Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Dios viene a ti en tu confinamiento (incluso con niños)

By Sharomka|Shutterstock

Edifa - publicado el 01/04/20

Cada uno de nosotros está llamado a una relación personal e íntima con Dios, en el secreto de nuestro corazón. ¿Por qué no aprovechar la cuarentena por el coronavirus para profundizar en esta relación?

Dios ama a las personas de una en una, nunca “en bloque”. Él nos reúne en un solo pueblo, pero ese pueblo se compone de personas únicas con las que Él quiere vivir una historia de amor totalmente inédita.

Dios nunca creó dos seres idénticos y nunca nos amó con un amor estándar. Cuando Jesús se dirigía a las multitudes, todos escuchaban la misma cosa, pero a cada uno le tocaba de forma personal.

A todos nos han dado el mismo Evangelio, pero cada uno lo recibe con las gracias que le son propias, en función de la vocación particular y que no atañe a los otros. Es un secreto entre el Señor y esa persona.

Cada uno tiene una relación particular con Dios

Dios da a cada uno lo que es bueno para esa persona y solo para ella, en su debido tiempo y forma. A lo largo de nuestra vida, Él nos revela con paciencia y discernimiento aquello que somos capaces de comprender.




Te puede interesar:
¿Qué es el discernimiento?

Nos hace avanzar a nuestro propio ritmo, sin compararlo con el de los demás. No nos corresponde medir, mucho menos controlar, aquello que Dios hace en nosotros.

Con frecuencia, todo sucede sin que nos percatemos: nunca sin nosotros, nunca a pesar de nosotros, pero de manera tan discreta que nos pasa desapercibido.

Así, cuando rezamos, lo más importante no es lo que se vea en el exterior, ni siquiera lo que percibamos en el interior: lo más importante es el trabajo silencioso de Dios, “más íntimo a nosotros que nosotros mismos” (san Agustín).

Dios no se impone. Se dirige siempre a nosotros con una gran discreción para respetar nuestra libertad. Tampoco intenta engañarnos ni forzar nuestra mano.

Yo estoy a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos. Al vencedor lo haré sentar conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono” (Ap 3,20-21).

Si nadie abre, Dios se queda en la puerta: Él no nos obliga a recibirle. Nadie puede saber si yo he abierto mi puerta al Señor ni hasta qué punto lo he hecho.

Y yo no puedo saber si los demás la han abierto, aunque esas personas sean muy próximas a mí (cónyuge, hijos, amigos).

Aprovechar el silencio para escuchar mejor al Señor

Dios no hace ruido, para no asustarnos. No se esconde, sino que se hace muy pequeño, para no humillar a quien se dirige. Para revelarse a nosotros, se hace humano, “paciente y humilde de corazón” (Mt 11,29).

Su palabra no es atronadora, es dulce como “una brisa suave” (1 Reyes 19,12).

Por tanto, debemos callarnos para escucharle, debemos retirarnos a la “habitación” de nuestro corazón.

Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto” (Mt 6,6).

© DR

Pero no nos retiramos a nuestra “habitación” para quedarnos enclaustrados, cerrados sobre nosotros mismos o acurrucados en una cómoda conversación con Dios.

Entramos en nosotros mismos para recibir ahí todo lo que luego nos permitirá actuar y amar a nuestros hermanos, en lo concreto de la vida cotidiana.

El confinamiento, precisamente, puede ser un periodo propicio para descubrir el esplendor del silencio, para saborear la alegría de un momento de soledad o para descubrir el gusto de la lectura.

Involucrar a los niños

Shutterstock

Esta educación en la interioridad implica una gran discreción por nuestra parte. Si somos padres, debemos permitir que cada uno de nuestros hijos escuche la llamada de Dios y la responda.

Sin embargo, no tenemos por qué saber qué viven en su “corazón a corazón” con Dios, aunque sean pequeños.

Y esto no es necesariamente fácil. Porque tenemos que ser atentos y estar disponibles para poder ayudarles cuando y como lo necesiten y, al mismo tiempo, permanecer respetuosamente en el umbral de su jardín secreto.




Te puede interesar:
Ideas sencillas para despertar la fe en los hijos

Por Christine Ponsard

Tags:
coronavirusdiosencasaoracionsilencio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más