Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo no dejarse pisotear y seguir siendo cristianos?

Woman - Bullying - Disrimination
© fizkes
Comparte

Jesús nos pide que no hagamos “frente al que nos hace mal”. ¿Debemos entonces permitirlo todo? ¿Acaso debemos aceptar todo por parte de aquellos que quieren hacernos daño? 

“Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.” (Mt 5,39-40). Se podría decir que esta palabra del Señor es una hipérbole oriental, un ideal inaccesible, una paradoja pedagógica. Uno podría pensar que el Evangelio no debe ser tomado literalmente. Pero esta palabra, tan penetrante como la espada, nos toca e incluso nos fascina. La mejor prueba es que nadie puede olvidarla.

San Pablo da incluso una traducción: “Vence al mal, haciendo el bien.” (Rm 12,21; 1 Ts 5,15). Entre todas las posibles respuestas a la agresión – ira, venganza, reivindicación, desolación, desprecio o simplemente indiferencia – se encuentra esta confusa respuesta que es la dulzura, la paciencia, la compasión y el perdón. Esto es lo que San Pablo llama el fruto del Espíritu. Este es el rostro concreto de la caridad (Gálatas 5:22-23; 1 Corintios 13:4-7). Esta es la respuesta de Cristo a los que lo crucifican.

No tomar represalias violentas no significa que no debamos reaccionar

Por cierto, ¿por qué la mejilla derecha? Nuestro profesor de Sagrada Escritura nos señalaba la diferencia entre la bofetada casi amistosa, la palma de la mano abierta que golpea la mejilla izquierda, y la bofetada, un golpe con el revés de la mano, un golpe oblicuo que llega a la mejilla derecha y humilla; es el gesto del desprecio y rechazo. Incluso en este caso, Jesús nos pide que no tomemos represalias violentas, que no huyamos tampoco, sino que permanezcamos allí, vulnerables. Esta es la única manera de romper la fatalidad de la violencia.

No se debe decir con demasiada precipitación que esto es imposible. El pastor Wilkerson, escritor evangélico cristiano y estadounidense, contó en su libro “La cruz y el puñal” cómo la Providencia lo había conducido al mundo de los jóvenes delincuentes en Nueva York. El líder de la pandilla, agobiado por sus sermones y su creciente influencia entre sus amigos, había amenazado con cortarlo en pedazos. El párroco respondió: “Puedes hacerlo, pero debes saber que cada pieza seguirá diciendo ‘Te quiero”. Todavía podríamos tener muchos mártires que ofrecen sus vidas por sus verdugos. Pero estos gigantes del amor no deben hacernos olvidar a todos aquellos que en la vida cotidiana ponen paz donde hay guerra, ternura donde hay crueldad. ¿Acaso es una locura? ¿Heroísmo? ¿O la audacia de amar como Jesús: incondicionalmente?

Esto no significa que no debamos reaccionar nunca, o que debamos aceptarlo todo. Cuando uno está solo, puede renunciar a hacer valer su derecho: “Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto” (Mt 5,40). Pero cuando está en juego el bien particular de una persona o el bien común de una sociedad, la caridad exige que se respeten y se aplique la justicia. Los bienes, la salud, el honor, y más aún la vida (física y espiritual) de nuestros hermanos y hermanas, no pueden ser abandonados al poder de los malvados. Por caridad hacia nuestros propios enemigos, a veces tendremos que enfrentarnos a ellos. Puede ser un debate que nos lleva a la acción judicial, o incluso la autodefensa o la guerra, cuando desgraciadamente son necesarias. En todas estas situaciones extremas, se identifica al discípulo de Cristo por dos cosas: no mantiene el odio y solo utiliza la fuerza si todos los demás medios han fracasado.

Padre Alain Bandelier

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.