Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esterilidad: ¿Qué es la fertilidad para una pareja?

Couple
© Monkey Business Images
Comparte

Ante la incapacidad de tener un hijo, los cónyuges pueden preguntarse por qué Dios los ha unido. ¿Y si la fertilidad no se redujera solo al hecho de dar a luz?

Los esposos que no logran concebir un hijo se preguntan a menudo: ¿para qué, para qué fruto? En definitiva, ¿cuál es el sentido de nuestro amor? Esto nos invita a meditar sobre la fertilidad y las fertilidades del matrimonio. Jesucristo nos enseñó una fertilidad misteriosa y vertiginosa: la fertilidad de la cruz (Mc 8:34). No debemos hacer trampas con la realidad. Sin duda, la esterilidad no es una desgracia absoluta: no nos impide vivir y amar. No obstante, para los cónyuges, nada puede reemplazar al niño, que es fruto de su amor y les hace renacer como padres. Por eso hay poco consuelo y aún menos compensación en la prueba de la esterilidad. Una pareja puede entonces sentir un gran vacío. Podemos suponer el riesgo de perderse en él, o al contrario de escapar de él. Un riesgo más sutil sería dejar que este vacío en la vida se convierta en un vacío en el corazón.

La prueba puede revelar inesperados tesoros del corazón

Al contrario, un corazón herido, pobre, que espera, puede ser un corazón aún más vivo, abierto, apasionado. No debemos negar la prueba. Puede causar un fallo cardiaco. Pero la prueba también es un desafío. Puede revelar inesperados tesoros del corazón. Más profundamente aún, puede permitir que la debilidad y la locura de la Cruz (1 Cor 1:22-25), es decir, algo del corazón de Dios, pase a través de nuestros corazones.

En este sentido, la pareja herida en su fertilidad puede tener una misión particular. En estos tiempos en que el amor y la vida se ven expuestos a tantos ataques, ¿acaso no contribuye esa pareja secreta y dolorosamente a la gestación de una civilización del amor y de una cultura de la vida?

Esta meditación bastante seria no debe borrar otra. La fertilidad de la pareja no debe restringirse a la procreación. La procreación en sí misma requiere mucho trabajo educativo. Este es un aspecto esencial de la paternidad y de la maternidad. Un hombre y una mujer sin hijos de carne propia pueden ser verdaderos educadores y contribuir a “generar” un hijo, en su vida personal, social y espiritual. Esto es obvio en el caso de la adopción. Esto también es cierto en situaciones menos formales y permanentes. Los jóvenes pueden conocer en su camino a muchos adultos que no son sus padres, pero que les ayudan a nacer. Sócrates lo llamaba el “arte mayéutica”.

Las tres fecundidades de la pareja

Más sencillamente, no olvidemos que un verdadero don del amor es siempre un don de la vida. Más aún cuando está consagrado en el sacramento del matrimonio. Más allá de los niños, hay tres niveles de fertilidad que hay que vivir.

En primer lugar, los cónyuges se paren uno a otro. Decir “te quiero” siempre es tener fe en el otro y tener esperanza en él. Desde una perspectiva cristiana, es ayudar al otro a convertirse en el santo que Dios desea.

Luego, juntos, los esposos constituyen un hogar, tienen que crear a lo largo de los días esta nueva y viva realidad que es su pareja, y que representa mucho más que la suma de los dos individuos. Finalmente, pero como todos saben, el hogar como tal está llamado a resplandecer, a servir, a cumplir una misión. Es mucho más que hacer algo o tener compromisos. Es comprometerse con el amor de Jesús por el mundo.

Es parte del sacramento del matrimonio. Por la gracia de vuestro amor, la tierra ya nunca seguirá siendo la misma…

Padre Alain Bandelier

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.