Aleteia

Así puedes acabar con los celos de tus hijos

dispute frères et soeurs
© fotosparrow - Shutterstock
Comparte

Los hermanos raramente se llevan bien. Su relación a menudo oscila entre el amor y el «odio», entre la complicidad y el rechazo. Estos consejos pueden resolver problemas de celos y rivalidad.

«Como joven mujer casada, estaba convencida de que los celos eran evitables si se tenía cuidado en no comparar nunca a los niños, en no tomar partido unos por otros», recuerda Marie, madre de tres adolescentes.

«Pensé que siendo justa y diciéndoles a menudo que los amaba a los dos por igual, mis hijos no se pondrían celosos. Por eso, cuando aparecieron los primeros ataques de celos, pensé que todo era culpa mía. Estaba consternada. Les prohibí que expresaran sus celos porque les dolía mucho».

Yann, su marido, añade: «Para mí, las discusiones en casa no me impresionaron mucho porque pensé que fuera de casa se estaban ayudaban pero me decepcionó mucho cuando me enteré de lo contrario.»

Madre de seis hijos y varias veces abuela, Isabel ha sido testigo de innumerables episodios de celos: «Al principio, un niño tiene el deseo de tener el amor de sus padres solo para él. ¿Acaso no es legítimo tener miedo de ser menos amado al tener que compartir el amor paterno con un hermano o hermana? Cuando esperábamos a nuestro segundo hijo, sentí la aprensión de nuestra hija mayor. Tenía miedo de pasar menos tiempo con nosotros. Por eso aumentamos nuestra atención hacia ella pero eso no le impidió decirme unas semanas después del parto:»Ya ha disfrutado del bebé. Ahora puedes llevarlo de vuelta a la clínica».

dispute frères et soeurs ; enfants
© fizkes - Shutterstock

Dejar que el niño exprese sus celos

«Mi hermano y mi hermana quizás sean mejores que yo», piensa el niño celoso. Entonces comienza para él una competición permanente: ser el mejor, ser el que más tiene.

Para sentirse seguro, necesitaría tener absolutamente todo de sus padres, todos los juguetes, todo el espacio. Y sobre todo, más que el otro.

Es una misión difícil ayudar al niño a manejar este miedo a los «menos». Sin embargo, los celos, a menudo tomados a la ligera y considerados una tontería, pueden afectar mucho a la infancia y a la adolescencia. Y si persiste, las relaciones entre hermanos en la edad adulta no mejorarán.

Deja que expresen los celos. Isabel y Marcos, con sus hijos y nietos, observaron esta paradoja. Si los padres quieren que los celos entre hermanos y hermanas dejen de envenenar sus vidas, no deben impedir tal enfrentamiento.

Los niños sufren (moralmente y a veces físicamente) tanto por sus celos como por su incapacidad de nombrarlos. Y como no hay ningún método milagroso para evitar los celos, no tiene sentido tratar de negarlos.

Mucha gente piensa: «¿Nuestros hijos no se pelean? Se aman el uno al otro. ¿Están peleándose? Se odian el uno al otro.» Sin embargo, hemos encontrado que al insistir en que los niños no se pongan celosos, terminan odiándose los unos a los otros. Pero si se les permite «odiarse el uno al otro», terminan amándose el uno al otro.

Marc, un abuelo experimentado, explica: «A través de sus disputas, los niños se prueban, tratan de comparar sus caracteres y pueden reconciliarse y luego amarse aún más. »

El niño, aunque sepa que puede expresar sus celos, no siempre encuentra las palabras para decirlo. Al ayudar al niño celoso a expresar lo que siente, se siente comprendido y puede separarse gradualmente del resentimiento.

little baby boy and brother
By Tomsickova Tatyana/Shutterstock

Nunca compare a los niños entre sí

Las comparaciones comienzan en la clínica el mismo día del nacimiento. «Es más pequeño que su hermana», «Duerme mejor»… E incluso si los padres se comprometieron a no comparar nunca a sus hijos, se trata de promesas que difíciles de cumplir, ¡especialmente cuando hay fatiga e irritación!

«Nunca haces tu cama… tu hermana, ella, a tu edad, lo hacía ya desde hace mucho tiempo!». Ante tales observaciones, el niño celoso llega a creer que el otro es más amado que él, y comienza a odiarlo. Cualquier cumplido dirigido al otro lo considera un reproche contra él.

Dedicar tiempo para hablar con el niño que se siente mal ayuda a eliminar el miedo que estas torpes comparaciones generan en él.

Los psicólogos también llaman la atención de los padres sobre las comparaciones «positivas» («¡Qué rápido puedes descifrar tus partituras! ¡Ojalá tu hermana pudiera ser como tú! «), lo que también puede llevar a un estado de envidia. E incluso si son apreciados por la persona interesada, pueden alentarla en un espíritu de competencia que a menudo es perjudicial.

La mejor actitud es describir la situación tal como la vemos o la sentimos: «No has hecho tu cama esta mañana, lo has olvidado varias veces. Me decepciona, sé que eres capaz de hacerlo. Cuento contigo mañana.»

