Aleteia

7 ideas para vivir en familia el tiempo de Adviento

CHRISTMAS ADVENT
Halfpoint - Shutterstock
Comparte

El Adviento solo comienza dentro de unos días. Disfruta de esta época tan especial con nuestros hijos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Durante siglos, la humanidad – y especialmente el pueblo judío – ha esperado al Salvador. Esta espera fue necesaria para que Dios pudiera preparar los corazones de los hombres para recibir a su Hijo.

Del mismo modo, durante cuatro semanas cada año, esperamos Navidad.

Aquí un resumen de las cosas que podemos hacer en familia para hacer que esta espera sea festiva.

1.  La corona de Adviento

Pensemos en la corona tradicional de Adviento: una corona de acebo, de pino, de paja (o también de cartón, tela, flores secas, etc.) en la que se plantan cuatro velas que se encienden a razón de cuatro semanas de Adviento.

Tengan cuidado, nunca dejen las velas encendidas por mucho tiempo, sobre todo de noche. Un incendio puede desatarse rápidamente.

2. El calendario de Adviento

El calendario de Adviento (comprado o hecho por uno mismo) hace que la espera sea más alegre. Como un minutero, cuenta diariamente los días restantes hasta el 25 de diciembre.

3. El tradicional pesebre

El pesebre puede construirse al comienzo del Adviento o instalarlo poco a poco a lo largo de su duración. Recordemos que el Niño Jesús se instala en el pesebre en la noche de Navidad.

4. Las estrellas del cielo de Navidad

Lars Kasper-cc

Se puede confeccionar un letrero en el rincón de oración o sobre el pesebre donde se reproducirá el cielo de la noche de Navidad.

Las estrellas así representadas podrán corresponder al esfuerzo dado por los unos y los otros durante el día (sin caprichos, como un servicio prestado, etc.). Los niños pueden preparar estas estrellas cortadas de papel dorado o de color.

5. Las lecturas y canciones de Adviento

READING
Shutterstock/Pinkyone

No olvidemos leer cada noche un pasaje del Antiguo Testamento con nuestros niños. Así comprenderán cómo se esperaba y preparaba la venida de Jesús. Hay muchas historias sagradas o Biblias para niños que nos pueden ayudar.

Los mayores podrán volver a leer el pasaje que se ha contado o leído en familia. Se puede proponer a los niños que ilustren estos pasajes del Antiguo Testamento. Estos dibujos podrán ser expuestos en todas las partes de la casa: en el rincón de oración, en el pasillo, en el hueco de la escalera …

A los niños les encanta cantar. ¿Por qué no sugerirles aprender hermosos villancicos? Podemos incluso organizar un pequeño concierto el 25 de diciembre para los abuelos, tíos, tías y amigos, que han venido a celebrar la Navidad.

6. Adaptar el tiempo de oración

FAMILY PRAY
Corinne SIMON I CIRIC

También es importante preparar particularmente bien la Misa para cada uno de los cuatro domingos de Adviento y Navidad.

Para eso, se puede, en la semana o los días que preceden, exhibir en el rincón de la oración (o en otro lugar, en un lugar visible) una o dos oraciones del evangelio del día:

  • “Prepárese, espere” (1er domingo);
  • “Prepare el camino del Señor, enderece sus senderos” (2º domingo);
  • “En medio de ustedes está aquel que ustedes no conocen” (3er domingo);
  • “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo; le pondrás el nombre de Jesús” (cuarto domingo);
  • «Hoy nos ha nacido un Salvador» (Navidad).

7. Tomar buenas resoluciones y cumplirlas

Durante el Adviento, enfoquemos los esfuerzos de nuestros hijos (y de toda la familia) en cosas tales como la escucha, la paciencia, la hospitalidad, la pobreza. No se trata de grandes discursos, sino sugerencias concretas.

  • En la mesa, escuchar a los demás sin interrumpirlos. Servir a los demás antes de servirse a si mismo.
  • Hacer de tal manera que nunca nadie tenga que reclamar sal, pan o agua porque alguien ha satisfecho sus deseos.
  • Renunciar a un pedazo de azúcar, un programa de televisión, cinco minutos de pereza en la cama por la mañana.
  • Estar satisfecho con lo que uno tiene sin quejarse o reclamar: ropa de marca, juguetes nuevos que no imperiosamente necesita, dulces, etc.
  • Esforzarse por identificar a los que están solos en el patio de recreo y organice juegos con ellos.
  • Rechazar la burla y la humillación hacia los compañeros de clase y los comentarios que juzgan (la mayoría de las veces la apariencia).
  • Levantarse de buen humor tan pronto como salte de la cama, incluso si hace frío, si no se  ha dormido bien o si tienes un examen de matemáticas.

Estas resoluciones pueden ser personales, pero también familiares: toda la familia, incluidos los padres, deciden el mismo esfuerzo. El deseo de dar el ejemplo y el temor a la corrección fraterna son buenos estimulantes.

No olvidar : El Adviento no se limita a estas cuatro semanas. Toda nuestra vida es un Adviento, una espera de la venida del Señor. Vivamos plenamente este Adviento para estar más «maduros para Cristo».

Christine Ponsard

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.