Aleteia

Cómo preparar y vivir la fiesta de la Asunción en familia

NELYAMANO
Facebook | Nelyamano
Comparte

El 15 de agosto, la Iglesia católica conmemora el fin de la vida terrestre de la Virgen María cómo se fue al cielo. Aquí algunos consejos para celebrar con alegría esta gran fiesta con tu familia

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En casa, preparamos la Asunción para que las festividades familiares muestren a los niños que este día no tiene nada en común con ningún otro.

Los niños (¡y no sólo ellos!) necesitan estos signos externos que manifiestan la alegría de la Iglesia. Cada familia puede inventar «su» celebración, tal vez con tradiciones que se repiten cada año.

Creatividad

El rincón de oración debe hacer honor a María con una imagen o una estatua.

Se puede decorar especialmente para la Asunción: flores, velas, dibujos de niños, oraciones compuestas e ilustradas por ellos.

La oración en familia también tiene un brillo especial. Si no hay procesión a la parroquia, se puede organizar una procesión familiar (invitando – ¿por qué no? – a vecinos y amigos).

Los niños están encantados de preparar en el jardín o en la casa una especie de lugar de descanso para la estatua de la Santísima Virgen con ramas, flores (naturales o hechas por ellos en papel crespón), velas.

También pueden florecer y decorar todo el recorrido de la procesión.

Los niños también pueden hacer un vitral o un dibujo que ilustre la Asunción de María o un gran fresco que muestre los misterios del Rosario.

Toda la familia puede participar en este fresco. Se proporciona una hoja larga de papel blanco (un mantel de papel servirá muy bien).

Se cuelga en la pared (posiblemente protegiéndola con plástico, hule o papel de periódico), y se ponen a disposición de los artistas rotuladores, lápices y pintura al agua.

Todo el mundo puede venir a trabajar allí cuando quiera, según su inspiración, desde el niño más pequeño hasta el abuelo, pasando por los amigos de unos u otros.

NELYAMANO
Facebook | Nelyamano

La Asunción puede ser ocasión de una peregrinación familiar: no faltan santuarios marianos, por no mencionar lugares privilegiados como Lourdes (Francia), el Santuario de Fátima (Portugal), la Basílica de Montserrat (España) o la Basílica de Nuestra Señora Aparecida (Brasil).

Decir «sí» como ella

Prepararse para la Asunción significa también -y en primer lugar- prepararse personalmente para esta celebración y ayudar a los niños a hacerlo.

Es esencial que comprendan -o al menos sientan- que María siempre nos conduce a su Hijo. María no nos guarda para sí misma, María no detiene nuestra mirada en ella: nos vuelca hacia Dios.

San Maximiliano Kolbe decía que María es como un atajo para ir a Dios. La mejor manera de honrar a María es adorar a su Hijo. Y el camino más corto para ir a Cristo es ponernos en las manos de su Madre.

Esto significa, en términos concretos: vivir con y como María. Orar y adorar como ella y con ella. María nos invita a responder totalmente al amor de Dios, a dejarnos llevar por Él en todo momento.

PATRICIA TRIGO
@pati.te

La vida cotidiana de María estaba hecha de cosas pequeñas. Se dio cuenta de la perfección del amor de Dios a través de las tareas domésticas sin brillo aparente.

Su respuesta al amor de Dios fueron esos miles de pequeños «sí» durante sus días. Invitemos a los niños a nombrar algunos:

· el primer «sí» del día en que María se levanta
· el «sí» de la casa totalmente limpia
· el «sí» de la paciencia necesaria para cuidar al Niño Jesús (que es como todos los bebés del mundo)
· el «sí» de la oración diaria en familia, etc.

Porque María estaba totalmente entregada, enteramente disponible, perfectamente adaptable en la mano del Espíritu Santo a través de estos «sí» de la vida cotidiana, supo también decir un gran «sí» cuando se le preguntó: el «sí» de la Anunciación, el «sí» de la Pasión.

Recordemos esto a los niños que sueñan con acciones heroicas y se imaginan hidalgos sin miedo o médicos providenciales… pero que tienen más dificultades en encarnarse en la piel real de un niño al que el Señor le pide hoy unos pequeños «sí» sin brillo, como por ejemplo, para poner la mesa o prestar su bicicleta.

GIRL CLEANING
Shutterstock

Ayudar a la parroquia a preparar la celebración

KOŚCIÓŁ W CHINACH
AFP/EAST NEWS

Preparar la Asunción significa también ofrecer la ayuda de toda la familia al párroco (parroquia habitual o parroquia de vacaciones…).

Es una buena oportunidad para conocer al sacerdote local. No se trata, por supuesto, de imponerse, sino de ponerse a disposición de la parroquia.

Los servicios que podemos proporcionar son variados, dependiendo de nuestras habilidades y de las necesidades locales.

Por ejemplo: limpiar a fondo la iglesia, lavar o restaurar la estatua de la Virgen María, comprar flores y componer ramos, servir en misa, participar en el coro o improvisar uno para la ocasión, colaborar en la organización y animación de la procesión, etc.

Además, no olvidemos que el sacerdote puede querer compartir nuestras celebraciones familiares ese día: simplemente atrevámonos a invitarlo a nuestra mesa.

Incluso si rechaza la invitación (puede ser invitado a otra parte o simplemente quiere un poco de calma en medio de un día ajetreado), seguramente se sentirá muy conmovido por el hecho de que hayamos pensado en él y estará encantado de venir algún otro día.

El día 15 de agosto, participemos fervientemente en la misa y a la procesión, si la hay. Los niños tienen un recuerdo maravilloso, año tras año, de estas procesiones de antorchas… que imitan gustosamente, marchando en el jardín con velas imaginarias, cantando entusiastas «Ave María».

Por último, preparar la Asunción significa estar más disponible a la acción del Espíritu Santo a través de la oración y de los sacramentos.

En la víspera del 15 de agosto, muchas parroquias ofrecen la oportunidad de recibir el sacramento del perdón: no lo olvidemos, aunque nos quite un medio día de playa o nos impida una excursión a la montaña.

Te puede interesar:
Cómo confesarse

Y oremos unos por otros para que todos tengamos la oportunidad de vivir una hermosa fiesta de la Asunción que haga crecer en nosotros el amor de la Virgen María.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.