Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es normal confesar siempre los mismos pecados?

CONFESSION

Sebastien Desarmaux | GoDong

Edifa - publicado el 07/11/20

A veces nos desanima confesarnos al pensar que repetiremos los mismos pecados. Sin embargo, la confesión repetida de las mismas faltas presenta muchas ventajas

Una persona se quejaba a un sacerdote de “cometer siempre los mismos pecados”. El sacerdote le respondió con humor: “¡Pues espero que no tengas ganas de cometer otros nuevos!”.

Y es que, en efecto, ya es una gracia lograr no agravar nuestra situación con nuevos comportamientos pecaminosos. Pero ¿de qué sirve confesarse cuando repetimos siempre los mismos pecados?

Un sacramento que pretende ser “pedagógico”

La confesión no es un acto jurídico, una forma de “saldar cuentas” con el buen Dios y con uno mismo. El sacramento de la reconciliación es una oportunidad privilegiada de experimentar la misericordia del Padre hacia nosotros.

Godong/Photononstop via AFP

Es un canal de gracia, la vida divina nos es transmitida a través incluso de las heridas del alma que presentamos al perdón de Dios.

Este sacramento pretende ser también “pedagógico”, como decía Benedicto XVI. Nos permite entrar en un conocimiento más íntimo del corazón de Dios: el Padre de misericordia nunca se cansa de perdonar.

Esta misericordia de Dios no es un sentimiento, por “bueno” que sea, sino “la verdadera fuerza que puede salvar al hombre y al mundo del cáncer del pecado”, en palabras del papa Francisco.

¡Fascinación, acción de gracia y júbilo ante una revelación así del amor personal de Dios por cada uno!




Te puede interesar:
Papa: Dios no se cansa nunca de perdonar

Reconozcámoslo: si la confesión repetida de nuestro pecado nos molesta no es siempre por motivo de la herida causada al corazón de Dios.

La incomodidad frente a nuestro pecado se debe a menudo al hecho de estar a disgusto con uno mismo, de constatar que la imagen de uno está desteñida.

Sin embargo, la vida cristiana se arraiga precisamente en la experiencia existencial de nuestra miseria, de nuestra incapacidad de hacer ninguna cosa fuera de Cristo (Jn 15,5).

Los beneficios de la confesión de las mismas faltas

San Maximiliano Kolbe manifestó un día:

“Cuando todos nuestros medios fueron decepcionantes, cuando reconocí que estaba perdido y cuando mis superiores se dieron cuenta de que no servía para nada, entonces la Inmaculada tomó entre sus manos este instrumento que solo servía para chatarra”.
Public Domain

Por su parte, Francisco de Sales explica:

“No solamente el alma que tiene el conocimiento de su miseria puede tener una gran confianza en Dios, sino que no puede tener verdadera confianza sin tener conocimiento de su miseria; porque este conocimiento y la confesión de nuestra miseria nos introducen delante de Dios”.




Te puede interesar:
9 consejos para confesarse que te regala san Francisco de Sales

La confesión repetida de las mismas faltas nos conduce, por tanto, en este doble conocimiento de la bondad infinita de Dios y de nuestra miseria innata.

A la Madre Teresa, que se lamentaba de ser “incapaz”, Jesús le respondió:

“Tú eres, lo sé, la persona más incapaz, débil y pecadora, pero precisamente por eso quiero usarte para mi gloria. ¿Te negarás?”.
EAST NEWS

Así, la pedagogía de Dios no consiste primero en liberarnos del pecado para estar moralmente en regla.

Más bien, pretende conducirnos a esta inteligencia profunda del abismo de nuestra miseria llamada a ser engullida en el abismo de la misericordia divina.

Será entonces y solo entonces cuando la gracia siempre suficiente de Dios para evitar el pecado podrá ser recibida de manera eficaz.


QUAKE

Te puede interesar:
Cristo de la Misericordia entre los escombros

Por el padre Nicolas Buttet

Tags:
confesionpecadoreconciliacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más