Aleteia

¿Envejecer feliz? ¡Claro que es posible!

Comparte

Todos tenemos miedo de envejecer pero podemos hacer de nuestra vejez un tiempo feliz, fructífero y positivo no es tan fácil. Lo importante es proponértelo y seguir algunos de estos consejos.

Nuestra sociedad no nos ayuda a envejecer porque está totalmente concentrado valores propios de la primera parte de la vida: la eficiencia, la productividad, la belleza de la juventud…

La generación que entra en la segunda parte de la vida ha de aceptar la imagen que tiene la sociedad hoy en día de la vejez. Esto supone algunos pueden pasar por un período de depresión, conocido como la «depresión de los mayores». Esto significa que uno tiene que reorganizar su vida, detenerse y acercarse de forma serena a lo que viene. Pero esta depresión es aún más difícil de superar porque hoy en día, la vejez es aterradora porque cada vez es más larga.

Nos preguntamos pues cómo vivir esta longevidad, tememos lo que se llama «mala vejez»,  tenemos miedo a ser una carga para la sociedad, a estar solos, abandonados, dependientes, miedo a la enfermedad y especialmente a la enfermedad de Alzheimer.

Es inevitable, a muchos la vejez les condena a la soledad o a la decadencia pero trambién es posible envejecer y ser feliz.

Para eso es necesario superar nuestros miedos. Así lo afirma Marie de Hennezel, una psicóloga clínica, que ha elaborado, entre otras cosas, un apoyo para las personas al final de sus vidas.

¿Cuáles son las tentaciones para escapar de la vejez?

Tomemos un ejemplo, tal vez un poco caricatural: la película Mamma Mia! que muestra mujeres de 60 años cuya obsesión es ser como sus hijas de 30 años. Se visten como ellas, bailan como ellas, hacen gimnasia como ellas… Aunque sea muy alegre, esta película es básicamente patética.  Por supuesto, a los 60, tienes que cuidar tu físico, ¡pero no como tus hijos!

La otra tentación es hundirse gradualmente en la depresión, quejarse todos los días. A fuerza de repetir que envejecer es horrible, y con el pretexto de estar lúcido, se baja por una pendiente depresiva que es muy difícil de volver a subir.

¿Pero no es natural tener miedo a envejecer?

En cierto modo, sí, porque no es divertido. Físicamente, por ejemplo. Las mujeres están descubriendo gradualmente que son menos atractivas. Tienen que reconstruir la imagen que tienen de sí mismas. Se necesita tiempo. A los 70 superan esta etapa y se aceptan a sí mismas tal como son.

Es el momento para apostar por la armonía de su vida interior y la alegría vital.

Sor Emmanuelle dijo que era bastante bonita cuando era joven. Después, apartó completamente de esta preocupación por la belleza en cuanto estuvo con los más necesitados.

Cuando la entrevisté, se acercaba su centenario. Tenía todos los signos de la vejez, y al mismo tiempo, poseía un resplandor interior, una extraordinaria vitalidad.  Ella ilustró esta paradoja: mientras se avanza hacia el final de la vida, el hombre exterior disminuye, el hombre interior crece.

Así lo expresa San Pablo: «Aunque nuestro hombre exterior se vaya destruyendo, nuestro hombre interior se va renovando día a día.» (2 Cor 4:16).

¿Cómo superas este miedo a envejecer?

En primer lugar, nombra tus miedos. La soledad es un miedo frecuente. A medida que una persona mayor envejece, tendrá que vivir cada vez más experiencias en solitario. Si se encuentra «bien» consigo misma, si ha desarrollado una vida interior, no se sentirá sola. Este problema puede resolverse muy pronto, aprendiendo a tener momentos de soledad, en lugar de estar siempre intranquilo.

Crees que una vejez feliz es el resultado del trabajo sobre uno mismo. ¿Tienes algún ejemplo?

En primer lugar, tienes que aceptar que eres mortal. Las personas que tienen miedo de la muerte, sin ser conscientes de que es inevitable, son muy frágiles. Vivir con la conciencia de nuestra mortalidad lleva necesariamente a pacificar la vida de uno.

En este trabajo, nos damos cuenta de que llevamos maletas pesadas, vinculadas al pasado. Son el arrepentimiento, el remordimiento y el resentimiento. Cuando envejeces con demasiados asuntos sin resolver, vas por el camino equivocado. En efecto, estas «maletas» se vuelven cada vez más pesadas para llevar, porque a medida que envejecemos, nos encontramos cada vez más solos con nosotros mismos. Esta acumulación conduce a una terrible imagen de la vejez, la de unos ancianos que se quejan y reprochan constantemente.

A medida que envejeces, no puedes permitirte no «limpiar» tu vida. Cuando lo has hecho, te sientes más ligero, tienes una nueva libertad. ¡Así que cuanto antes lo hagas, mejor!

En este trabajo, los cristianos tienen una herramienta a su disposición, el sacramento de la reconciliación. Le urge a uno a mirar su vida y liberarse. Entonces vemos lo que debemos perdonar a los demás, lo que debemos perdonarnos a nosotros mismos. Este sacramento permite renovar la confianza poniéndose bajo la mirada de Dios.

En tu opinión, para evitar envejecer mal, tienes que «trabajar sobre tu sombra». ¿Qué significa eso?

La sombra es un concepto de Jung que designa todo lo que hemos reprimido: arrepentimiento, remordimiento, pero también agresividad, ira. Trabajar sobre la sombra de uno es como trabajar sobre uno mismo. Tienes que sacar tu ira, porque si no la enfrentas lo suficientemente pronto, saldrá más tarde y parecerá un delirio. Así, una persona muy mayor puede cambiar su carácter de la noche a la mañana.

La sombra contiene todo lo negativo en uno mismo pero también todo el potencial. Por ejemplo, algunas personas, al final de sus vidas, tienen una inmensa necesidad de afecto y ternura. Esto puede ser muy confuso para los niños que no están acostumbrados a ver esto en sus padres. Este es un subidón de la sombra.

Estoy convencida de que es importante ser consciente de su sombra. No importa cómo lo hagamos: psicoanálisis, tiempo de soledad, retiros, etc. Ir al encuentro de su sombra forma parte de este trabajo necesario sobre uno mismo.

En esta obra, ¿puede ayudar la fe?

¡Si esta fe se vive y se profundiza, por supuesto! Distingo claramente la fe de la creencia, que es como una muleta, porque no está integrada. La fe es la confianza en Dios, en el misterio de la vida y la muerte. La fe cristiana se basa en los textos, y obviamente en la Resurrección: si ha sido verdaderamente vivida, ayudará a la persona en su camino de vejez.

¿Son los ancianos muy religiosos menos «desagradables»?

¡Nunca me hice esa pregunta, pero creo que sí! Para el viejo creyente, hay una vida después de la muerte. Esta vida después de la muerte no está completamente centrada en él, por lo tanto es menos dura. Básicamente, toda la aventura de la vejez es una apertura más allá de uno mismo.

La oración ofrece esta increíble apertura a los ancianos. Muchos de ellos me dicen que no se sienten solos porque tienen a todas las personas que aman en su oración.

Las historias de la Biblia que describen la vejez muestran la fecundidad del hombre incluso en la vejez: ¡tomemos a Simeón, Zacarías o Abraham! Estas figuras bíblicas dan una brillante imagen de la vejez que es tan necesaria hoy en día.

En la fe cristiana, existe la promesa de que la vida es más fuerte que la muerte. Sin hablar de la fe en sentido estricto, la espiritualidad permite que la vejez se experimente como un momento de crecimiento y no como un naufragio.

Anna Latron

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.