Aleteia

¿En tu pareja, quién lleva los pantalones?

Couple - Arm Wresling
© stockfour
Comparte

Cuando en una pareja, de repente, el hombre alza la voz y dice «¡El que manda aquí soy yo!» es que probablemente sea su esposa la que lo gobierne. Entonces, ¿quién tiene realmente el poder en esta relación?

¡Cuidado! Dentro de una pareja o de una familia, el que tiene o toma el poder no siempre es el que pensamos. De hecho, existe el poder oficial y el poder no oficial (el verdadero). En el pasado, el hombre tenía el poder oficial. Era el jefe de la familia. Pero a menudo el poder oficioso recaía en la esposa que lograba sus objetivos con habilidad y finura, mientras que dejaba a su marido el honor de creer que él era el que decidía. Incluso hoy en día, algunas mujeres siguen haciéndolo así. Pero también existe otro caso: este famoso poder oficioso a veces cae simplemente en manos de los niños, que imponen a sus «comprensivos» padres su manera de ver las cosas y sus preferencias.

El arte de decidir juntos

Cualquier comunidad, ya sea conyugal, nacional o internacional, requiere la regulación de la toma de decisiones y, por lo tanto, la existencia de un «poder». A nivel nacional, está claro que los diferentes poderes están en conflicto: el de los gobernantes, el de los medios de comunicación, el de los sindicatos, el de los bancos, el de la opinión pública, el de los grupos de presión, etc. A nivel de la pareja, a menudo también se inicia una lucha de poder entre dos protagonistas que no quieren ser aplastados. Los comienzos de la vida matrimonial suelen ser difíciles porque cada uno quiere dejar su huella, delimitar su territorio, y no dejarse engañar por el otro. A continuación, algunos cónyuges tienen a veces un arte sutil de mantener al otro bajo su control o, por el contrario, de dejarse encadenar. Algunas esposas pueden tener esta fuerza prodigiosa sabiendo -en el momento oportuno- soltar una lágrima culpabilizadora o hacer chantaje emocional («Si me amaras, harías lo que yo te pidiera…») para conseguir lo que quieren. También existe la prodigiosa inercia de algunos maridos, herméticamente cerrados a las llamadas de sus esposas pidiendo más ternura, más responsabilidades en el seno de la familia, más espiritualidad.

No hay otra forma de superar estas luchas violentas sino tomando claramente conciencia de todo. A través del diálogo, sin emitir ningún juicio, los cónyuges pueden tratar de identificar las diferentes áreas donde uno tiene poder y donde el otro se siente negado, o incluso aplastado. Es frecuente escuchar en una pareja en crisis a uno de los cónyuges reprocharle al otro de no haberle dejado existir, después de años de convivencia. Luego es importante que todos renuncien a la tentación de la fusión, que inevitablemente iría en detrimento de una de las dos personas. Amarse mutuamente es unirse pero permaneciendo dos personas: la cuestión es saber cuál de ellas es la que queda. También hay que renunciar a la tentación de la omnipotencia, ese sentimiento que viene de la infancia y que solo busca aprovecharse de las disposiciones amorosas del otro para dirigirlo mejor. Al principio de la vida de pareja, un hombre es capaz de cumplir todos los deseos de su mujer, pero si ella se aprovecha de su increíble poder, el hombre acaba aburriéndose.

Solo mandamos al otro obedeciéndole

«La fuerza desarmada es la más poderosa del mundo», dijo Martin Luther King. Un proverbio egipcio dice que «la mujer está doblemente encadenada si la cadena es amable», y un cómico añade: «sobre todo si los eslabones están hechos de piedras preciosas». Renunciando al machismo obsoleto y al feminismo de retaguardia, la pareja dejará que el amor arbitre los diferentes puntos de vista. Cada cónyuge tiene derecho a expresar sus deseos, pero evitando que parezcan órdenes. Dejando que el amor del otro encuentre una solución de compromiso, sin chantajearlo. También es importante que cada miembro de una familia, incluidos los niños, tenga sus propios momentos de libertad donde pueda recuperarse y florecer, y luego acudir y compartir su experiencia.

Finalmente, es importante imitar la manera en que Dios actúa en su relación con los hombres. Sin embargo, Aquel que es el Todopoderoso ha establecido con los hombres una relación de alianza y no de dominación. Su Hijo vino sobre la Tierra, y en su increíble Encarnación, se puso al mismo nivel que los hombres: «El, que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar celosamente: al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de servidor y haciéndose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto humano, se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz.» (Filipenses 2:5-8). Ojalá imitemos en nuestras familias esta loca humildad divina para estar atentos a las necesidades y deseos de los demás, para buscar las soluciones más felices que satisfagan las expectativas de los demás y el bien común de la familia.

Padre Denis Sonet

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.