Aleteia

Una sola palabra que es una poderosa oración

MEDITATE
Ruslan Shugushev | Shutterstock
Comparte

¡Amén! Muchas veces decimos esta palabra, a menudo como una rutina, al final de una oración o de un discurso, como si fuera un punto final. Sin embargo, le da al texto una apertura que está en armonía con nuestras vidas

El horizonte nunca está cerrado cuando decimos «amén». Para probar la fruta que oculta esta palabra, debemos ir más allá de la cáscara, extrayendo su savia y significado.

«Amén», de la raíz hebrea «‘mn», significa «fuerza, firmeza». Al decir «amén», hacemos nuestra una oración, un texto, confiamos en una persona: «Sí, lo que acabamos de oír es sólido, y por ello apuntamos nuestro amén, nuestro sí». Así que este término hebreo tiene un aspecto relacional.

Por lo tanto, decir «amén» a Dios es expresar que Él que es confiable, «el Dios fiel» (Is 65:16), y que siempre podemos confiar en Él. «¡Bendito sea el Señor eternamente! ¡Amén! ¡Amén!» (Sal 89, 53).

Decir «amén» es confiar en la palabra de Cristo

HARLEM,NEW YORK,BURKINA FASO,CORPUS CHRISTI
Jeffrey Bruno

 

Jesús, que hablaba arameo, usaba mucho la palabra «amén». San Juan dio varios ejemplos de esto en su Evangelio. Jesús enseña, a menudo comenzando con estas palabras: «Amén, amén, os digo«. (Jn 10:1), una expresión traducida como «en realidad, en verdad».

En el Nuevo Testamento, Jesús mismo es llamado el testigo fiel, «El que es Amén». (Apocalipsis 3:14). «Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por nosotros para la gloria de Dios» (2 Cor 1, 20).

Decir «amén» a Dios es confiar en Cristo, creer en lo que dice: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él» (Jn 14, 23).

Esta fe en la palabra de Jesús se concreta en la adhesión a una doctrina que la Iglesia va a desarrollar. Por ejemplo, el Credo y la Revelación terminan con «amén».

Decir «amén» es afirmar nuestra unión con Cristo

POPE FRANCIS - PENTECOST MASS - SUNDAY
Antoine Mekary | ALETEIA | i.Media

Al final de una oración, proclamamos «amén» para expresar nuestra aceptación de su contenido. Cuando recibimos el Cuerpo de Cristo, también respondemos «amén». Nos adherimos a su Cuerpo que constituye la Iglesia, en el sentido de una adhesión a Cristo.

No sólo expresamos un deseo, como «que así sea», sino que afirmamos nuestra unión con Cristo que se entrega a nosotros bajo el signo del pan.

Es como decir, «Bueno, sí, amén! Creemos y nos adherimos a Cristo con todo nuestro corazón». Y nos convertimos en amén en el Hijo, que vive y reina con el Padre en la unidad del Espíritu Santo por todos los siglos. Amén.

 

Por Jacques Gauthier

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.