Aleteia

Cuatro palabras clave para esperar la Navidad en familia

CHRISTMAS
Impact photography - Shutterstock
Comparte

A través de las tareas materiales que indudablemente ocuparán una gran parte de nuestro tiempo durante este periodo de Adviento, tratemos de no olvidar lo fundamental

El calendario de Adviento, la búsqueda de regalos, turrones, la corona de Adviento, la decoración del árbol … Hay tanto que hacer mientras se espera la Navidad. Pero no olvidemos lo esencial.

1
Amor

Esto es lo que más necesitan los hombres, y nuestros hijos en particular. No es suficiente tener un corazón lleno de afecto, es necesario demostrar este amor concretamente a través de los pequeños gestos de cada día. Demostremos a nuestros hijos cuánto los amamos.

Amar, desde luego, no es dar muchas cosa – juguetes, comida – sino darse a uno mismo. Y una de las formas más prácticas de darse uno mismo es regalar el propio tiempo. El más simple de los juguetes tendrá un valor incomparable para nuestro hijo si dedicamos tiempo para jugar con él, y el pastel le sabrá mejor si lo preparamos juntos.

2
El mejor regalo

Los magos trajeron oro, mirra e incienso: ¿qué vamos a ofrecer nosotros a Jesús? ¿Cuál es el regalo que Jesús desea? Lo que Jesús quiere es a nosotros mismos. Ofrezcámonos tal que somos con nuestras faltas, nuestros pecados, nuestros límites, nuestras infidelidades, pero también con todas nuestras riquezas, todas las maravillas que Dios ha puesto en nosotros.

Demos todo a Jesús, sin filtrar: nuestras ansiedades y nuestras alegrías, nuestros esfuerzos y nuestra cobardía, nuestro deseo de amarlo y nuestras infidelidades.

Para que esta ofrenda no se quede en la teoría, sino que tome una forma muy concreta y precisa, animemos a los niños a elegir qué quieren dar especialmente a Jesús. Si lo desean, pueden escribirlo en una hoja de papel, una estrella o una pequeña piedra que dejarán cerca del pesebre en la víspera de Navidad. Y, sobre todo, podrán dárselo al Señor, en el secreto de su corazón, en el momento del ofertorio, durante la misa de Navidad.

3
Pobreza

Ninguna riqueza impidió a los pastores correr hacia el pesebre y ningún prejuicio oscureció su inteligencia: simplemente creyeron. El misterio de la Navidad se revela a los pequeños y a los pobres. ¿Cuáles son las riquezas que nos retienen prisioneros, que nos impiden correr libremente hasta el pesebre?

Aquí también, seamos concretos. Esta riqueza a la que estamos apegados, puede ser un proyecto al que nos negamos a renunciar o un objeto que no queremos prestar.

Es importante alentar a los niños a regalar uno de sus juguetes en Navidad. No solo porque otros niños carecen de todo, sino por algo más profundo, porque es un acto de desapego, de despojo … siempre que, desde luego, no sea dar un juguete roto, ¡porque ya no le sirve a nadie!

4
Fraternidad

Jesús viene a revelarnos que Dios es nuestro Padre y, por lo tanto, que todos somos hermanos. ¿Cómo vivir esta fraternidad en el momento de Navidad?

Algunas familias tienen la costumbre de compartir la alegría de la Navidad de forma concreta con sus vecinos, por ejemplo, o con otras personas con las que conviven durante el año. Los niños mismos dibujan tarjetas de Navidad que ponen en los buzones del edificio en la víspera de Navidad, hacen galletas, galletas en forma de estrella que ofrecerán a los vecinos, a una anciana que está sola, a los pobres sentados en los escalones de la iglesia.

En algunas parroquias, las familias se unen para ofrecer chocolate caliente y un dulce a los que están solos, al final de la misa de Navidad. Estas son cosas pequeñas, pero preciosas si se hacen con amor, y pueden tocar profundamente a aquellos a quienes están destinadas.

«No tengas miedo, porque he aquí que te anuncio buenas noticias, que serán una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, nos ha nacido un Salvador que es el Cristo, el Señor» (Lc 2, 10-11). Preparémonos para recibir la alegría de la Navidad entregándonos por completo a Aquel que viene a amarnos.

Por Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.