Aleteia

Siete pasos para una buena oración

Zigres | Shutterstock
Comparte

¿Cuál es el momento ideal para la oración?

“Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús”, recomienda san Pablo (1 Te 5,16-18). Pero, ¿cómo encontrar el tiempo y el momento oportunos para rezar en el torbellino de la vida diaria?

Había un viejo sacerdote que, cuando alguien le pedía la hora, él respondía: “¡Es hora de amar!”. Podría haber respondido también que era momento de rezar, ya que Jesús nos dijo que rezáramos siempre y sin desánimo (Lc 18,1). Hay que reunirse con el Señor lo más a menudo posible, siempre presente en el fondo de nuestro corazón: “Oh Tú que estás en Tu casa en lo hondo de mi corazón, hazme vivir contigo en lo hondo de mi corazón”. Ahí es donde el Señor puede ayudarnos a alcanzar auténticas victorias sobre las tentaciones de todo tipo que no dejan de surgir a lo largo de los días.

Cuando estemos tentados de dejarnos sucumbir por la monotonía de la vida, pensemos que Él está ahí, amándonos y esperando una sonrisa de nuestra parte.

Cuando estemos terriblemente enfadados por un comentario que acabemos de escuchar, pidamos al Señor que nos moldee el corazón suave y humilde, como el suyo.

Cuando estemos decepcionados con nosotros mismos por haber vuelto a sucumbir tontamente a una tentación de vanidad o maledicencia, volvamos en seguida la mirada hacia Él, seguros de tener su perdón.

Sin embargo, para tener estos reflejos de oración, hay que obligarse a dedicar cada día un largo rato de “corazón a corazón” con el Señor. Pero, ¿cuál es el momento ideal para la oración?

7 pasos para una buena oración

  1. Elegir un lugar y un momento en que no nos interrumpan: “Cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto”, nos dice Jesús (Mt 6,6). Jesús mismo se retiraba a menudo de noche a un lugar desierto para rezar.
  2. Rezar lo más temprano posible, así toda la jornada estará iluminada por ella.
  3. Prepararla el día anterior por la noche meditando sobre un texto de la Escritura o un autor espiritual.
  4. Aunque sea un momento breve, esperarlo y vivirlo como la cumbre de la jornada: son los minutos en que amamos a Dios de todo corazón y no solamente con toda nuestra fuerza. ¿Acaso no es este el primer Mandamiento?
  5. Comenzar la oración y continuarla pensando en que el Señor está más feliz que nosotros, feliz de vernos “perder el tiempo” por Él.
  6. No interrumpir la oración antes del momento previsto: Él es sensible a nuestra fidelidad en este aspecto.
  7. No dudar en prolongarla durante los días de descanso, durante las vacaciones por ejemplo.

Reconozcamos que, en la actualidad, a menudo hace falta heroísmo para ser fiel a esta oración cotidiana y que es frecuente tener que renovar nuestra resolución. Pero lo más importante es comprender que la oración es verdaderamente algo vital y al alcance de todos. Suele pasar que, durante un retiro espiritual, una velada eucarística o escuchando el testimonio de una persona que ha recibido esta gracia, es cuando nosotros también la recibimos.

Padre Pierre Descouvemont

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.