Aleteia

Cómo ser una madre espiritual que ayude a crecer a muchos

Jack Frog | Shutterstock
Comparte

Se trata sobre todo de llevar a las personas en el corazón

Para millones de madres, la maternidad espiritual es ante todo un “nacimiento a la vida adulta”. Después de haberle dado la vida o haberlo recibido en el hogar, hay que ayudar al niño a crecer y construirse para que un día pueda volar con sus propias alas. Ayudarle a lograr plenamente la talla de hombre o de mujer.

Más allá de eso, la cuestión es ayudar al niño a lograr aquello para lo que fue creado: amar a Dios, Padre, Hijo y Espíritu, y dejarse amar y transformar por Él hasta convertirse en la obra maestra única que Dios quiere hacer de él o ella.

Un auténtico nacimiento a la vida espiritual que se realiza a través del apego a Cristo, Camino, Verdad y Vida, a la Iglesia y a María, modelo de maternidad.

Más concretamente, “la madre espiritual ayuda a su hijo a crecer en la fe, la esperanza y la caridad, a través de la transmisión de las grandes verdades que enseña la Iglesia y del arraigamiento en la vida sacramental y la palabra de Dios”, explica el padre Roger Nicolas.

La primera formadora

SCHOOL
Lopolo | Shutterstock

En este ámbito, el ejemplo y el testimonio valen más que los discursos bonitos. “Si la fe es vital para la madre, lo será también para los hijos”, asegura el padre Nicolas.

Según la experiencia de Florence: “Yo vi a mi madre ir a misa todos los días de su vida con tal fervor que nunca necesitó sermonearme para que yo fuera cada domingo. Su ejemplo era suficiente”.

Esto no dispensa a la madre de una transmisión explícita de la fe por la palabra. ¿Cuántos santos o humildes cristianos no aprendieron las grandes oraciones o verdades de la vida cristiana sobre el regazo de su madre?

Celia Martin invitaba a sus hijas a “poner perlas en sus coronas”, es decir, a hacer buenas acciones o pequeños sacrificios para “convertir a un pecador” o “consolar a Jesús”.

Florence enseña a sus hijos a vivir la comunión de los santos:

“Mi hija de 11 años ha tenido una gran decepción en la escuela. Lo he pasado fatal por ella. Pero le he propuesto ofrecer junto a ella su pena por un niño japonés que lo había perdido todo por un tsunami”.

“Hay que enseñar a los niños a ofrecer las penas, pero también las alegrías”, insiste Olivia, que “no pierde oportunidad” de incitar a sus hijos a la alabanza y a la acción de gracias “por todos los regalos que nos hace Dios y que hay que saber reconocer”.

De este modo, ser madre espiritual de un hijo o una hija significa regocijarse y dar gracias con él o ella en la alegría. O compartir su sufrimiento y ayudarle a “sublimarlo”, ofreciéndolo con él o ella.

“Es una participación en la maternidad de María, cantando el Magnificat en casa de Isabel y sufriendo con su Hijo al pie de la cruz, ofreciéndose con Él al Padre para la salvación del mundo”, explica el padre Roger Nicolas.

La fuerza de la oración de las madres

UWIELBIENIE
DesignPicsInc | DepositPhotos

También significa enseñarles a decir “sí”. En las pequeñas cosas, primero, a través de la obediencia al educador y la fidelidad al deber de estado (hacer bien sus deberes, poner la mesa), para que un día pueda hacerlo en las cosas más grandes.

De forma más amplia, implica enseñarles a cumplir la voluntad de Dios. La madre se entrega también en ello, como santa Mónica por su hijo Agustín, ofreciendo y rezando personalmente por su hijo. Es el sentido del movimiento de “La Oración de las Madres”, extendido por el mundo entero.

Pero el corazón de una madre es más grande que el templo de Jerusalén, es decir, que la maternidad espiritual de la madre sobrepasa el círculo de sus hijos.

Uniéndose a la de las contemplativas y, más ampliamente, a la de todos los bautizados, se ejercita en favor del prójimo, del vecino de rellano que comparte una confesión o del misionero del extremo del mundo de quien no conoce ni el nombre ni sus problemas concretos. 

“Ser su madre espiritual”, explica el padre Roger Nicolas, “es llevarles en su corazón; confiarlos al Señor, con sus preocupaciones humanas y espirituales; no por pedir alguna gracia particular, porque no sabemos lo que quiere Dios, sino para que Él pueda realizar sus propósitos de amor sobre ellos”.

De forma más general, es ofrecer y rezar por las almas. Para su salvación y, mejor aún, su santificación. “Acercar las almas a Dios”, dice la Iglesia. En ello, la madre se une a la carmelita.

Maternidad espiritual es entrega

LOVE
Halfpoint | Shutterstock

Pero la maternidad espiritual de la madre hacia el prójimo no se paga solamente con oraciones y ofrendas, sino que se vive a través de la entrega de sí misma, en una caridad muy concreta, materializada por verbos como ayudar, escuchar, visitar… Resumiendo: amar.

Para la madre, el prójimo más próximo es su esposo, el padre de sus hijos. Él necesita del corazón de madre tierno, generoso y comprensivo de su esposa.

“Tienes que amar a tu marido”: esta frase la recibió Florence en el confesionario y la marcó, y la repite una y otra vez “para mantener el rumbo de lo que va primero”.

“La madre ama con un corazón indulgente y compasivo, dispuesto a comprender, consolar y perdonar, a imagen del de María”, enfatiza el padre Roger Nicolas.

“La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo”, dice san Juan (16,21).

La maternidad espiritual está hecha a imagen de la maternidad según la carne: la cruz y la alegría se mezclan en ella.

Para vivirla con fecundidad, la ayuda de María es preciosa: “Ella es a la vez modelo, desde la Anunciación hasta el Calvario, y auxilio, tanto en la luz como en la noche”, concluye el sacerdote Roger Nicolas.

Te puede interesar:
Oración de las madres

Por Elisabeth de Baudoüin

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.