Aleteia

Cómo explicar a un niño la inesperada muerte de un ser querido

Child and Mother Upset
Shutterstock
Comparte

Nunca se está preparado para afrontar la muerte de un amigo o familiar que llega de forma repentina. Los niños sufren mucho y nosotros podemos ayudarles.

La muerte súbita o repentina no deja ninguna posibilidad de preparación. Ocurre sin previo aviso y conduce a malentendidos entre adultos y niños por igual. ¿Cómo podemos apoyarles en tiempos de luto cuando están siendo torturados por muchas preguntas? 

Hay dramas que de repente ponen patas arriba la vida de familias enteras: un padre muere en un accidente de coche; un adolescente al caerse en el monte o un niño al ahogarse en el mar… Y si el sufrimiento sigue siendo insoportable, parece aún más incomprensible cuando la muerte es repentina.

Entonces surgen muchos «por qués», sobre todo en la boca de los niños. Y te sientes incapaz de responder, especialmente si estás en una situación de angustia o revuelta. Sin embargo, los niños necesitan poder cuestionarse a sí mismos y a nosotros también, muy libremente y sin «tabúes»… y sólo lo harán si sienten que estamos dispuestos a acoger todas sus preguntas.

Escuchar al niño antes de responder a sus preguntas

Acoger las preguntas de un niño no es en primer lugar responder, sino escucharlas. Esto es lo que más necesita el niño: que sepamos escucharle en profundidad, sin proyectar nuestras propias preguntas sobre las suyas. Sin embargo, como sabemos, es muy difícil escuchar atentamente, especialmente cuando estás sufriendo y estás atrapado en tu pena o ansiedad. Además, a veces estamos tan preocupados por responder al niño que nos preocupa más la respuesta que realmente escuchar la pregunta.

Porque escuchamos no sólo con los oídos, sino también con los ojos (la expresión del niño es tan elocuente como las palabras que pronuncia, si no más), con todo el cuerpo (si fingimos escuchar pero nuestra mente está ausenta, el niño lo siente), con el corazón iluminado por la inteligencia (para discernir las preguntas tácitas que se esconden tras las que el niño expresa).

MOTHERHOOD
Monkey business images - Shutterstock

No le des una respuesta prefabricada

Acoger las preguntas de un niño no significa dar una solución preconcebida, sino ayudar al niño a avanzar hacia «su» respuesta. Cuidado, la verdad no es relativa. Hay una Verdad y debe ser enseñada. Pero una respuesta que el niño no puede asimilar no le ayudará. Es como darle algo de comer que no puede digerir.

Hay brillantes tratados teológicos sobre el Misterio de la Redención, pero, como sabes, aunque se los leas a tu hijo, no respondería a sus preguntas sobre el sufrimiento. Necesita recibir «su» respuesta, es decir, la que corresponda a sus profundas expectativas según su edad, su carácter, los acontecimientos que suscitaron sus preguntas, etc.

Ayudar al niño a encontrar «su» respuesta

Todas las preguntas del niño, por duras que sean, siempre merecen ser contestadas con palabras auténticas. A veces los niños tienen maneras tan directas de interrogarnos yendo directamente al punto que podemos estar tentados a sesgar, fingir que no escuchamos, desviar la pregunta o, peor aún, decir mentiras que creemos que son creíbles. Pero sólo la verdad es liberadora. 

Ayudar al niño a encontrar «su» respuesta es aceptar caminar con él, lo que no es nada fácil. Dar una respuesta ya preparada no es muy exigente porque no te comprometes. Pero buscar la manera de responder al niño tal como es, requiere escuchar atentamente, con amor y respeto. Esto nos lleva a la compasión, haciéndonos vulnerables a sus sufrimientos, preocupaciones y dudas. A veces no nos atrevemos a enfrentarnos a las reacciones de los niños ante la infelicidad porque nos sentimos terriblemente indefensos y vulnerables: «No puedo hablar de ello, de lo contrario sé que empezaré a llorar y quiero darles la imagen de una madre fuerte». Pero puedes ser fuerte y vulnerable al mismo tiempo. Es cuando hemos aceptado nuestra propia vulnerabilidad que el Señor puede llenarnos de Su fuerza.

Solo Él podrá ayudaros a comprender

Lo que más necesitan nuestros hijos no son padres ejemplares, sino padres que los acompañen, «mansos y humildes de corazón». Porque todas las respuestas a nuestras preguntas sobre el escándalo del sufrimiento y la muerte solo pueden venir del Señor.

Solo Él puede darnos a entender este misterio, solo Él puede darnos la fuerza para vivir lo intolerable, sólo Él puede llenarnos de la alegría de la Resurrección en el corazón de la confusión. Por eso, escuchando las preguntas de nuestros hijos, acogiendo sus sufrimientos y rebeliones, no podemos más que repetir incansablemente: «¡Ven, Espíritu consolador! ».

Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.