Aleteia

5 actividades para enseñar a los niños a guardar silencio

AMAZONAS
Comparte

La observación de la naturaleza educa la atención y prepara para la meditación. Puede ser muy útil para familiarizar a los más pequeños con el silencio, un paso necesario para abordar la oración

Para escuchar, primero hay que guardar silencio. Para rezar, uno debe permanecer en silencio ante Dios. «Me he calmado y aquietado, como un niño destetado que ya no llora por la leche de su madre» (Salmo 131).

La educación de la fe es, por lo tanto, entre otras cosas, una educación al silencio. Porque saber callar, en realidad, con todo el cuerpo, no es fácil, sobre todo a los tres, seis o diez años.

Las vacaciones, que a menudo son una oportunidad para volver a conectarse con la naturaleza y ofrecen un ritmo de vida más tranquilo de lo habitual, pueden ser un momento privilegiado para llevar a nuestros hijos a descubrir y disfrutar del silencio.

Actividades para aprender a estar tranquilo y divertirse

El niño que, a través de los juegos, ha probado el valor del silencio, ha experimentado lo que significa callar, entenderá mucho mejor cómo callar ante Dios.

Con él podremos notar lo que promueve el silencio, lo que nos lleva al silencio y lo que nos prepara para orar en paz.

Listen, Girl, Sea shell
By Sunny studio | Shutterstock

Por supuesto, ponerse en silencio para orar, permanecer en silencio, no significa necesariamente que uno va a quedarse en silencio durante toda la oración: las canciones, las oraciones vocales son parte de ella.

Pero hay palabras que no rompen profundamente el silencio, que mantienen y promueven esta actitud interior de pobreza, disponibilidad y atención.

Podemos enseñar a los niños el silencio a través de juegos y diversas actividades en la naturaleza. Aquí algunos ejemplos:

1. Ofrezcamos a los niños juegos de observación que tanto educan la atención y juegos de acercamiento, que aprenden a moverse en silencio, sin ser notados.

2.  No hay necesidad de ir a África para hacer un «safari fotográfico». Puedes disfrutar de intensas alegrías al observar pájaros u otros animales. Estarás orgulloso de contar sus descubrimientos, y más feliz ante tantas alegrías. El niño habrá aprendido a guardar silencio, a permanecer inmóvil y atento.

3. Caminemos por la tarde o por la noche. Para la mayoría de los niños, la noche es bastante espantosa. Porque no la conocen, porque no han tenido la oportunidad de familiarizarse con su silencio y misterio.

«Y la soledad y el silencio de la noche es tan hermoso y grande (…) Noche, oh hija mía la Noche, tú que sabes callar (…) tú que derramas de tus manos, tú que derramas sobre la tierra una primera paz precursora de la paz eterna (…) Anuncias, representas, haces que casi todas las tardes empiece mi gran Silencio de luz eterna» (Charles Péguy).

4. La noche está llena de silencio. Por supuesto, hay ruidos nocturnos. Pero, a diferencia de los ruidos de la ciudad que violan el silencio de la noche, los sonidos de la naturaleza llenan el silencio respetándolo. Si el silencio de la noche es tan propicio para la oración -los monjes que se levantan por la noche para orar lo saben bien- es porque está hecho de abandono, de miseria.

«Tú que acostaste al niño en el brazo de su madre (…) mientras se reía en secreto de una confianza en su madre y en mí (…) tú que acostaste al hombre en el brazo de mi Providencia Materna» (Guy de Larigaudie).

Caminar de noche sin lámpara, sin ruido, escuchando (y sosteniendo con fuerza la mano tranquilizadora de mamá o papá), mirando junto al fuego, observando las estrellas: son oportunidades para descubrir y disfrutar del silencio de la noche.

5. De vez en cuando, podemos rezar en familia al aire libre, por ejemplo por la noche, después de una caminata nocturna o una observación de las estrellas.

 

Por Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.