Aleteia

Darle confianza a un niño: la receta (casi) milagrosa

ENFANT HEUREUX
© Shutterstock
Comparte

«Un niño necesita sentirse feliz para sentirse libre de existir y crecer» La confianza en sí mismo crece gracias a la mirada de los demás. Cuanto más positiva sea esta mirada, más fuerte será el deseo de avanzar. Los gestos, las palabras y las miradas amables permiten al niño avanzar en la vida y sentirse bien consigo mismo.

Un niño seguro de sí mismo mira la vida con confianza. Mejor equipado para lidiar con el fracaso y la intimidación, relativiza sus miedos y avanza con optimismo. Políticos o grandes deportistas, aventureros o empresarios, todos tienen en común esta inquebrantable autoestima que les da alas y les incita a superarse. 

«La imagen positiva de uno mismo es un verdadero sistema inmunológico psicológico: ayuda a encontrar la fuerza para decir no, para protegerse de los demás, para decidir sobre su propia vida», dice el psicoterapeuta italiano Willy Pasini en su libro Tener auto-confianza. «El núcleo duro de la confianza en sí mismo está determinado en gran medida en la infancia por la educación de la familia», añade.

La autoestima crece en el amor, el combustible de la confianza. El Dr. Ross Campbell propuso esta imagen: «El niño tiene una reserva emocional. Sólo cuando está lleno, el niño es plenamente feliz y da lo mejor de sí mismo». Un tanque lleno no teme quedarse sin combustible. ¿Cómo asegurarse de que el indicador nunca se ponga rojo?

El amor, el motor del esfuerzo

Entre la rigidez y la ternura complaciente, con sus cabezas llenas de consejos iluminados y divergentes, los padres a menudo tienen dificultades para encontrar el tono correcto. «Cuando traía a casa buenas notas, mi padre siempre me decía que podía mejorar», recuerda Luc. «¡Nunca hubiera dicho que yo era inteligente o guapo! Esas eran cosas que no le decías a tu hijo de aquella». 

En el pasado, un niño consentido corría el riesgo de perder la cabeza y bordeaba la arrogancia. «Se temía que se durmiera en sus laureles una vez hechos los cumplidos», dice Luc y añade : «Siempre se buscaba incitar el niño a hacer esfuerzos y a mejorarse… Lo que no se había entendido entonces es que enfatizar las cualidades de alguien es una fuerza impulsora para ayudarle a avanzar.» El amor no quita el significado del esfuerzo. Pero un niño que se siente amado incondicionalmente, por lo que es y no sólo por su rendimiento, toma sanamente consciencia de su valor.

Enredados entre la modestia y la torpeza, los adultos son a menudo extraños en sus manifestaciones de ternura: «No necesito decirle que lo amo, ¡él lo sabe!» Error, el afecto se dice y se da a diario.

Christine y Yann adaptan la oferta a la demanda: «Nos aseguramos de dar a cada niño tiempo cada día, para que sienta que es valioso a nuestros ojos». La joven añade: «Para el niño más pequeño, será contarle un cuento antes de dormir, para el mayor, un momento pasado a solas. Una cuestión de gusto, de pudor… ¡y de edad! «.

«Un niño necesita sentirse feliz para sentirse libre de existir y crecer», dice la psicoterapeuta Isabelle Filliozat. En casa de Marie-Christine y Benoît, no hay nada como un Monopoly juntos cerca del fuego para reunir a los hermanos: «A pesar de las discusiones, las trampas o las disputas, el juego de mesa es para todos nosotros un momento de felicidad en el que saboreamos la alegría de estar juntos! «.

Un lugar para todos

Respetando las diferencias de carácter y vigilando los posibles celos antes de que degeneren, los padres darán a cada uno su lugar: animando al tímido antes de su audición de piano, subrayando la buena nota del alumno bobo, motivando al pequeño que teme salir de casa para ir al campamento, callando al hermano mayor que aplasta a los demás… Esta vigilancia indispensable requiere amor y firmeza.

Bertrand, de 40 años, recuerda con amargura la rivalidad con su hermano mayor que le arruinó la infancia: «No podía decir una palabra sin que se me cayera encima. Mis padres estaban orgullosos de su autoestima y yo crecí creyendo que yo era un desastre. ¡Es difícil afirmarse cuando se ha estado en las sombras tanto tiempo! «. En cuanto a Nathalie y Thomas, supieron reaccionar para darle a su último hijo su lugar. «Con cuatro chicas por encima de su cabeza, fue difícil para Guillaume hacerse oír», admite Nathalie. «¡Cuántas veces tuvimos que silenciar a sus hermanas mayores para que finalmente pudiera dar su opinión! «, dice.

Cuando las tensiones se intensifican, los padrinos o los abuelos también pueden ser de gran ayuda: un marco diferente, una escucha externa comprensiva puede detener y aliviar el conflicto.

