sexo y si se intenta imitar lo que se ve en los contenidos pornográficos.

Además conviene recomendar buenos libros, vídeos y cursos enfocados a ayudar al adicto. La web www.daleunavuelta.org hace una gran labor de formación e información. Este vídeo, por ejemplo, es el primero de una serie de esta web orientada a quien quiere dejar el porno.

El siguiente paso es recomendar un especialista salud sexual. Cada vez hay más profesionales dedicados a este problema dentro de la Psicología.

Ayudar a elaborar un mapa de la adicción

Esta parte puede comenzar a hacerse desde la cercanía con el afectado pero se debe desarrollar plenamente con el profesional.

Hay que ayudarle a identificar los detonantes y los desencadenantes. Descifrar en qué lugares y circunstancias se consume pornografía, y por qué, qué se busca, qué se asocia.

Con toda esa información, se podrá establecer una estrategia de actuación o un tratamiento. Es posible que los doctores puedan encontrar a veces otros elementos psicológicos debajo de la adicción que también necesitan tratamiento.


TEENAGER

Te puede interesar:
¿Cómo acceden los niños a la pornografía en internet?




Te puede interesar:
Cómo luchar contra el daño que provoca la pornografía


REGGAETON

Te puede interesar:
El Reggaeton es pornografía auditiva y sus videos abuso sexual

Tags:
pornografiasexo en la red
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más