Aleteia

¿Sabes que puedes adorar a Dios en cualquier momento?

HAPPY WOMAN
Shutterstock
Comparte

La adoración es un acto voluntario: puedes adorar a Dios cuando puedas y donde quieras, sólo tienes que saber hacerlo bien…

Para adorar a Dios, basta con decirle estas palabras sencillas:

«Señor, estoy en tu presencia y reconozco que eres el primero en mi vida. Tú eres mi Dios, mi creador, mi Padre, y me pongo en tus manos. Toma mi vida y todo lo que me pertenece, porque te amo y quiero pertenecerte sólo a Ti«.

Este acto puede durar así un minuto, un poco menos o mucho más dependiendo de las circunstancias.

Cómo convertirse en un «adorador»

PRAY
Joseph Thomas Photography | Shutterstock

Por la mañana, cuando te levantas, la adoración puede ser el primer acto que le da color a tu día. Igualmente, por la noche, a la hora de acostarse. ¿Y por qué no durante el día, entre dos actividades, por ejemplo? Para ayudarte, puedes establecer varias franjas horarias por día.

Si las circunstancias lo permiten, puedes arrodillarte, como Moisés que se inclina ante Dios. Si no, hazlo en tu corazón, inclinándote y recordando por un momento hasta que le hayas restituido a Dios su lugar, en el centro de tu vida. Y así, realizando actos de adoración, gradualmente te convertirás en un «adorador».

Exposition du Saint-Sacrement
Fred de Noyelle / GODONG
HOLY SACREMENT
Te puede interesar:
Cómo se adora

Por Jean-Hilaire Ardillier

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.