Aleteia

Los 7 pecados capitales: cómo el Diablo te incita al orgullo

MŁODA KOBIETA
Mark Alexandrovich/Unsplash | CC0
Comparte

El Maestro del Infierno se está modernizando. A partir de ahora, está presente en todas las redes sociales y da muchas instrucciones a sus demoníacos aprendices. Ahora publicó un nuevo mensaje sobre el orgullo, el pecado que lo hizo caer

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El orgullo, amigos míos, es mi pecado favorito. Lo experimenté en una pareja, en un jardín, al principio de esta obscena historia, justo después de mi inhabilitación permanente, y funcionó tan bien que el Otro tuvo que enviar a su hijo, rápidamente, para arreglarlo todo. Mientras esperamos nuestra caída final, ¡trabajemos el doble de duro!

La virtud de la «grandeza del alma»

Para los cristianos, la tarea es más difícil. Tenemos que cubrir nuestras huellas. Uno de nuestros movimientos más bellos fue introducir la confusión entre la humildad y la modestia, y, correlativamente, entre el orgullo y la búsqueda de la propia excelencia – una virtud llamada magnanimidad, que ha sido casi completamente olvidada… ¡guau!

Como indica la etimología, es la virtud de la «grandeza del alma»: incita a la persona a realizar grandes cosas, inspiradas por su vocación.

Durante su vida, en el siglo XIII, el teólogo Tomás de Aquino fue conocido como el «buey silencioso». Porque rumiaba las cosas antes de hablar.

A menudo te encontrarás con ese hombre que te impide pensar de forma circular. No pude hacer nada contra él, puso su cabeza en el tabernáculo para recibir las inspiraciones del Otro.

Tomás de Aquino enfatiza que el hombre desea naturalmente su plenitud, y que el pecado consiste sólo en el exceso de este deseo de excelencia. Aquí es donde tenemos que jugar.

Mis mandamientos «sagrados»

Primero, se trata de empezar temprano. «Lo más importante en la vida es mostrarse firme», le dirá un padre a su hijo. Él mismo fue machacado por sus hermanos y amigos en la escuela y tiene la oportunidad de vengarse por medio de su hijo.

En segundo lugar, asegurarse de que la educación no evoca el orgullo o, si los padres hablan de ello, que añaden este tipo de fórmula: «El orgullo muere un cuarto de hora después de nuestra muerte», o «En cualquier caso, todo el mundo es orgulloso». ¡Estas son bobadas desesperadas! El orgullo es como mentir, terminas viviendo con ello.

No te preocupes demasiado cuando escuches a la gente acusarse a sí misma durante la confesión de ser orgullosa. Esta confesión es a menudo tan general que no es vergonzosa, ya que entrar en detalles es demasiado humillante. Sólo asegúrate de que el sacerdote no pida un ejemplo específico, para evitar que se le den consejos concretos.

Un arma efectiva, también, falsificando esa maldita humildad

Haga arreglos para que las vidas de los santos como Alexis sean parte de la familia. Se dice que después de un largo exilio regresó con sus padres, que no lo reconocieron: vivió durante años bajo las escaleras de su casa, y no fue identificado hasta después de su muerte. Es lo suficientemente superhumano como para volverse inhumano. Estas hagiografías desalentadoras me han atraído a muchos antiguos enemigos míos.

En cambio, cuidado con la pequeña Teresa de Lisieux. Ella es mi enemiga personal. Es concreta, cuenta todas sus luchas por la humildad, lo hace por obediencia a su superior. Muestra que no nació santa. Y escribió lo peor contra nosotros: el triunfo de la humildad. Traté de destruirlo, traté de asfixiar a la carmelita bajo los pétalos de las flores, de ahogar su llama en agua de rosas… ¡Me quemé!

Empiezo a entender por qué al Otro le apasionan los pastores, los campesinos y las muchachas muy humildes. ¡Es que no nos ocupamos de ellas, dejamos que se nos escapen, y estos corazones de humildad salvan al mundo delante de nuestras narices! ¡Así que ten los ojos abiertos!

Por el padre Pascal Ide y Luc Adrian (Inspirado en Cartas del diablo a su sobrino de C. S. Lewis).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.