Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Harto de las humildes tareas cotidianas?

MATKA SPRZĄTA ZABAWKI

Shutterstock

UN GRAN DÍA PARA ORDENAR. Organiza de vez en cuando ─por ejemplo, antes de un cumpleaños o una celebración─ un gran día para ordenar. Será el momento de ordenar todas las cosas y decidir de qué deshacerse para siempre. Explica bien a tu hijo este sabio principio: cuando un objeto nuevo entre en casa, tendrá que renunciar a otro antiguo para dejar paso al recién llegado y evitar así acumular trastos. Explícale que los juguetes con los que ya no juega porque es mayor harán muy feliz a algún niño más pequeño. También, anímalo a preparar una caja de cartón con cosas limpias y en buen estado para donarlas a una asociación que haga buen uso de ellas para otros niños. No olvides felicitarlo con solemnidad. ¡Una lección de empatía que tu querida cabecita morena no olvidará!


Edifa - publicado el 21/06/20 - actualizado el 21/06/20

Nunca terminas: Recoger los juguetes de los niños, hacer la compra, vaciar el lavavajillas, preparar las comidas… Las jornadas familiares se miden al ritmo de las pequeñas tareas cotidianas que, rápidamente, pueden convertirse en agotadoras y empujar al desánimo. Para encontrar la alegría de realizarlas, este es el mejor método que puedes aplicar. 

La educación es una misión apasionante. Pero el tiempo que se pasa poniendo en regla las cuestiones materiales puede resultar muy fastidioso. Sobre todo porque nunca terminan: Preparar biberones, encontrar el segundo calcetín, cambiar las bombillas, pagar las facturas…. Una vez que lo has hecho todo, hay que hacerlo otra vez. Los días de desaliento no faltan. ¡Cuidado con el agotamiento!

Pequeñas estrategias que aplicar

El primer resorte del desánimo se pone en marcha cuando perdemos de vista la finalidad de nuestras acciones. ¿De qué sirve recoger los cubos que mañana estarán desparramados de nuevo?

El segundo resorte del desánimo es la impresión de una ausencia de libertad frente a estas tareas: alguien tiene que hacerlo, esos calcetines no se van a clasificar solos. El tercer resorte es el sentimiento de soledad: si yo no lo hago, ¿quién va a hacerlo, un niño de 8 meses?

Frente al hartazgo del día a día, hay varias estrategias posibles:

  • Organizarse,
  • Intentar delegar,
  • Incluso, si es necesario, prever una ayuda de un profesional del hogar y el presupuesto correspondiente.

Sin embargo, la organización no lo puede todo, una familia no es una empresa. ¿La gran diferencia? Podemos cambiar de gestor sin desnaturalizar la empresa, ninguna persona es irremplazable. En cambio, los padres son insustituibles. Saben bien que no pueden delegar su paternidad en otra persona, de ahí el sentimiento de soledad fundamental.

Sobre este asunto, el desasosiego no desaparecerá a base de racionalización logística. Reconozcamos entonces que nuestra vitalidad frente a las tareas repetitivas y francamente poco estimulantes puede ser una cuestión de vida interior. Si los hacemos por Dios podremos encontrar la alegría que a veces escasea cuando realizamos estas tareas. 

Hazlo con Él

Mientras nos sentimos solos, Él nos considera únicos, como individuos sin los cuales el mundo es menos resplandeciente. Mientras que nuestro cuerpo se fatiga y nos pesa, Él dedica a este cuerpo una mirada llena de admiración y de alegría.

Lo mismo que cuando “miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno” (Gn 1,31). Dios mira a la mujer y al hombre tal y como somos, no solo como individuos que alimentan hermosos pensamientos y nobles intenciones, sino como seres sexuados, de carne y hueso, que van y vienen con fardos de ropa sucia y pegan tiritas en rodillas con rasguños. Él ve, observa y admira. Incluso cuando cambiamos por enésima vez las bombillas.

La finalidad de nuestras acciones ya no es opaca. Solamente ha estado oscurecida, porque aquello que hacemos por los demás, con frecuencia lo hacemos en su ausencia. Decidamos hacerlo también por el Señor: todo lo que se hace para Dios se hace con Él. Siguiendo el ejemplo de san Pablo, bendigámosle por habernos hecho sus colaboradores. Todo lo que se hace para Dios, se hace con Él.

Jeanne Larghero

Tags:
paternidadsoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más