Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
San Vicente Mártir
home iconEspiritualidad
line break icon

Descubre una desconcertante manera de ser feliz

LOVE

Jeanette Dietl|Shutterstock

Edifa - publicado el 20/03/20

Millones de personas están sufriendo dolor y otros muchos problemas a causa del coronavirus y otros muchos dramas que nos afectan. ¿Podemos hablar de felicidad en medio de todo este sufrimiento? Hoy Día Mundial de la Felicidad, quizás es momento de replantear cosas...

El deseo de felicidad está profundamente arraigado en cada uno de nosotros. Y por una buena razón, es Dios mismo quien lo puso en el corazón del hombre. Por lo tanto, es normal querer ser feliz: ¡para eso estamos hechos!

El truco es no equivocarse de felicidad.

En nuestra búsqueda de la felicidad, el Maligno busca atraparnos, haciendo que los falsos placeres y las satisfacciones mediocres brillen ante nuestros ojos.

Sin embargo, no pueden satisfacernos, porque no estamos hechos para una felicidad barata. Estamos hechos para la felicidad de Dios.

Cualquier otra pseudo-felicidad sólo puede decepcionarnos y dejarnos insatisfechos.A través de las Bienaventuranzas, Jesús nos recuerda nuestra vocación a la felicidad y describe sus «instrucciones de uso» (Mt 5, 1-2).

«No acumulen tesoros en la tierra»

El camino de la felicidad que Jesús nos invita a seguir es desconcertante: se trata de pobreza, lágrimas, persecuciones, hambre y sed. ¡Exactamente lo contrario de la idea de felicidad que tiene el hombre!

¿Acaso no soñamos con un camino fácil para nosotros y nuestros hijos? Básicamente, nos gustaría conciliar la conquista de la felicidad terrenal -comodidad material, éxito social, éxito, placeres- con la búsqueda de la felicidad eterna.

Pero Jesús es claro: «Entren por la puerta estrecha» (Mt 7, 13); «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga» (Lc 9, 23); «No acumulen tesoros en la tierra» (Mt 6, 19); «No se puede servir a Dios y al Dinero» (Lc 16, 13).

Tenemos que elegir: ¿realmente queremos la felicidad infinita de la que Dios quiere llenarnos? Si es así, sigamos resueltamente los pasos de Jesús.

No podemos ser tibios o tener dudas: un poco para Dios, un poco para el mundo. Es uno o el otro. ¿En quién confiamos: en el Señor o en nuestra cuenta bancaria?

¿Qué ambición tenemos para nuestros hijos: la felicidad eterna con Dios (en otras palabras: la santidad), o el éxito terrenal?

«Tampoco tienen que preocuparse por lo que van a comer o beber; no se inquieten, porque son los paganos de este mundo los que van detrás de esas cosas. El Padre sabe que ustedes las necesitan. Busquen más bien su Reino, y lo demás se les dará por añadidura» (Lc 12, 29-31).

¿Es tan difícil alcanzar la felicidad eterna con Dios?

POTATO DISH
Kiian Oksana | Shutterstock

La felicidad que viene de Dios no es una promesa lejana; es ofrecida a nosotros desde hoy.

Si leemos cuidadosamente las ocho Bienaventuranzas, como nos informa san Mateo, notamos que la primera y la octava están en el presente: el Reino es ahora dado a aquellos que lo buscan.

Quien desea lo que es correcto a los ojos de Dios, quien espera todo de Él, saborea desde hoy la alegría del Cielo, de manera concreta y palpable.

Jesús nos prometió que aquello a lo que renunciamos por su causa nos será devuelto cien veces de ahora en adelante (Mt 10, 29-30).

Buscar el Reino de Dios no implica que conozcamos sólo dificultades y amarguras aquí en la tierra: ¡al contrario! Por el contrario, cuanto más nuestro corazón está unido al Señor, más se abre a las alegrías de cada día, pequeñas o grandes, ¡pero muy reales!

Cuanto más buscamos el Reino, ¡más se nos da el resto!

El Reino de los Cielos parece difícil de alcanzar. Es una tarea que nos parece compleja. Sin embargo, el Señor ha puesto una sola condición: «Quien no se hace como un niño no es digno de entrar en él«.

La infancia es sinónimo de amor sin límites, de abandono a los padres en todas las cosas. El niño, como el pobre, es el que se confía incondicionalmente al amor de su Padre.

newborn
Xavier Yanayaco | Shutterstock

No nos atrevemos a apostarlo todo por Dios y a esperar nuestra felicidad sólo de Él porque tenemos miedo de la Cruz. Pero Dios no envía el sufrimiento: Él da la alegría, ahora mismo.

Y cuando nos encontramos con una prueba, nos ofrece vivirla con Él, en lugar de someternos a ella, y así encontrar un anticipo de la felicidad eterna. ¿Lo queremos?

Por Christine Ponsard

Tags:
felicidadsentidosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
3
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más