O al contrario: «Me alegra ver que todavía estás haciendo tu cama». Lo importante es valorar al niño en cuestión sin referirse a sus hermanos.

Mostrar a cada uno que es amado por sí mismo

Ya sea a la hora de comer o en el coche, las dos hijas de Valeria, que se llevan 16 meses, son tratadas de la misma manera. Su madre se da cuenta de que «no funciona»: las señales de celos son constantes.

Es una ilusión querer actuar exactamente de la misma manera con cada niño. Peor aún, puede llevar a celos. Pensando «tengo como el otro», el niño celoso piensa «soy como el otro». Ya no percibe que es único. Es mejor dar a todos según sus necesidades (lo que corresponde a la definición de justicia) que querer igualdad a toda costa.

«¿A cuál de los tres amas más?» ¡Cuántas veces María y Juan han escuchado esta pregunta! «Obviamente, respondimos que no teníamos ninguna preferencia, que los queríamos a todos de la misma forma. Pero no los satisfizo. De hecho, simplemente querían que les dijéramos que los queremos mucho por lo que son, sin ninguna referencia sistemática a sus hermanos y hermanas.»

Del mismo modo, los hermanos y hermanas estarán menos celosos unos de otros si tienen actividades separadas. Y la distancia temporal permite darse cuenta de lo importante que es el otro. Algunos solo esperan una sola cosa: contar lo que han vivido.

Los cumpleaños también son una buena oportunidad para celebrar a cada niño… 

BROTHERS,FIGHTING
Shutterstock

Evitar tipificar a los niños 

Todos tenemos papeles asignados a nuestros hijos. Sin embargo, esto afecta al niño y sus relaciones con su entorno. «Asigno diferentes papeles a mis hijos para que todos se sientan «especialistas» en algo, dice Paul. Así, el mayor es el matemático de la familia, el segundo es el artista, mientras que la más joven es una deportista de éxito.» Una intención loable, pero el riesgo es que los niños queden atrapados en esta imagen, lo que impedirá el descubrimiento y desarrollo de otros talentos.

Una diferencia de género mal aceptada también puede ser otra fuente de celos, especialmente si los roles están estrictamente divididos entre niñas y niños. O, alternativamente, una orden de nacimiento mal asumida. «Yo era la última de cinco niñas cuando, ocho años después de mi nacimiento, llegó el niño que nadie esperaba. Frente a la alegría de mis padres, me sentí destronada en mi papel de niña pequeña y desvalorizada en mi feminidad», recuerda Elizabeth. Me llevó a convertirme en un verdadero niño marimacho, tratando constantemente de llamar la atención de mis padres, para que ellos comenzaran a entenderme y me prestaran un poco más de atención. »

Otra situación peligrosa es la del niño enfermo, del niño discapacitado. Una vez más, debemos tener cuidado de no encerrar al niño en su situación, así como de evitar que sus hermanos y hermanas sufran las consecuencias. Ver a un niño enfermo únicamente a través de su «problema» refuerza cualquier dificultad, y sus hermanos y hermanas se ponen celosos de él rápidamente porque ocupa el tiempo y la atención de los padres.

© luminaimages/SHUTTERSTOCK

Ayudar al niño celoso a transformar su mirada

Por lo tanto, los padres pueden ayudar a reducir la frecuencia o intensidad de los ataques de celos tanto por su actitud como por sus palabras. Sin embargo, el único remedio verdadero será luchar contra la tristeza que el niño celoso siente tan pronto como otro tiene lo que él no tiene.

Para poder disfrutar del bien de los demás, los niños deben primero valorarse a sí mismos y comprender que el éxito de los demás no les priva de nada: el amor de los padres no es como un pastel que debe ser compartido.

Educar el corazón del niño celoso toma tiempo. Elizabeth recuerda el tiempo especial que pasó con uno u otro por la noche a la hora de acostarse. «Juntos, revisamos tal o cual parte del día. Intentaba demostrar que los celos nos impiden ser felices. Ellos, por su parte, expresaron sus temores. Se estaban quedando dormidos». P

ara ayudar a que sus hijos se perciban positivamente, Ana experimentó un método original: «Mi esposo y yo reunimos a nuestros tres hijos (de 14 a 8 años) y a su hermana de seis años y mi esposo les pidió que se turnaran para decir tres cosas que les gustaban el uno del otro. Si las respuestas fuesen demasiado imprecisas, les pedíamos que las especificasen. Para los más grandes, fue estupendo descubrir cómo podían apreciarse unos a otros a pesar de todas sus discusiones.

Es verdad que las relaciones entre hermanos y hermanas evolucionan constantemente, y que es a veces en el momento en que menos lo esperamos, cuando la situación se desbloquea, pero no debemos olvidar la fuerza del sacramento del perdón o la preciosa ayuda que proporciona la oración: la de los hijos para sus hermanos y hermanas, la de los padres para sus hijos.

Marie-Laure Semnont

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.