Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Santa Luisa de Marillac
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué Pedro y Pablo se celebran juntos si apenas se conocían?

Saints Peter and Paul

Public Domain

Edifa - publicado el 29/06/20 - actualizado el 29/06/20

Se celebran juntos el 29 de junio, se citan juntos en la letanía de los santos, están a cada lado de Cristo en los mosaicos de los ábsides bizantinos o romanos… Y, sin embargo, no se frecuentaron mucho. Entonces, ¿por qué los festejamos el mismo día?

Pablo se reunió con Pedro y los demás “pilares” de la Iglesia de Jerusalén en dos ocasiones. Se cruzaron en Antioquía y fue motivo de un conflicto. Por último, pudieron reencontrarse en Roma en tiempos de Nerón.

No sufrieron el martirio el mismo día ni, sin duda, el mismo año. Su fiesta litúrgica rememora quizás un traslado de sus reliquias en una época de persecución. Entonces, ¿por qué no va nunca el uno sin el otro?


PETER AND PAUL

Te puede interesar:
Santos Pedro y Pablo, las 2 columnas de la Iglesia católica

Un doble patronazgo muy valioso

Simón Pedro debería llamarse mejor Simón-roca. “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia” (Mt 16,18). Inquebrantable.

Pero no es que Simón fuera muy sólido: sus grandes impulsos se quedaban cortos, quiso caminar sobre el mar pero se hundió, debió ser el último en abandonar a Jesús pero sería el primero en renegar de Él.

No, lo que es sólido, “infalible”, es su fe. La fe como carisma que no viene ni de la carne ni de la sangre, sino del Padre.

Comprendemos entonces lo de “las llaves del Reino”: la autoridad de Pedro y de sus sucesores es necesaria para mantener a la Iglesia en la verdad y, por tanto, en la unidad.

STATUE OF SAINT PETER
Antoine Mekary | ALETEIA

Pero la libertad de Pablo es necesaria para mantener a la Iglesia en la novedad del Espíritu Santo, aliento imprevisible en un mundo en movimiento.

Sin la audacia paulina, la fidelidad puede convertirse en orgullo. Y se degradaría entonces en rigidez, y la unidad en uniformidad.

Pero sin la vigilancia petrina, la diferencia puede también reivindicarse con orgullo. Se convierte entonces en divergencia, mientras que la misión se expone a compromisos.

Así, este doble patronazgo es precioso y no hay que abandonarlo: san Pedro y san Pablo, ¡rezad por nosotros!

Por el padre Alain Bandelier

Tags:
iglesia catolicasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más