Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Tienes miedo a vivir la jubilación con tu pareja?

Comparte

¿Acabáis de jubilaros? ¿Temes aburrirte y pasar demasiado tiempo con tu cónyuge? ¿Cómo encontrar el equilibrio para disfrutar en pareja conservar al mismo tiempo tu independencia?

Hablar de matrimonio durante la jubilación es entrar en un mundo de lo más variado. ¡Todos los casos son posibles! ¿Con la jubilación llega la guerra o una segunda luna de miel?”.

La convivencia será más o menos fácil dependiendo de las circunstancias, de si se trata de una pareja muy unida o más independiente y de sus aspiraciones. Algunas personas esperan mucho de este nuevo viaje: esperan una renovación de su amor, un nuevo comienzo para una etapa en la que tendrán tiempo para vivir felices, sin las limitaciones de horarios. ¡Unas perpetuas vacaciones de verano!

Otras muchas parejas viven preocupadas por esta nueva etapa. Las personas que han tenido responsabilidades pueden temer el aburrimiento, pero también la pérdida de su identidad social y de su imagen de marca en una sociedad en la que todo el mundo se identifica demasiado con su profesión.

También existe a menudo una fuerte aprensión sobre la vida de la pareja. ¿Cómo gestionaremos el hecho de estar juntos las 24 horas del día? En esta experiencia diaria, las obsesiones del cónyuge se vuelven rápidamente insoportables, y el silencio, inaguantable cuando no tienen nada más que decirse el uno al otro.

A este miedo a la asfixia conyugal se añade a menudo inconscientemente el miedo a la vejez, a la enfermedad y a la muerte: esta es la recta final, nos guste o no.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de vivir un período que puede ser tan maravilloso como difícil?

senior man swimming
By l i g h t p o e t/Shutterstock

Buscar una nueva actividad

En primer lugar, es necesario considerar una verdadera reorganización de la vida en común. Para empezar de nuevo sobre una nueva base. Prepararse para la jubilación requiere una cuidadosa consideración, particularmente de dónde vive, si tiene que cambiar de lugar. Uno puede desear vivir en el campo, como amante de la naturaleza, mientras que el otro prefiere la ciudad para no alejarse de sus hijos, de sus amigos, de sus relaciones. Es importante llegar a un compromiso.

También es bueno comenzar su vida de jubilación con la voluntad de disfrutar de estos años que le darán a cada uno el tiempo para ser por fin ellos mismos, para hacer realidad deseos que hasta entonces eran imposibles de cumplir: bricolaje, música, jardinería, viajes, conciertos, jogging...

¡Hacer por fin lo que uno quiere! ¡Disfrutar de la vida! No se trata de pasar el tiempo, sino de vivir plenamente. También encontrando una actividad gratificante.

La vida asociativa permite que el jubilado sea reconocido socialmente y a menudo muy útil en el voluntariado que requiere las habilidades y la experiencia de quienes se retiran del mundo laboral.

Shutterstock

Disfrutar de los momentos juntos

La jubilación es el momento en que es posible abrir de par en par las puertas de la casa para los hijos y nietos, y disfrutar, en un ambiente relajado, de aquellas alegrías familiares que la vida activa no siempre permitía. Pero también se trata de disfrutar de los placeres de la vida matrimonial. Es tiempo para el regreso de la consideración y la ternura (lo que no tiene nada de ridículo, no importa la edad). El tiempo para descubrir de nuevo el cónyuge cuyo “mejor aún no ha aparecido”. Decirse a sí mismo que hay mucho más en el otro que lo que ha descubierto, en lugar de centrarse en ciertos defectos menores que no puede cambiar.

Sin embargo, tenga cuidado: si puede haber cierta felicidad en que una pareja finalmente haga una actividad en común, la fórmula de “hacerlo todo juntos” no es obligatoria. Los momentos de autonomía son esenciales en la vida del jubilado. Además de la necesidad de presencia, también existe la necesidad de independencia.

Corresponde a cada pareja encontrar la distancia adecuada, la respiración de una vida común que alterna entre el tiempo juntos y el tiempo de libertad.

WOMAN
Shutterstock-PhuShutter

Tiempo para profundizar su vida espiritual

No existe tal cosa como una jubilación ideal. No es necesario decirse a sí mismo: “¡Solo estoy esperando la jubilación para hacer lo que quiero!”

El cónyuge puede ser diferente de lo que se esperaba de él. Sin mencionar la edad, la fatiga o la enfermedad. Es entonces el momento de pensar en los que viven en la soledad, de saber apreciar lo que todavía se les da y de aprender a vivir esta última parte de la vida en la aceptación de una cierta pobreza, de un cierto desapego antes del último vuelo.

Porque el momento de la jubilación es un tiempo para estar más abierto a la dimensión espiritual. Una vida más orante y contemplativa es posible en una vida menos activa, menos estresada y menos cronometrada.

“Hermanos y hermanas de las generaciones mayores -decía San Juan Pablo II-, sois un tesoro para la Iglesia, una bendición para el mundo. En vosotros vemos que el sentido de la vida no puede consistir solo en ganar y gastar dinero, que en toda acción exterior debe madurar algo interior, y en toda realidad temporal debe madurar algo eterno.”

Denis Sonet

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.