No más frases «asesinas» ni exceso de protección.

Un momento de irritación y la frase surge: «Toma como ejemplo a tu hermana, al menos tiene buenas notas» o «¡Eres un inútil!». Las palabras asesinas no son insignificantes. Estas palabras hieren y dañan la autoestima del joven.

«Las palabras burlonas tienen un efecto condicionante negativo en el niño que le dan una imagen negativa de él. Cuando se repiten, estos sarcasmos terminan por hacer daño: el niño pierde la confianza en sí mismo y ya no es consciente de su propio valor«, advierte la psicóloga Béatrice Copper-Royer.

Otro punto importante: para que un niño tenga la autoestima suficiente, hay que confiar en él. Gestionar el dinero de bolsillo, tomar el metro solo o preparar el almuerzo para toda la familia, la libertad vigilada se determina en función de cada caso. «Hay un término medio entre proteger en exceso a nuestro hijo  y quitar todas las barreras, dice Isabelle. Tiene que sentir la presencia firme y cuidadosa del adulto mientras hace sus experimentos, arriesgándose a que a veces no le vaya todo bien. ¡Eso es parte del juego!».

Pero cuidado, ser libre no significa autorizarlo todo. «Nuestros hijos no son adultos», señala Béatrice Copper-Royer.

Fobia al autoritarismo o preocupación por hacer lo correcto, algunos padres ceden a lo de «está prohibido prohibir». Sin puntos de referencia ni límites, el electrón libre se estrellará contra la pared. Françoise lleva treinta años enseñando en el jardín de infancia y hace esta amarga observación: «Cada vez recibo más niños que parecen estar seguros de sí mismos en mi clase, pero es un signo externo de confianza».

Sorprendida por la insolente autoestima de niños desagradables en grupo, analiza: «Estos pequeños que tienen derecho a todo en casa están preocupados y no se sienten bien como personas. Las barreras tranquilizan y dan confianza

Sin embargo, hay que tener cuidado en no mezclarlo todo: «El autoritarismo puede ser devastador, pero la autoridad ayuda a los niños a crecer«, dice Béatrice Copper-Royer. Ya sean simples reglas de la vida diaria o ajustes difíciles, depende de los padres expresar una voluntad tranquila y establecer límites claros. Todo es cuestión de equilibrio y complementariedad: padre y madre forman un equipo.

Cuanto más alta es la autoestima, mejores son las notas.

Las malas notas, la competencia y la burla ponen a prueba la confianza en sí mismo. «El niño llega con su experiencia familiar. Cuanto más seguro y protegido esté en su casa, más fácilmente podrá integrarse con los demás», dice Françoise. Madre de cuatro hijos y directora de criadero, Sophie insiste: «El niño es una esponja. ¿Siente la ansiedad de su madre? Está ansioso. ¿Sus padres están bien? ¡Él también y se introduce en el grupo como un pez en el agua! «

Los maestros encuentran que cuanto más alta es la autoestima de un niño, mejores son sus notas. Es importante que los padres en casa apoyen la moral de sus hijos y se mantengan conectados con la escuela. En las reuniones de clase o en las citas con el profesor, el niño necesita sentir que sus padres están involucrados. La educación de un joven hace que sus padres vuelvan a su propia experiencia: ¿cuántos malos estudiantes entre los padres tiranos? Cuidado con la presión innecesaria que alimenta el estrés. Cuidado también con la obsesión por la eficiencia que corta las alas y debilita la confianza. Es esencial distinguir entre el niño y el estudiante.

Las actividades de ocio también pueden ser una fuente de satisfacción. Beatrice cuenta la metamorfosis de su hermano: «Stephen era un estudiante promedio, no tenía confianza en sí mismo. Pero era un apasionado del tenis y el deporte le daba confianza.» Tenis, cerámica o teatro, las actividades de ocio adaptadas a cada uno son una escuela de libertad… si el adulto se encarga de evacuar cualquier espíritu competitivo abusivo. Mathilde, cuyos resultados escolares son promedio, sabe dibujar de manera impecable. El seminario de pintura refuerza su ego cada miércoles: la admiración de sus amigos y el estímulo del profesor valen más que cualquier discurso.

El perdón, una promesa de humildad y confianza

Los adultos no tienen nada que ganar haciéndose pasar por héroes: «A tu edad, yo sólo tenía 10» o «¡Ganaba todos mis partidos!». Eso solo se lo creerán ellos. Los padres no son ejemplos inalcanzables, sino ejemplos de los que los niños aprenden. El niño no obedece, imita.

Pedir perdón («Perdón, me enfadé como un idiota») o confesar la debilidad («Ya ves, a veces yo también me equivoco») son otras tantas pruebas de amor y humildad que el joven recibe en su corazón, como muestra de confianza. El perdón dado y recibido en la familia evita muchos resentimientos y también la culpabilidad mal gestionada en la edad adulta.

Pascale Albier

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.