Aleteia

Una meditación de Viernes Santo para encontrar el camino de la santidad

Le bon larron (Public Domain)
Comparte

El Viernes Santo, la Iglesia conmemora la crucifixión y la muerte de Jesús en la cruz. Como el Buen Ladrón crucificado junto a Cristo, imploramos su misericordia.

No se puede comprender en qué consiste la santidad sin mirar al único santo canonizado por Jesús en persona: el Buen Ladrón. No sabemos casi nada de él, solamente lo que relata san Lucas sobre el conmovedor diálogo entre Jesús y los bandidos crucificados a su lado (Lc 23,39-43).

¿Quiénes eran los dos malhechores crucificados junto a Jesús? ¿Delincuentes comunes o agitadores políticos? Nadie lo sabe, pero lo que nos cuenta san Lucas basta para conocer lo esencial.

Como ignoramos los crímenes de los que es culpable, e incluso su nombre, el Buen Ladrón es en cierto modo el representante de todos los bandidos, los fuera de la ley, los “desdichados” de cualquier calaña. En el fondo, nos representa a todos. Incluso si no hemos cometido ningún crimen abominable, como es probable, seguimos siendo pecadores, todos, en mayor o menor medida. Sin embargo, en este Viernes Santo, es ese malhechor quien nos ayuda a comprender en qué consiste la santidad…

Aprender a mirar a Jesús en la Cruz

Desde lo hondo de su miseria, el Buen Ladrón llora a Jesús. Totalmente desesperado por todo lo que es humano o terrestre, deposita su única esperanza en la cruz de Jesús, a falta de cualquier otra cosa. Esto es lo que se nos pide: poner nuestra esperanza en la única cruz de Jesús. Que no contemos con nuestras riquezas, materiales y espirituales, ni con nuestras buenas acciones o virtudes o éxitos; no, solamente Jesús. Jesús crucificado.

El Buen Ladrón nos enseña a mirar a Jesús en la Cruz. No nos gusta eso. ¡Preferiríamos saltar el Viernes Santo para llegar directamente a la Pascua! Y sin embargo, porque no hay otra fuente de santidad que Jesucristo crucificado, no hay otro camino de santidad que el camino de la Cruz, ese caminito del Buen Ladrón pegado a la Cruz como Jesús.

Y quienes se desvían del camino de la Cruz, se desvían de la santidad cerrándose a su única fuente: Jesús crucificado. Mirando a Jesús morir a causa de nuestros pecados, comenzamos a comprender cuán pecadores somos y, por tanto, cuánto necesitamos de misericordia. Comprendemos al mismo tiempo que esta misericordia nos es dada, que Jesús nos salva y nos abre las puertas de su Reino.

Lo peor no es ser pecador, sino negarnos a ver nuestros pecados

Sea cual sea la gravedad de nuestro pecado, la santidad está hecha para nosotros. Jesús nos pide solamente seguir el camino del Buen Ladrón. El Buen Ladrón tuvo el valor admitir sus faltas con humildad y, al mismo tiempo, la confianza loca de reclamar misericordia. No es el pecado lo dramático, sino el dudar de la misericordia, como si Jesús no hubiera muerto por todos los pecadores, incluso los peores.

Lo peor no es ser pecador, sino negarnos a ver nuestros pecados, a nombrarlos como tales, por orgullo. Lo peor es creerse justo, porque un justo no tiene necesidad de misericordia, no necesita que Jesús muera por él, no necesita ser salvado. Podemos ser buenos en todos los aspectos, piadosos y hacer cosas hermosas, pero mientras que nos creamos justos, no podremos ser santos.

Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.